martes, 7 diciembre 2021 13:55

El nuevo plan para arreglar la zona euro es muy posible

Leonid Bershidsky para Bloomberg View

Los expertos pueden estar en desacuerdo en estos días, pero cuando se trata de reformar la zona euro, el consenso de los especialistas es tan importante como el consenso político.

La mayoría de los votantes sólo entienden la deriva básica de dicho cambio; si los expertos están de acuerdo con los detalles, puede ser tranquilizador. Afortunadamente para los líderes políticos, ahora existe un consenso experto: se presenta en un documento firmado por 14 economistas franceses y alemanes de todas las instituciones de investigación importantes que dan forma a la política económica en estos dos países y en varias de las principales escuelas de Estados Unidos.

Francia y Alemania han estado en lados diferentes de una división política que es fácil de entender para los votantes.

[td_block_11 custom_title=»» separator=»» post_ids=»46458″ limit=»1″ css=».vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}» tdc_css=»»]

Francia y las naciones del sur de Europa que están de su lado quieren más libertad para gastar y más ayuda para mantener bajas las tasas de interés. La visión alemana refleja un enfoque más amplio del norte de Europa sobre la disciplina presupuestaria y un disgusto por la deuda.

Los votantes franceses prefieren menos dogmatismo alemán y más estímulo para el desarrollo. Los votantes alemanes no quieren pagar por el despilfarro sureño. La mejor manera de superar esto y dar al presidente francés, Emmanuel Macron, y a la canciller alemana, Angela Merkel, la oportunidad de lograr un gran avance es sugerir soluciones que desvíen la atención de las palabras de moda como la «mutualización de la deuda» o la «austeridad».

Eso es lo que el trabajo de 14 economistas, cuyas afiliaciones incluyen instituciones de investigación económica de élite del Instituto Ifo de Alemania a la Escuela de Economía de París, Bruegel al Instituto Peterson de Economía Internacional y Harvard a Berkeley, tiene mucho éxito en hacerlo. Los economistas explican desde el principio:

Creemos que la elección entre compartir más riesgos y mejores incentivos es una alternativa falsa, por tres razones.

Los bancos obtendrían un instrumento flexible para diversificar las inversiones en bonos del gobierno

En primer lugar, una arquitectura financiera sólida requiere instrumentos tanto para la prevención de crisis (buenos incentivos) como para la mitigación de crisis (ya que los riesgos se mantienen incluso con los mejores incentivos).

En segundo lugar, los mecanismos de riesgo compartido pueden diseñarse de una manera que mitigue o incluso elimine el riesgo moral.

En tercer lugar, los instrumentos de estabilización y de distribución de riesgos bien diseñados son de hecho necesarios para una disciplina efectiva.

Para probar estos puntos, el documento propone algunos movimientos hábiles. Los economistas quieren límites en el nivel de la UE a la exposición de los bancos no a la deuda soberana como tal, sino al papel emitido por los gobiernos de sus países.

Proponen limitar las tenencias de la deuda de cualquier país de la zona euro a un tercio del capital de un banco. Actualmente, esa proporción alcanza el 120% en Italia, el 68% en Alemania y el 45% en Francia; pocas naciones europeas están por debajo del umbral del 33%.

[td_block_11 custom_title=»» separator=»» post_ids=»46346″ limit=»1″ css=».vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}» tdc_css=»»]

Imponer un techo de baja exposición, en opinión de los economistas, impedirá que los gobiernos utilicen los sistemas bancarios nacionales para absorber sus préstamos irresponsables.

Al mismo tiempo, sugieren crear un «activo seguro de la zona del euro» que explícitamente no sea un bono garantizado conjuntamente. Más bien, es un valor respaldado con una cartera estándar de bonos soberanos..

¿Mutualización de riesgos? ¿Riesgo moral? ¡No y no! ¿Los contribuyentes alemanes u holandeses tendrán que pagar deudas italianas o portuguesas? Bajo este esquema, no de una manera obvia que podría ser sensacionalista para los votantes alemanes u holandeses obstinados.

