lunes, 30 enero 2023 18:05

¿Quieres saber qué pasara en el futuro? Pregúntale a los humoristas

Justin Fox para Bloomberg View

Hace unas semanas, cuando Walt Disney anunció la adquisición de la mayor parte de 21st Century Fox por 52.400 millones de dólares (43.504 millones de euros), mucha gente se dirigió a Twitter para señalar que la fusión había sido anunciada casi dos décadas atrás:

Darren Rovell (@darrenrovell) escribió en la red social: Disney anuncia que ha llegado a un acuerdo para adquirir 21st Century Fox, tal y como se predijo en un episodio de “Los Simpson”.

Y esta, claramente, no es la primera broma de “Los Simpson” que se hace realidad. En el episodio de marzo de 2000 «Bart to the Future», por ejemplo, la recién inaugurada presidenta Lisa Simpson se queja de que “ha heredado una crisis presupuestaria del presidente Trump”, anticipándose así no solo a la presidencia de Donald Trump, sino también al actual casi-cierto aumento en el déficit federal. Sin embargo, en la versión de Los Simpson, los problemas presupuestarios fueron causados por gastos excesivos en los desayunos escolares y partidos de baloncesto a medianoche.

Las bromas que se convierten en realidad no son una curiosidad exclusiva de “Los Simpson”

El semanario británico NME creó un listado en que el clasificó cada predicción realizada en esta serie animada de televisión por orden de rareza. Las publicaciones Time, Business Insider, Syracuse.com, BuzzFeed, Cheat Sheet y Telegraph han hecho rankings similares.

Estos pronósticos no se deben a que el creador de “Los Simpson”, Matt Groening, y sus equipos de escritores sean genios siniestros. La realidad es que el fenómeno de las bromas que llegan a ser misteriosamente ciertas en el futuro no es en absoluto una curiosidad exclusiva este programa.

Por lo tanto, en esta época del año, cuando mucha gente hace predicciones o repasa las del año pasado, me gustaría argumentar que los humoristas pueden ser los mejores futuristas de todos. Debo esta creencia principalmente a un libro que fue una de mis influencias intelectuales formativas: “Los años 80: una mirada retrospectiva a la tumultuosa década 1980-1989”, un bestseller publicado en 1979 por un equipo de escritores dirigidos por los humoristas Tony Hendra, Christopher Cerf y Peter Elbling.

[td_block_11 custom_title=»» separator=»» post_ids=»19786″ limit=»1″ css=».vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}» tdc_css=»»]

Alguien de mi familia lo consiguió en la Navidad de 1979, y recuerdo haberlo leído una y otra vez durante los meses siguientes (era muy divertido y algo desagradable, y yo era un estudiante de segundo año de secundaria). También recuerdo estar asombrado durante los años siguientes cuando muchas de sus bromas de la década de 1980 parecían, en mayor o menor medida, hacerse realidad.

Lo más significativo fue el exceso de petróleo que, según el libro, comenzaría con el anuncio hecho en diciembre de 1985 por el gobierno de Chad, en el que aseguraba que en la nación yacía sobre más de un billón de barriles de crudo.

Las islas Pitcairn, en la Polinesia, siguieron a Chad con un boletín que decía que tenía reservas que superaban a las de México. El Vaticano informó que un chorro de agua estaba fuera de control desde los jardines detrás de Saint Peter, donde se había llevado a cabo una perforación secreta.

El fin de la restricción del crudo en realidad llegó antes de lo que el libro predijo

Durante un tiempo, Dinamarca pareció ser la principal potencia petrolera del mundo cuando reveló que Groenlandia, debajo del hielo, era petróleo sólido. Finalmente, Seven Sisters Corporation confesó que los informes de “agujeros secos”, que había abandonado en el Cañón de Baltimore, fueron en realidad ataques cerrados a “un Mississippi de petróleo subterráneo” que podría satisfacer las necesidades de Estados Unidos durante 10.000 años.

No puedo dejar de recalcar lo increíblemente fantástico que sonó todo esto en 1979, cuando la escasez de petróleo y el aumento de los precios parecían haberse convertido en hechos inmutables de la vida. El fin de la restricción del crudo en realidad llegó antes de lo que el libro predijo, con los precios comenzando en 1980 un declive que se extendería por décadas.

También fue menos dramático, con un menor crecimiento de la demanda y un aumento en la producción de campos ya descubiertos en la Unión Soviética, el Mar del Norte, Alaska y otros lugares que juegan un papel mucho más importante en la reducción de los precios que cualquier nuevo hallazgo gigantescos. Sin embargo, se trataba -tal y como se predijo- de un exceso de petróleo.

[td_block_11 custom_title=»» separator=»» post_ids=»34930″ limit=»1″ css=».vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}» tdc_css=»»]

Otros fenómenos del mundo real que figuran en el libro incluyen el cambio a la jihad en el mundo islámico; la muerte de la impresión; el auge y el aumento del periodismo de cotilleo; la creciente hostilidad hacia la energía eólica; los televisores ubicuos en ascensores y otros lugares públicos; los viajes aéreos sin lujos; la nieve en un juego de la Serie Mundial; y el colapso de la Unión Soviética.

