miércoles, 7 diciembre 2022 18:57

Por qué Finlandia decide no seguir financiando su proyecto de Renta Básica

El país finés está realizando un experimento para comprobar la viabilidad de dar a cualquier persona que no tenga ingresos un subsidio garantizado de 560 euros al mes. Se entregó esta cantidad a 2.000 personas de forma aleatoria a cambio de que ofreciesen datos para analizar lo que supondría esta medida.

Con el final de este estudio en 2019, acaba el primer experimento realizado nunca en Europa sobre este subsidio.

LA RENTA BÁSICA

Consiste en garantizar que cualquier persona tenga unos ingresos mínimos de forma incondicional. Si ganas menos que una cantidad, normalmente es el límite de la pobreza, garantizando así que todo el mundo tiene lo que es considerado lo básico para poder vivir. El importe de esta medida va variando según el país, pero el objetivo es ver si la gente, con lo mínimo para vivir garantizado, podría negociar en mejores condiciones un trabajo y emprender en negocios propios.

EL FINAL DEL EXPERIMENTO

La idea era realizar esta prueba en los años 2017 y 2018 para luego ampliar el muestreo, pero el Gobierno Finés ha decidido que no merece la pena seguir con el experimento y de momento y, por lo tanto, abandonar la idea de una Renta Básica universal a expensas de los resultados de la investigación.

[td_block_11 custom_title=»» separator=»» post_ids=»8249″ limit=»1″ css=».vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}» tdc_css=»»]

Desde Kela, el instituto que realiza el proyecto, afirman que dos años no es suficiente para analizar las consecuencias, positivas o negativas, de esta medida.

El motivo principal para no seguir es que la segunda parte del proyecto costaría 20 millones de euros y el presidente Sauli Niinistö ha decidido quitar toda la inversión del primer experimento en la historia de Europa sobre la Renta Básica. Él ha argumentado que con ese dinero se explorarán “otro tipo de subsidios”

Pese a todo, el jefe del departamento de investigación, Olli Kangas, señala que no se ha cancelado el proyecto y que seguirá hasta 2019. Desde Kela, desmienten oficialmente que el proyecto acabe antes de esta fecha y afirman en este documento que «no hay planes» una vez acabe este periodo.

EL ANÁLISIS FINAL

Pese a todo Kela mostrará en diciembre de 2019 o a comienzos de 2020 su análisis definitivo sobre el proyecto y comparará sus resultados con otros experimentos similares pero que vienen de empresas privadas, que se están realizando en Canadá, Oakland, Kenia, Esocia, Holanda y la India.

LA RENTA BÁSICA EN FRANCIA

El país galo es ahora el foco de todas las miradas al respecto de este tema. Tras la reforma constitucional de Macron, se permite hacer proyectos de este calibre. Por ello en 13 regiones de Francia, los departamentos socialistas de los Gobiernos de estos lugares comenzarán a realizar un estudio sobre la renta básica universal.

En primer lugar se realizará una encuesta entre 8 millones de personas y se seleccionará un muestreo para ofrecerles entre 545 y 845 euros mensuales.


- Publicidad -