miércoles, 17 julio 2024

«Madrid lo ha pasado muy mal con el ministro Montoro»

Jorge García Castaño, delegado del área de Economía y Hacienda del Ayuntamiento de Madrid, atisba un horizonte esperanzador con el nuevo Gobierno de Pedro Sánchez. Hasta el momento la capital ha vivido ‘encorsetada’ en una regla de gasto «interpretable» para Ahora Madrid. «Lo hemos pasado muy mal con Montoro», afirma Castaño.

Queda menos de un año para las elecciones municipales del año 2019 y el Gobierno Local lo sabe. Es hora de realizar balance de todo lo hecho durante la legislatura y los datos económicos muestran dos realidades interpretables -como la regla de gasto impuesta por Montoro-. La primera habla de un consistorio con un 42% menos de deuda, pero con un pobre porcentaje de ejecución. Y la segunda, de una administración con un superávit de más de 1.000 millones, pero con una ejecución a largo plazo.

En realidad, las dos situaciones son ciertas. Es innegable que el Gobierno de Carmena ha reducido la deuda -los críticos achacan la rebaja a la poca voluntad por ejecutar-, que en estos momentos se encuentra en 3.424 millones de euros. Las previsiones son que antes de que acabe este año 2018 esté por debajo de los 3.000 millones de euros.

[td_block_11 custom_title=»» separator=»» post_ids=»52688″ limit=»1″ css=».vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}» tdc_css=»»]

«La deuda que ha sido un elemento central deja de ser un problema en esta legislatura. Tenemos capacidad de financiación para no adquirir más deuda. No tenemos que ir a deuda», afirma Castaño. Además, el responsable de la Economía del Ayuntamiento de Madrid piensa que con la salida de Rajoy todo va a cambiar. «Con el nuevo gobierno seguramente podremos tener mayor capacidad de gasto», explica el miembro de Ahora Madrid.

Para sortear las restricciones de Montoro, el Ayuntamiento de Madrid ha tenido que volcarse en la fórmula de las IFS (inversiones financieramente sostenibles). El problema es que el consistorio no ha sabido transmitir en qué consiste esta fórmula. «Creo que no hemos explicado bien a los medios que son las IFS», explica Castaño. Ahora, con la carrera electoral a la vuelta de la esquina al consistorio sí le interesa aclarar qué ocurre.

Las entidades locales que tengan superávit o remanente de tesorería positivo, y que no hayan sobrepasado los límites de deuda que tengan autorizados, podrán destinar sus excedentes presupuestarios a inversiones que tengan que ver con actuaciones sostenibles. Antes, esta fórmula servía para realizar pequeñas obras, como arreglar una acera. Pero ahora se emplea para la realización de grandes proyectos. Esto es así porque de esta manera el gobierno puede invertir sin aumentar el presupuesto anual inicial.

Las IFS tiene una peculiaridad: su ejecución. La realidad es que el Ayuntamiento de Madrid tiene un plazo de hasta dos años para ejecutar este tipo de partidas, siempre y cuando se autorice durante el primer ejercicio. ¿Qué significa esto? Que en muchos casos al tratarse de grandes proyectos es muy difícil finalizar la obra antes de los primeros doce meses y con lo cual el porcentaje de ejecución anual suena ridículo.

«Algunos medios dicen que han ejecutado el 40% este año. Lo que tenemos del año pasado son 144 millones y el resto son los que se ejecutarán entre este año y el que viene. Estos 144 es un remanente que hay que ejecutar porque si no iría destinado a amortizar la deuda», afirma Castaño.

Lo cierto es que las IFS son difíciles de gestionar y son sólo un parche para hacer frente. Madrid es el municipio que más utiliza esta fórmula. De hecho, representa el 28% del total. «Esto tiene que acabar porque no es serio para los ayuntamientos», explica Castaño. En este sentido, el miembro de Ahora Madrid lo tiene claro: «Confío en el nuevo Gobierno». Para ello, Castaño afirma que «sólo hace falta que el Ejecutivo reinterprete la regla de gasto, nada más».

A pesar de los buenos augurios, desde el gobierno local reconocen que todavía no han hablado con el Ministerio de Hacienda, aunque esperan hacerlo cuanto antes. Además, reconocen que hay cierta ansiedad porque puede que el cambio llegue demasiado tarde para poder ejecutar. «En Madrid hay una necesidad de gasto», afirma Castaño.

De todos modos, antes que en el Gobierno Central, Ahora Madrid debe de mirar primero a su propia casa. Porque la realidad es que de momento los presupuestos de este 2018 han de ser aprobados en el pleno del 11 de julio.

La inversión por habitante se sitúa en 2018 por encima de los 300 euros, superando con creces la registrada en ejercicios anteriores (84 euros en 2014). En palabras de García Castaño, el esfuerzo al diseñar este Presupuesto se ha centrado en materializar las necesidades y aspiraciones de madrileños y madrileñas “bajo un escenario de limitación de gasto que restringe la autonomía de esta ciudad y la vocación transformadora de su equipo de gobierno.

EMPRESAS MUNICIPALES SANEADAS

Los presupuestos de este 2018 también buscan sanear las empresas municipales. Para ello hay una partida de 138 millones de euros destinados a amortizar la deuda de la Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo (EMVS). Otros ¡¡21 millones de euros para ampliación de capital de la Empresa Municipal de Servicios Funerarios y Cementerios de Madrid, a fin de realizar inversiones que mejoren la eficiencia de sus servicio. Y por último, más de 200 millones de euros para operaciones financieras y de apoyo al plan de inversiones de la Empresa Municipal de Transportes (EMT).

MADRID NECESITA INVERSIÓN INMOBILIARIA

«En vivienda el cambio ha sido sustancial. Tenemos en distintas fases 2.500 viviendas de VPO», afirma Castaño. Pero la realidad es que ejecutadas a día de hoy no hay ni la mitad de las 4.000 que estaban proyectadas para antes del final de la Legislatura. «Madrid necesita pisos y más VPO, pero la Comunidad de Madrid tiene mñas competencias que nosotros en esta materia», explica el concejal.


- Publicidad -