Los escritores de los años 80 no habrían ganado uno de los concursos de pronósticos de Philip Tetlock, debido a que la gran mayoría de sus “predicciones” resultaron ser totalmente erróneas. El Congreso no prohibió el consumo de carne, Muhammad Ali no se convirtió en presidente del Estado Mayor Conjunto, Disney no compró el Reino Unido, una versión musical de “1984” protagonizada por Leif Garrett, Tracy Austin y Marlon Brando (como “Gran Hermano”) no se convirtió en la película de la década y el cáncer no se curó con “una sustancia secretada en el cráneo de un molusco cuando su cabeza fue golpeada repetidamente”.

Pero dado que el objetivo del libro no era hacer predicciones sino entretener, eso estuvo bien. Es como con “Los Simpson”: no lo estás mirando para obtener un resumen del mundo por venir; el hecho de que a veces lo hagas es una bonificación feliz.

El objetivo del libro no era hacer predicciones sino entretener

El escritor Matt Novak, cuyo blog Paleofuture narra las visiones pasadas de lo que está por venir, tiene una publicación sobre visiones satíricas del futuro paisaje publicitario que ilustra esto muy bien. Una serie de dibujos animados de finales de 1800 y principios de 1900, la mayoría de la revista humorística Life, muestran carreteras con carteles chillones cada pocos metros, cielos estrangulados con anuncios voladores, y una Estatua de la Libertad cubierta de lemas publicitarios.

Todas las caricaturas exageraban con sus pronósticos sobre qué tan malas serían las cosas. Pero fueron divertidos, y previeron con precisión algunas de las direcciones en las que se desarrollaría la publicidad.

El enfoque del humorista para mirar hacia el futuro guarda cierta semejanza con la planificación de escenarios, una práctica desarrollada en los años 1950 y 1960 en la Corporación Rand y el Instituto Hudson, que fue adoptada por Royal Dutch Shell en los años previos a la crisis del petróleo de 1973.

[td_block_11 custom_title=»» separator=»» post_ids=»6954″ limit=»1″ css=».vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}» tdc_css=»»]

La planificación de escenarios implica idear argumentos alternativos sobre cómo las cosas podrían desarrollarse de manera plausible en el futuro, y pensar cómo una compañía u otra organización pueden adaptarse a ellas. No se trata de elegir el escenario correcto, sino de abrir tu mente a diferentes posibilidades.

Para hacer que las historias sobre el futuro sean graciosas, generalmente tienen que ser llevadas más allá de los límites de la verosimilitud. Sin embargo, si no se los lleva demasiado lejos, a veces se hacen realidad, con la ventaja de que pocos pronosticadores “serios” los habrán predicho.

La presidencia de Trump es un caso clásico de esto. Él había estado hablando de postularse desde finales de la década de 1980, pero aquellos en los medios y círculos políticos habían aprendido a lo largo de los años a no tomarlo en serio. Así que quedó en manos de los bromistas.

Para hacer que las historias sobre el futuro sean graciosas tienen que ser llevadas más allá de los límites

Novak, de Paleofuture, fue uno de ellos. En una publicación satírica de abril de 2015 (ambientada en 2020) sobre “el quinto aniversario del evento más importante en la historia de la tecnología: el lanzamiento de Apple Watch”, mencionó de paso que “tanto el presidente Trump como el secretario de Trabajo, Travis Kalanick, celebraban la alegre ocasión en el recién creado estado de Silicon Valley”.

Unas semanas más tarde, Trump en realidad anunció su candidatura, seguida de una burla generalizada. En julio, como una broma, Novak escribió esto en Twitter @paleofuture: es difícil de creer que sólo faltan 564 días para que Donald Trump jure como presidente de los Estados Unidos.

[td_block_11 custom_title=»» separator=»» post_ids=»32892″ limit=»1″ css=».vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}» tdc_css=»»]

Luego, actualizó el tuit diariamente durante los siguientes 563 días. “Me encanta simplemente hacer una broma y mantenerla”, dijo en una entrevista con el Atlántico justo antes de la toma de posesión de Trump, en la que también señaló lo siguiente:

“Alguien me tuiteó una vez que nunca había visto la misma colección de palabras cambiar su significado cada día. Un día es lo más divertido del mundo, ¿quién podría creer que Trump va a ser presidente? El siguiente es aterrador que Trump sea presidente. Luego hay un escándalo y piensas ‘Oh, bueno, ya no va a ser nuestro presidente’. Y así fue el último año y medio, creo, para la mayoría de las personas. Negación, conmoción, incredulidad. Honestamente, todavía estoy en la fase del shock”.

Aun así, ver los tuits de Novak la mayoría de los días me ayudó a prepararme para la eventualidad, que es lo que se supone sea la utilidad de hablar sobre el futuro. No obstante, está claro que cuando se hace a modo de broma, resulta mucho más divertido.


- Publicidad -