lunes, 17 enero 2022 16:28

La huella digital que siguen los reclutadores antes de la entrevista

Si buscamos en Google huella digital el primer resultado que este buscador nos muestra con estas palabras es thuella digital en Internet. Si luego buscamos precisamente estas cuatro palabras el tercer resultado que nos enseña es qué quiere decir derecho al olvido.

En las tres primeras páginas que el buscador nos muestra después de quedarnos definitivamente con huella digital en Internet se encuentra un cosiderable número de enlaces a webs aludiendo al concepto de borrar nuestra huella digital u ofreciendo este servicio.

Esto no parece sorprendente teniendo en cuenta que tampoco escasean las recomendaciones sobre la importancia de cuidar lo que subimos, lo que compartimos o lo que comentamos en la Red.

Si buscamos «huella digital en Internet» veremos entre los resultados muchos enlaces que ofrecen borrarla y hablando de derecho al olvido

Poner el acento en estas precauciones no es algo que solo competa al político, al empresario o al profesional de la información. También es algo que debe tomar en consideración cualquiera que necesite vivir del trabajo por cuenta ajena.

Cuanto más tiempo hayamos pasado comentando, compartiendo contenido e interactuando en Internet más profunda será la huella digital que dejamos.

Para Guillem Recolons, estratega de marca personal y socio fundador de Soymimarca, la profundidad de la misma es importante porque una huella digital profunda es aquella que deja entrever lo que él denomina “valor” y “valores”.

"Huella digital help"
Letrero donde figura la palabra «ayuda» en inglés. /Recover Reputation (Wikimedia).

El “valor” viene a ser, valga la redundancia, una propuesta de valor, es decir, la capacidad de resolver problemas de forma única.

Los “valores” comprenden nuestra manera de afrontar los problemas, las soluciones que planteamos a los mismos y la capacidad de conectar con los demás.

Y esta combinación de valor y valores es, a juicio de Recolons, uno de los factores principales a la hora de seleccionar a un candidato.

No obstante, aparte de resolver problemas y buscar soluciones no debemos dejar de lado algo tan elemental pero no pocas veces olvidado como es la cortesía.

Nuestra capacidad para resolver problemas de forma única y la manera que tenemos de afrontar estos son dos elementos para seleccionar candidatos

Hablamos de una cortesía digital aplicada al siglo XXI. Es lo que Mar Castro denomina NETiqueta, así, tal como se ve escrito. Castro es autora de los libros NETiqueta. Comunicación en entornos digitales y Etiqueta-NETiqueta. Generación digital, además de una tesis y varios artículos sobre el tema.

Esta experta nos recuerda que una entrada en una bitácora, un comentario, una foto en una red social, una opinión en el blog de otra persona, una llamada de Skype o un correo electrónico dejan un rastro electrónico que define a una “persona virtual”, es el rastro de su comportamiento, una huella en definitiva.

Una entrada en un blog, un comentario, una foto en una red social o una opinión en el blog de otra persona dejan un rastro electrónico

Para llevar a cabo una gestión activa de nuestra reputación en la Red, debemos cuidar y definir claramente nuestra identidad digital. Para ello, es necesario destacar los atributos que nos singularizan a través de esos medios sociales.

Hay que procurar asimismo cuidar el tratamiento, tono y formas en los blogs, presentarse y despedirse en las llamadas de Skype, personalizar los correos electrónicos, cuidar la ortografía del contenido de los mismos y responder a los que nos envían en un plazo razonable de tiempo.

"Huella digital reputación online"
Consejos para la gestión de la reputación ‘online’. /Alyssa Emerson.

Una sola marca personal, distintos roles

Por lo que respecta a las redes sociales, se deben subir a los perfiles imágenes, publicaciones y comentarios adecuados a la comunidad con la que se interactúa, al momento, al contexto y a los destinatarios.

Recolons también incide en la importancia de saber en qué red social nos estamos moviendo, porque cada una de ellas tiene su propio código y su propio público.

En este sentido pone de relieve su propia forma de proceder. En Facebook se permite romper “ocasionalmente” esa regla que nos exhorta a no hablar de fútbol, política, religión o sexo porque mantiene su perfil cerrado y solo accesible para amistades.

Se deben subir imágenes, publicaciones y comentarios acordes a la comunidad con la que se interactúa

En cambio, a Twitter, LinkedIn, Pinterest, Slideshare o You Tube les da un uso más profesional.

¿Significa eso que en LinkedIn o Twitter no soy auténtico?” se pregunta el socio fundador de Soymimarca. “No, significa que ahí vamos a hacer negocio, a conectar con personas y detectar oportunidades”, responde en su reflexión.