Al mismo tiempo, los bancos obtendrían un instrumento flexible para diversificar las inversiones en bonos del gobierno, y las economías menos estables podrían mantener bajo el costo del endeudamiento.

El gasto público de la zona euro ha estado creciendo más lento que la producción en los últimos años

Otra propuesta que hace más aceptable el riesgo compartido es un fondo de reaseguro de días lluviosos al cual los países de la zona del euro contribuirían con el 0,1% de su producción económica combinada o, según cifras recientes, hasta 11.000 millones de euros al año si toda la zona del euro participa.

Eso no sería un hecho: solo los países con políticas fiscales sanas serían miembros. El fondo haría transferencias únicas a países que demostrablemente intentan y no pueden superar una crisis seria por sí mismos. La gravedad de la crisis se mediría por la tasa de desempleo.

Mientras más volátil sea la tasa de desempleo de un país, es decir, cuanto más propenso sea a la crisis un país, más contribuirá al fondo en relación con el tamaño de su economía. Y los pagos cesarían si el nivel de desempleo no baja.

Esto podría verse como un complot alemán para penalizar a los países más débiles e imponerles austeridad a través de reglas fiscales como el requisito de la Unión Europea (estrictamente impuesto) de que los países mantengan su nivel de déficit por debajo del 3% del producto interno bruto.

[td_block_11 custom_title=»» separator=»» post_ids=»46174″ limit=»1″ css=».vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}» tdc_css=»»]

Pero los 14 economistas proponen desechar ese principio de la UE como mal diseñado. Lo condenan desde un punto de vista antiausteridad, diciendo que restringió la política de estabilización durante la reciente crisis de la zona del euro y ejerció demasiada presión sobre el Banco Central Europeo cuando se trataba de proporcionar estímulo.

Quieren reemplazar el objetivo de déficit con una regla fiscal que asegure que los gastos del gobierno no crezcan más rápido que la suma del producto económico y la inflación, y que están creciendo más lentamente en los países que necesitan reducir la deuda, por ejemplo, 60% del PIB. Sin embargo, esa regla no debe ser tallada en piedra: debería haber excepciones para los países que «emprendan reformas de derechos que mejoren la solvencia o reformas importantes que se espera incrementen el crecimiento potencial».

En general, el gasto público de la zona euro ha estado creciendo más lento que la producción en los últimos años, por lo que ese tipo de focalización estaría en línea con la tendencia, y no debería ser un obstáculo en una crisis debido a las excepciones.

Las reglas fiscales y las propuestas de activos seguros se empaquetan lo suficientemente bien como para evitar que suenen las alarmas

Como mecanismo de aplicación, los economistas sugieren que los países financien cualquier exceso de gasto mediante la emisión de bonos subordinados, el primero que estará sujeto a una fianza si se produce una crisis, que no tendrá las ventajas legales de la deuda soberana actual. Es probable que las tasas de interés de dicha deuda sean altas, lo que desalienta a los países a emitirla.

Las propuestas no han sido probadas a nivel político, y el documento incluye algunas propuestas, incluido un sistema común de seguro de depósitos de la zona euro, que es poco probable que vuelen con los votantes alemanes, sin importar cómo uno los envuelve en un lenguaje y condicionalidad cómodos.

Pero la regla fiscal y las propuestas de activos seguros se empaquetan lo suficientemente bien como para evitar que suenen las alarmas. Implementarlos haría más beneficiosa la estabilidad económica de la zona euro que resolver los asuntos discutidos interminablemente de un ministro de finanzas y presupuesto común.

Los gobiernos francés y alemán deberían prestarles atención: si no hacen nada más por la reforma de la eurozona en el ciclo electoral actual, estas medidas serán suficientes para registrar un gran éxito, incluso si la mayoría de los votantes no logran captar la atención del público.


- Publicidad -