domingo, 5 diciembre 2021 21:25

Trabajar 10 días seguidos por menos de 1.000 euros: así trata Carrefour a sus trabajadores

Con una plantilla de 49.000 personas, Carrefour es uno de los gigantes de la distribución en España. Según Kantar Worldpanel, es el segundo en cuota de mercado con un 8,5%. Pero también es una de las compañías que más empleo genera. En 2014 alcanzó el octavo puesto. De hecho, en mayo de este año anunció que contrataría a 6.700 personas para la temporada de verano.

La compañía que preside Rafael Arias Salgado en España está presente en 33 países de todo el mundo y es uno de los grupos de distribución más importantes del globo. En Europa es el primero y en el resto del mundo el tercero. Sólo lo superan Costco y Walmart. Ahora bien, ¿cómo trata a sus trabajadores?

Uno de los objetivos de la empresa es que el 85% de la plantilla cuente con un contrato indefinido. Lo está consiguiendo porque el 82% de los trabajadores a fecha de 2015 contaban con ese tipo de contrato. Sin embargo, no todo es oro cuanto reluce. Según el miembro de Comisiones Obreras y delegado de Carrefour en Tarragona, Ángel Fraile, “hay muchos trabajadores con contratos indefinidos pero somos muy pocos los que estamos a jornada completa. La mayoría están a tiempo parcial”. El representante sindical recalca que hay muchos de ellos con jornadas a 30, 20 e incluso 15 horas semanales.

Ante tales afirmaciones se ha contactado con Carrefour. La persona que atendió por teléfono dijo que lo consultaría y pronto daría una respuesta. ¿Cuál ha sido? “No vamos a hacer comentarios, sólo puedo confirmarte que Carrefour ha contratado a más de 6.700  personas en España para reforzar las puntas de trabajo que se producen en el periodo veraniego”.

No aumentan las horas a empleados que lo solicitan y luego contratan a tiempo completo a otro de fuera

Se puede pensar que los empleados a jornada parcial trabajan menos horas porque quieren o porque, por diversas cuestiones, no pueden estar más tiempo en su puesto. Esas situaciones son ciertas, aunque no se dan en la mayoría de los casos. Fraile ha explicado a Merca2.es que muchas personas están pidiendo aumentos de jornada. Sin embargo, Carrefour le niega la posibilidad y posteriormente contrata a alguien de fuera a jornada completa.

Según el representante sindical, “en vez de subir a jornada completa a los trabajadores que lo solicitan han recurrido a empresas multisector, a la externacionalización de servicios. Es muy común en los pasillos ver a dos trabajadores reponiendo: uno con el uniforme de Carrefour y otro con un uniforme de otra empresa que va allí a hacer unas horas con menos derechos y menos salario”. Dice Fraile que estos oídos sordos a las peticiones de los trabajadores es un comportamiento muy asiduo dentro de la empresa. “Hay que mantener una labor constante de vigilancia porque ellos (la empresa), de buenas, no lo ofrecen”.

Esta jornada parcial conlleva su correspondiente y nada elevado salario. Si ya la retribución económica es baja en grandes almacenes para una jornada laboral de 40 horas cuánto más para una de 15 horas. Sobre este aspecto, Fraile afirma conocer situaciones muy duras. “Hay personas que trabajan en Carrefour pero tienen que depender del banco de alimentos y otras instituciones”.

La hora en Carrefour se paga a 7,953 euros brutos en el caso del grupo base. La retribución salarial aumentó un 2,5% respecto al año anterior y lo seguirá haciendo hasta 2020 al ritmo del 1%. Una subida que se produce después de ocho años de congelación salarial. Según ha podido saber este periódico, un trabajador del grupo base a jornada completa cobra 920 euros al mes. Es decir, que no llega a mileurista. La situación empeora para aquellos contratados a tempo parcial. Menos de 600 euros para la plantilla contratada a 30 horas.

Pero eso no es todo. Los empleados del grupo llegan a trabajar hasta 10 días seguidos por menos de 1.000 euros. Sí es cierto que con el último convenio firmado este año consiguió reducirse los días de trabajo. Según Fraile, hasta esa fecha llegaban a trabajar 14 días seguidos, principalmente en fechas de mayor afluencia, como Navidad.

Después de años registrando pérdidas Carrefour ha vuelto a los buenos resultados. Sus ventas aumentaron poco más de un dos por ciento el pasado año hasta los 8.964 millones de euros. Lo chocante es que en aquellos años no llevó a cabo ningún Expediente de Regulación de Empleo. Esta última es una decisión positiva que aplauden tanto sindicatos como trabajadores.

Flexibilización de jornadas en Carrefour

A los bajos salarios se suma la flexibilización de jornadas. En febrero de 2015 la empresa firmó con los sindicatos Fetico y Fasga un acuerdo de modificación sustancial de las condiciones de contrato. Un acuerdo que se ha convertido en el caballo de batalla de los trabajadores de Carrefour en los últimos años. ¿Por qué?

La modificación del contrato provocó que, por ejemplo, los trabajadores que entraron con una jornada laboral de 40 horas de lunes a sábado por la mañana de pronto se vieron obligados a trabajar de lunes a domingo y en turnos rotatorios. E incluso festivos. Un empleado de Carrefour puede llegar a trabajar hasta 35 domingos y festivos sin incremento alguno en su retribución salarial.

Fraile lamenta que las cosas hayan empeorado desde 2012. En los años que lleva trabajando en la empresa – y desde que se ha aprobado el acuerdo de modificación de contrato – ha visto como jóvenes que compaginaban sus estudios con trabajo tuvieron que renunciar a una cosa y otra. Lo mismo ha ocurrido con trabajadoras a tiempo parcial que tenían un segundo trabajo para hacer frente a las cargas familiares.

Fetico lo tiene todo

Comisiones Obreras es un sindicato minoritario dentro del comercio. Se trata de un sector copado por Fetico –a quien se ha llamado diariamente durante dos meses y del cual no se ha obtenido respuesta– y en el que otros como UGT y CCOO apenas tienen presencia. CGT, por su parte, no tiene representación en ningún órgano de decisión del comité intercentros.

Si consiguen entrar y presentar una candidatura también es difícil que les voten. Fraile cuenta como ha visto en algunos centros a jefes recomendando a sus trabajadoras que se lo piensen mejor antes de presentar candidatura. También ha visto coacciones. Es un caso que ha ocurrido en Carrefour Petrer (Alicante). En las elecciones de 2010 un director envió a todos los mandos un correo en el que se le recordaba que tienen que votar a Fetico.

Fraile cuenta que ya no es que sea difícil presentar una candidatura, sino que al poco tiempo de las elecciones recursos humanos van llamando a los miembros sindicales. Qué se les dice allí es algo que Fraile no sabe, pero cuando vuelven todas esas personas se han borrado y la lista ya no existe.

Nada se sabe sobre este tema. Carrefour sabe correr una cortina de humo con sus continuas contrataciones y acciones solidarias. Fraile comenzó diciendo en la situación podría ser mejor, pero a medida que pasaban los minutos contaba cosas peores. Mucha gente lo está pasando mal. Dicen que quien tiene un trabajo tiene un tesoro, pero ese tesoro es en ocasiones de metal y no de oro.


- Publicidad -