sábado, 13 agosto 2022 11:14

El globo de Glovo se sigue inflando

28,5 millones de euros para seguir hinchando las cuentas. Eso es lo que acaba de conseguir Glovo, la startup dirigida por Óscar Pierre que es capaz de poner en el domicilio de una persona “todo lo que se pueda comprar legalmente”.

La inyección de capital, liderada por el gigante del ecommerce nipón Rakuten y la firma de capital riesgo gala Cathay Capital permite a este competidor de Deliveroo y Just-Eat inflar su valoración hasta los 70 millones de euros y tener un colchón importante para continuar con su expansión internacional. Tampoco han querido quedarse fuera Seaya Ventures y anteriores VC inversores de Glovo, como Antai Venture Builder, Bonsai Ventures, así como business angels particulares, entre los que están Bernardo Hernández, Félix Ruiz y Zaryn Dentzel.

¿Está el horno para rondas?

La operación llega un par de meses después de las huelgas de algunos repartidores de este tipo de plataformas de última milla. UGT denunciaba este verano que los servicios como Glovo se sirven de un paraguas de economía colaborativa pero promoviendo en realidad auténticas relaciones laborales encubiertas. Según el sindicato de trabajadores, vendiendo que dan la posibilidad a estudiantes que quieren sacarse algún dinero o a personas empleadas de conseguir ingresos extra, utilizan condiciones laborales precarias.

Los repartidores se llevan una ínfima cantidad por sus servicios, de la cual tienen que pagar su parte a la Seguridad Social, pero además no disponen de cobertura para una prestación de desempleo, no para una situación de incapacidad temporal ni aún menos derecho a vacaciones o descanso remunerado. Son trabajadores por cuenta ajena en la práctica, pero que no están amparados por convenios colectivos ni tienen sus derechos laborales garantizados.

[td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”32950″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

En este momento la compañía barcelonesa tiene varios anuncios colgados en Infojobs en los que busca mensajeros para Alicante, Zaragoza y Barcelona. “Se ofrece buena remuneración, flexibilidad absoluta en el horario y equipamiento para realizar los envíos en las mejores condiciones posibles”, promete la casa. Además, cual operadora de telefonía, Glovo habla de que el puesto de trabajo se ofrece “sin compromiso de permanencia”.

Las críticas de este verano y supuestas malas prácticas no han influido en el interés de los inversores en la empresa de reparto. Todo lo contrario. La operación de series B, de hecho, ha supuesto un salto cualitativo para la compañía de Pierre. En la ronda de series A, concretada en agosto de 2016, Glovo consiguió 5 millones de euros y en la anterior, en noviembre de 2015, había levantado 2 millones de euros. En total, la startup ha obtenido 32 millones de euros de gasolina. Nos hemos puesto en contacto con el departamento de comunicación de Glovo para consultar la facturación de los últimos trimestres y el número de usuarios activos al mes, pero de momento no hemos obtenido respuesta. “Lamentablemente la información publicada no está confirmada por Glovo y aún no hemos enviado ninguna nota de prensa al respecto”, señalan desde su agencia de PR. Nos prometen hablar sobre el tema la próxima semana.

Condones y reparto en Bilbao, últimas novedades

La ronda que infla el valor de la startup de entrega de comida a domicilio también se ha concretado pocos días después de que Glovo haya anunciado un acuerdo con la marca de preservativos Dúrex. La firma se compromete a llevar los ‘globitos’ de la marca de profilácticos a los domicilios de Madrid y Barcelona desde las 22.00 hasta las 8 horas (y 24 horas los fines de semana)y todo ello en menos de 20 minutos, para cubrir las posibles urgencias sexuales. La startup anuncia el servicio como “la solución exprés para salvar los momentos de placer que surgen a cualquier hora y encualquier lugar”.

En España Glovo realiza repartos en Barcelona, Madrid, Valencia, Zaragoza, Palma, Sevilla y Málaga y desde hace unos días también ha aterrizado en Bilbao. De momento la capital vizcaína no se beneficiará de la entrega de condones que sí está disponible en las primeras dos urbes.

La startup comenzó a operar en Barcelona hace dos años y actualmente se encuentra presente en una decena ciudades europeas, con presencia en Milán, Roma y París. Según indican, tienen más de 250.000 usuarios y 3.000 partners asociados y en julio superaron el millón de pedidos.


- Publicidad -