miércoles, 24 julio 2024

El Samsung Galaxy S9 no puede con el Felipe 6

El Mobile World Congress de Barcelona, en su giro copernicano hacia el sinsentido que representa esta edición de 2018, ya se puede dar por concluido el día de su inauguración. Extraño, pero real. Tras la presentación del nuevo terminal de Samsung, el Galaxy S9 (y su versión plus), y la aparición del rey Felipe VI, con toda la polémica sobre su visita a la capital catalana, ¿qué queda?

Las luces del primer día de feria estaban centradas en el mismo protagonista que en la previa: el jefe del Estado. La expectación es máxima, y su foco está nublando gran parte de lo que debería ser el MWC. Las idas y venidas con la alcaldesa de Barcelona, los desplantes mediáticos de la Generalitat y el morbo que están ofreciendo gran parte de los medios de comunicación, está dejando la extraña sensación de que importa de todo en este MWC menos los móviles y la tecnología.

Algunas de las telecos patrias han expresado su opinión, aunque no están carentes de intereses propios. Por ejemplo, el CEO de Vodafone España, Antonio Coimbra, manifestó ante un grupo de periodistas que harán todo lo posible por mantener la feria en España. Lógico. Su compañía se juega gran parte de su negocio en Europa, y los negocios con los partners del viejo continente son esenciales. Que se vaya de la capital catalana sería engorroso para ellos.

[td_block_11 custom_title=»» separator=»» post_ids=»53464″ limit=»1″ css=».vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}» tdc_css=»»]

Misma situación para el incumbente nacional. Telefónica tiene su cuartel general en España, y los negocios de Reino Unido y Alemania todavía son importantes. Por eso su presidente, José María Álvarez-Pallete, ha abogado en la sesión inaugural por defender la españolidad del Mobile World Congress.

Un conflicto que se come la feria

Había ingenuos que pensaban que el conflicto independentista no absorbería la atención del MWC de una u otra manera. Nada más lejos de la realidad, el paseíllo institucional del rey Felipe VI con representantes del Gobierno y la alcaldesa de Barcelona ha sido un evento con más expectación mediática que la presentación del Samsung Galaxy S9.

Incluso, algunos expositores se han mostrado entre extrañados y sorprendidos. No recuerdan esta sensación otros años. Eso deja latente que el problema ha impregnado todo lo que toca, incluida la innovación y la tecnología, que debería ser de lo que hablar en este MWC.

En este contexto, el monarca abandonará la feria este lunes, primer día oficial, y ya parece que todo está vendido. Es decir, la continuidad del Mobile World Congress en Barcelona ante el conflicto independentista, la insatisfacción de algunas empresas con la situación… todo lo demás parece no importar. Da lo mismo lo que hagan los fabricantes o telecos, el Rey ha acaparado los focos, da lo mismo la marca del móvil.


- Publicidad -