sábado, 1 abril 2023

Ecosistema ‘startup’: ¿garantía de fracaso y precariedad laboral?

El auge del emprendimiento vivido durante los años de la crisis sigue su curso. Aceleradoras, incubadoras y toda clase de arrimados explotan el ecosistema startup. Se trata de crear algo, hacerlo crecer y vender. Por este motivo, y para quien no lo consigue, el presente de los emprendedores parece poco esperanzador.

Muchos datos que confirman la situación han sido expuestos este miércoles en la presentación del ‘Mapa del emprendimiento 2017’ que se ha llevado a cabo en el Instituto de Empresa. La fundadora de Spain Startup-South Summit, María Benjumea, ha dibujado una doble realidad que, pese a los intentos por embellecer el mensaje, muestra una situación en España a dos velocidades.

Para la elaboración del Informe se ha tenido en cuenta una muestra de 1.585 proyectos de los 3.516 presentados a la Startup Competition que organiza el South Summit. Así pues, la muestra parece bastante representativa. De ellos, la mitad (47%) son españoles, y el resto proceden de otros países.

[td_block_11 custom_title=»» separator=»» post_ids=»29979″ limit=»1″ css=».vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}» tdc_css=»»]

El resultado final es incierto. Solo el 14% de las startups generó Ebitda positivo en el último ejercicio. Esto enlaza con el discurso sobre su impacto económico que, de acuerdo con estas cifras, es casi nulo. Sobre todo si se añade la variable de empleo.

Un startup, un trabajador

Quizá sea algo exagerado pensar que todo son empresas unipersonales. Pero tampoco anda muy lejos. Solo el 9% de las startups tienen una plantilla con más de 10 trabajadores. Y la mayoría se encuentra en el ratio de 2-5 empleados. Además, hay que sumar que durante el año pasado la media de incorporaciones fue de un empleado. Y lo único que salvan estas cifras es que, supuestamente, el 87% tiene intención de contratar durante esta campaña. Algo que es solo eso, una intención.

Y lo peor de todo esto es que el dedo puede seguir metido en la llaga pese a la torsión del lenguaje cuando se habla de emprendimiento. Así, en el pasado ejercicio un 55% de las startups habrían “fallado”, un descenso de 11 puntos frente al año anterior. Pero esa palabra no puede esconder la realidad: son empresas que se cierran. Una de cada dos.

Otro dato, este supuestamente positivo, es que el número de startups que se han vendido pasó de un 34% al 29%. Algo que en cierto modo asienta la idea de permanencia y desarrollo empresarial, pero refleja que sigue siendo un objetivo en sí mismo.

Para maquillar todo esto el argumento es el mismo desde hace tiempo: que no hay beneficios porque son empresas jóvenes, que la venta es un éxito… En definitiva, que el cartel de “burbuja” no se lo pueden quitar y la preferencia es maquillar las palabras. Sobre todo mientras sigan siendo un puñado de elegidos los que sacan beneficios, porque del resto de gente que merodea este ecosistema no siempre sale bien parada.

Negocios puestos en duda

Salarios bajos, condiciones precarias… haciendo un recorrido por la hemeroteca del ecosistema startup, la situación laboral no es muy halagüeña.

Uno de los casos más sonados, en cuanto al destrozo que se hizo en la plantilla, y las polémicas siguientes, tuvo que ver con Jobandtalent. Jústamente por tener problemas de rentabilidad y estrategia que, finalmente, terminaron pagando los empleados. Pero hay múltiples casos, como el de eShop que puede dar con sus huesos en un concurso de acreedores.

Todo esto se suma al propio malestar en general. Algunos artículos periodísticos han destapado auténticas tropelías relacionadas con la generación de falsos autónomos, puestos de becario eternos… todo ello conjugado con el empleo externo que generan algunas startups, como es el caso de las empresas de reparto, que han tenido unos meses bastante movidos por sus condiciones laborales.


- Publicidad -