Grecia y los acreedores acuerdan condiciones para nuevos préstamos

Sotiris Nikas and Viktoria Dendrinou para Bloomberg

Grecia y sus acreedores internacionales acordaron un conjunto de revisiones económicas que el país debe emprender a cambio de nuevos préstamos. Esto allana el camino para un pago que lo ayudará a construir un colchón de efectivo mientras busca prepararse para su rescate económico.

El trato se produjo después de una semana de conversaciones en Atenas. Ambas partes llegaron a un acuerdo sobre cuestiones políticamente delicadas, como reformas en el sector energético, administración pública, sistema financiero, programas de cohesión social y desempeño fiscal, entre otros.

“Hemos llegado a un acuerdo”, dijo el ministro de Finanzas, Euclid Tsakalotos, después de la última reunión con los representantes de los acreedores en Atenas. Grecia implementará tan pronto como sea posible todas las medidas necesarias para obtener dinero fresco, agregó.

El acuerdo marca la culminación de un paso clave entre Atenas y los auditores

Después del Eurogrupo de enero, Tsakalotos espera que comiencen las discusiones para un mayor alivio de la deuda. Se trata de la cuarta revisión del rescate que se espera concluya en mayo o junio para salir de la crisis.

El acuerdo marca la culminación de un paso clave en las negociaciones entre Atenas y los auditores del programa de ayuda, que representan a los gobiernos de la zona euro y al Fondo Monetario Internacional. Entre tanto, el país comienza a prepararse para su vida posterior al rescate.

Una conclusión exitosa de la revisión actual no sólo implicará la liberación de nuevos préstamos, sino que también ayudará a Grecia a recuperar la confianza de los inversores, ya que planea recurrir nuevamente a los mercados financieros.

[td_block_11 custom_title=»» separator=»» post_ids=»40290″ limit=»1″ css=».vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}» tdc_css=»»]

El estado más endeudado del continente fue la primera nación de la zona del euro que buscó salvavidas de sus pares en el 2010. También es el único que todavía depende de esos préstamos para mantenerse a flote.

Las ventas adicionales de bonos son un paso crucial en los esfuerzos para construir un colchón de efectivo después del programa, y para garantizar que el país pueda sostenerse sin ayuda externa.

“De cara al futuro, nuestra línea de base sigue siendo que Grecia logrará una salida limpia del programa de rescate cuando termine el próximo verano”, comentó Wolfango Piccoli, copresidente de Teneo Intelligence en una nota a los clientes. “Con este objetivo, Grecia necesitaría construir un colchón de entre 12.000 a 15.000 millones de euros antes de su salida del programa”.

Efectivo por reformas

Aún así, el gobierno griego primero tendrá que implementar una larga lista de alrededor de 100 revisiones antes de que pueda recibir nuevos desembolsos y concluir la auditoría en curso de su rescate. Algunas medidas se votarán en diciembre, mientras que un proyecto de ley general para implementar las acciones anteriores restantes debe decidirse en el Parlamento antes del 11 de enero.

«Grecia necesitaría construir un colchón de entre 12.000 a 15.000 millones de euros»

Un funcionario de la EU indicó -bajo condición de anonimato- que una vez que Grecia haya emprendido las reformas acordadas, los diputados del Ministerio de Finanzas de la zona euro podrán examinar si Atenas cumplió totalmente con las condiciones vinculadas a su rescate en una reunión el 11 de enero, y autorizar el desembolso de nuevos préstamos, lo que podría realizarse a mediados de febrero.

Un tema que ha llamado la atención de los acreedores, y podría plantear algunos riesgos, se refiere a los procedimientos legales en curso en Grecia contra expertos europeos, que en el pasado asesoraron al gobierno sobre las privatizaciones.

Recuperar la confianza

El acuerdo se produjo cuando Atenas intensificó sus esfuerzos para finalizar rápidamente las reformas pendientes relacionadas con su plan de rescate, que se extenderá hasta agosto.

[td_block_11 custom_title=»» separator=»» post_ids=»34792″ limit=»1″ css=».vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}» tdc_css=»»]

Esto se debe a que las negociaciones prolongadas y ásperas podrían perjudicar sus posibilidades de convencer a los inversores de bonos de que se comprometan a mantener el orden. Es probable que también provoquen la ira de sus acreedores en la zona euro, en un momento en que se espera discutir la concesión del alivio de la deuda adicional de Grecia.

El plan del gobierno es emitir un nuevo bono con vencimiento de tres o siete años justo después de la reunión de ministros de finanzas de la zona euro en enero. Grecia intentará recaudar al menos 6.000 millones de euros para el final del programa, emitiendo dos o tres notas nuevas hasta entonces, con el fin de crear un colchón de efectivo de 15.000 millones de euros, incluidos los préstamos del Mecanismo Europeo de Estabilidad.

Las conversaciones sobre cómo aliviar los reembolsos de los préstamos de rescate de Grecia se reanudarán en el 2018, a pesar de que cualquier alivio sólo se otorgará a Atenas una vez que concluya con éxito todas las reformas descritas en su programa.

Cualquier alivio sólo se otorgará a Atenas una vez que concluya con éxito todas las reformas

Sin embargo, el resultado de las discusiones sobre la deuda es importante no sólo por la capacidad de Grecia para pagar lo que debe en las próximas décadas, sino también porque determinará si el FMI decide afirmar que el programa de rescate es creíble, una condición clave para varios acreedores de la zona euro.

Después de haber cofinanciado los dos últimos rescates de Grecia, el FMI hasta ahora ha optado por no participar con efectivo en el tercero, insistiendo en que se deben tomar más medidas primero para garantizar la sostenibilidad de la deuda del país.

Si bien es poco probable que el alivio de la deuda con el que la zona euro está dispuesta a comprometerse sea considerado suficiente por el FMI, cualquier discusión en los próximos meses podría determinar definitivamente si el organismo extenderá nuevos préstamos a Grecia.