jueves, 13 mayo 2021 21:17

Isabel Preysler, verdades y mentiras de la reina de corazones

Si tuviéramos que mencionar a una celebrity patria que arrastra mitos, historias, verdades y alguna que otra mentira, esa sería Isabel Preysler. Impecable, bella, inteligente, como filipina, exótica. Una esposa, madre y abuela de la que se han escrito ríos de tinta, un sinfín de artículos y algún que otro libro no autorizado y que dejaría su imagen elegante aparcada encima de la acera.

El último, ‘Un amor de Oriente’, escrito por la periodista Pilar Eyre quien ya adelantó que esta “biografía novelada, y por supuesto, no autorizada no le ha gustado nada a Isabel

Se casó con Julio Iglesias embarazada

Isabel Preysler

¿Verdad o mito? Isabel Preysler y Julio Iglesias contrajeron matrimonio el 20 de enero de 1971 en Illescas (Toledo). Era la pareja del momento. Ella, joven, esbelta, guapísima. Él, un hombre con un futuro prometedor en la música. Lo de guapo, era un extra. Cuentan que la Preysler no paraba de llorar en su boda. Amargas lágrimas en las que el cura reparó: ¿Qué le pasará a esta muchacha?

Años más tarde, décadas incluso, Isabel Preysler confesó para ‘Vanity Fair’ lo que verdaderamente sucedía en su mente y sobre todo, en su cuerpo: Isabel Preysler confiesa que se casó con Julio Iglesias embarazada y que no era el momento. “Podría decir que Julio y yo nos casamos porque estábamos enamorados y sería verdad. Lo cierto es que me quedé embarazada”, aclaró, sincera, la filipa. “Entonces parecía una tragedia no pasar por vicaría. El cura que nos casó a Julio y a mí, el 20 de enero de 1971, declaró que nunca había visto a una novia llorar tanto en su vida, estar tan, tan triste. Simplemente sentía que no era el momento todavía”.

Isabel Preysler y sus retoques estéticos 

Isabel Preysler

Mamá nunca se ha operado de nada“, comentaba Julio José Iglesias en una de sus últimas entrevistas en televisión. El mito de Isabel Preysler y los retoques estéticos es equiparable al de Cher, con la clara diferencia de edad entre una y otra (Isabel es bastante más joven). Aún así, ambas están en su mejor momento: es innegable. ‘El curioso caso de Benjamin Button’, protagonizada por Brad Pitt y Cate Blanchett no es más que una inspiración directa de la socialité de la que hablamos.

En unas fotografías publicadas el verano pasado pudimos ver el retoque definitivo en Isabel Preysler (véase la imagen). Un pequeño golpe de bisturí en la nariz que según los expertos habría constado de dos operaciones diferentes: primero la de afinar para reducir bien la base y posteriormente, podría haber recurrido a una nueva cirugía de inyección en la que se genera un tabique más recto, por supuesto más acorde a los cánones de belleza establecido con la casi segunda década de los 2000.

Isabel Preysler y el secreto del batido verde

Todo lo que toca la Preysler lo convierte en oro. En su última entrevista televisiva, concretamente en ‘El Hormiguero’, la madre de Enrique Iglesias contó algunos de sus trucos de belleza, compartió percepciones, bayas e incluso vitaminas con el presentador y además, hizo público uno de sus grandes mitos. ¿Qué toma en ayunas Isabel Preysler?

El famoso batido verde, ahora también lleva su nombre, pero, ¿qué contiene? Brócoli (unas cuatro o cinco flores), medio pimiento verde, medio pepino, dos hojas de col rizada, un buen puñado de espinacas, tres o cuatro dedos de calabacín, el zumo de cuatro limas y un tercio de una manzana verde. Desde aquel entonces, al batido verde de toda la vida se le conoce como en ‘Preysler Smoothie’.

Sus cremas

Aquí llega uno de sus grandes e innegables mitos. ¿Cuáles son las cremas que usa la Preysler para mantenerse tan bella, joven y lozana? Durante la década de los 90, Isabel hizo unas declaraciones comentando que ella usaba una crema de farmacia “muy simple y barata”. Algunos de estos establecimientos colgaron el cartel de “aquí se vende la crema de la Preysler”, las señoras cayeron como moscas, pero lo cierto es que no había tal crema.

Tal cual. No existía. Años más tarde, a Isabel le plantearon la posibilidad de producir y comercializar unas de las que para obtener el beneficio, solamente debía poner su nombre, su imagen y hacer algo de promoción para conseguir un potente efecto en las ventas de arranque. El producto podrá ser mejor o peor, pero no es, ni de lejos, el truco de belleza de Isabel, quien además no duda en recurrir a la vitamina, al ácido hialurónico, y al bótox para mejorar su imagen, haciendo uso de su libertad y siempre que lo considera necesario.

Isabel Preysler: ¿Una femme fatal?

Preysler

La fama de Isabel Preysler la precede, pero eso no son más que cuentos de viejas plumillas. Comentarios de lenguas conservadoras con intención de herir o crear una mala imagen en torno a una mujer que en la vida, tal y como siempre se ha demostrado, se ha movido por amor. Los hombres de su vida han sido tres, con permiso del último. En enero de 1971 se casó con el cantante (y ex jugador del Real Madrid) Julio Iglesias. De aquel matrimonio nacieron tres hijos: Julio, Chábeli y Enrique.

Posteriormente y tras su convulsa separación de Iglesias, la Preysler se casó en segundas nupcias con Carlos Falcó, el marqués de Griñón. Fruto de su relación nació Tamara, la divertida y eterna niña mayor. Su tercer matrimonio fue con el ministro socialista Miguel Boyer, de cuya unión vino al mundo Ana, su quinta y última hija, que recientemente ha contraído matrimonio con el tenista Fernando Verdasco. Hombres ricos, poderosos, aristócratas, y como colofón final, un premio Nobel: Mario Vargas-Llosa. ¿Habrá en 2018 una boda para cerrar el pacto de la cuádruple alianza?


- Publicidad -