viernes, 15 octubre 2021 22:04

Fitch otorga a la deuda española una nota de “A” por primera vez desde 2012

María Tadeo para Bloomberg

La calificación crediticia de España se elevó un nivel en Fitch Ratings, debido a que el crecimiento económico «optimista» del país ha ayudado a reducir el déficit general del gobierno.

La decisión pone a España en territorio de categoría ‘A’ por primera vez desde 2012, cuando se vio sumida en una recesión y una depresión de la vivienda. También marca la primera actualización para el país de una importante compañía de calificación crediticia en más de dos años.

«España continúa beneficiándose de una reducción en los desequilibrios macroeconómicos respaldados por una fuerte recuperación económica de base amplia», expresó Fitch en un comunicado.

La región se sumió en la turbulencia después de una nefasta declaración de independencia de Cataluña

Los bonos españoles subieron esta semana en anticipación a la movida de Fitch, empujando la ventaja de rendimiento de la deuda a 10 años sobre los bonos alemanes a su nivel más bajo desde 2010. La mejora también podría desencadenar un mayor apetito por la deuda española de los compradores que buscan bonos con calificación A.

El anuncio de Fitch es un respaldo para España después de que su fuerte desempeño económico fue temporalmente eclipsado por la incertidumbre política en Cataluña a fines del año pasado.

La región se sumió en la turbulencia después de una nefasta declaración de independencia de Cataluña que desafió la autoridad del gobierno minoritario del primer ministro Mariano Rajoy.

Encuentro catalán

El parlamento catalán se reunió esta semana por primera vez desde que Rajoy destituyó a la anterior administración regional y convocó elecciones anticipadas en diciembre. Mientras los separatistas mantienen el control de las posiciones clave, los inversores parecían considerarlo como un ruido frente a la postura dura de Rajoy sobre la rebelión de la región.

[td_block_11 custom_title=»» separator=»» post_ids=»46784″ limit=»1″ css=».vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}» tdc_css=»»]

El gran desconocido es si el depuesto líder catalán Carles Puigdemont puede formar un gobierno a partir de su exilio autoimpuesto en Bélgica. De lo contrario, podría provocar una nueva votación.

La economía española parece haber ignorado en gran medida la agitación, y el crecimiento fue probablemente de 0,7 en el cuarto trimestre, según una encuesta de Bloomberg. En 2018, se pronostica que la expansión se enfríe a 2,6% desde 3,1%, aunque eso aún estaría por encima del promedio de la zona euro.

España tiene una calificación de BBB + en S&P Global Ratings, que debe presentar su actualización el 23 de marzo, y Baa2 en Moody’s Investors Service que dará su próxima decisión de calificación en abril.

[contact-form][contact-field label=»Nombre» type=»name» required=»true» /][contact-field label=»Correo electrónico» type=»email» required=»true» /][contact-field label=»Web» type=»url» /][contact-field label=»Mensaje» type=»textarea» /][/contact-form]

 

 


- Publicidad -