Y es que según su criterio ya “solo existe el blanco y negro”, los tonos grises y el resto de colores han desaparecido. Por ello debemos ser muy conscientes de que “hay publicaciones que polarizan” y por tanto opina que la transmisión de valores debería imponerse a la de credos.

Una cuestión que le cuesta bastante enseñar a la gente como experto en gestión de la imagen personal es que las personas tenemos una sola marca personal, pero ello no significa que no podamos ostentar distintos roles, de acuerdo con el momento en que nos encontremos.

"Huella digital dactilar"
Huella dactilar. /Metrónomo (Wikimedia).

¿Se puede enderezar la huella digital?

Tanto Castro como Andrés Pérez Ortega, experto en Estrategia de marca personal y colaborador en Soymimarca, consideran que se pueden limpiar los borrones en nuestra huella digital. Eso sí, la respuesta afirmativa la dan con cierta cautela.

Ambos consideran el tiempo un factor clave. Teniendo presente este elemento, Castro recomienda cuidar los detalles en nuestras comunicaciones una vez asumido y reconocido el error, además de “preocuparse por la persona” que está al otro lado de la pantalla.

Aportando valor en nuestras interacciones, también deberemos tener presente que debemos singularizarnos de forma elegante y cercana. Pérez Ortega señala que lógicamente la magnitud del borrón condiciona el tiempo que se ha de esperar y la paciencia que se ha de poner en el proceso.

Huellas dactilares en un cuchillo. /Alchemica (Wikimedia).

La usuaria que deseó que violaran a Inés Arrimadas

Los tres primeros puntos del decálogo que Castro facilita sobre NETiqueta nos indican que en primer lugar debemos disponer de un perfil completo que identifique al usuario, en segundo lugar debemos mostrar respeto hacia las personas y tolerancia hacia sus opiniones.

El tercer punto nos conmina a practicar la disculpa, el agradecimiento y la empatía.

Está claro que esto no fue precisamente lo que puso en práctica la usuaria que en su estado de Facebook calificaba a Inés Arrimadas, jefa de la oposición en el Parlament de Cataluña y presidenta del Grupo de Ciudadanos en el Parlament de Cataluña, de “perra asquerosa” a la vez que le deseaba que “la violen en grupo”.

Una experta recomienda disponer de un perfil completo que nos identifique, mostrar respeto hacia los demás y tolerancia a otras opiniones

Cuando se aplica a un caso tan concreto y crudo como este, la respuesta a la pregunta de si se puede enderezar nuestra huella digital no parece tan sencilla.

Pérez Ortega determina que la huella digital de esa mujer tras lo que ha escrito “es de esas huellas que han quedado impresas en cemento” por lo que es “difícil” que semejante mancha pueda desaparecer del todo.

La experta en NETiqueta es rotunda a la hora de calificar el comentario como “impedonable, se coja por donde se coja”. De tal forma que lo que puede transmitir a un reclutador cuando vuelva a solicitar un puesto de trabajo es que parece “una persona que no se sabe controlar”.

"Huella digital Ines Arrimadas"
Inés Arrimadas. /Carlos Teixidor Cadenas. (Wikimedia).

Asimismo, ese mismo reclutador podría llegar a pensar que se trata de un sujeto que “no tiene tolerancia alguna hacia las opiniones distintas de los demás” ya que decidió soltar esa “barrabasada” cuando pudo simplemente optar por no votar al partido de esa política que aparecía en esa tertulia o cambiar de canal.

Pérez Ortega cree que los pasos que recomienda siguen siendo factibles para este caso aunque con matices y añadiendo un paso previo: eliminar u ocultar todos los perfiles, es decir, lo que ha hecho hasta el momento.

Luego debería “reaparecer” pasado un tiempo, en su caso semanas o meses, poco a poco y con un perfil 100% profesional. La autora del comentario de momento no ha desaparecido por completo de los focos y en declaraciones al diario El Comercio expresó su arrepentimiento.

Un experto recomienda borrar u ocultar todos los perfiles hasta que pase el tiempo antes de poner en práctica decisiones que ayuden a paliar lo que se ha dicho

E incluso fue más allá, pues según publicaba El Español la cadena autonómica TV3 informó que la autora del comentario ofensivo se puso en contacto personalmente con la propia Arrimadas.

Para Castro es clave la hondura que alcanza la huella digital y la trayectoria del internauta en concreto.

Si el exabrupto contra Arrimadas fue algo puntual y esta persona no ha manifestado anteriormente conductas semejantes, eso tiene un mejor remedio que si ha protagonizado otros comentarios desagradables o desafortunados.

Sea de esta forma o no, Castro advierte de que no podemos perder de vista que mucha gente “la va analizar” solo por este estado de Facebook. Por esto mismo, recomienda “pensar antes de hablar, pensar antes de escribir y pensar antes de publicar”.


- Publicidad -