sábado, 2 julio 2022 13:09

Placer, procreación y castigo: hechos impactantes sobre el sexo y el matrimonio en el mundo antiguo

Gran parte de lo que se considera normal en el día de hoy podría haber sido visto como impactante en el pasado y viceversa. Esta idea se aplica a muchos de los aspectos de la vida cotidiana, incluidas las costumbres relacionadas con el sexo y el matrimonio. Lo siguiente es una serie de hechos sorprendentes acerca de la vida sexual y marital en el mundo antiguo.

Miel y pimienta para aumentar el placer

Los antiguos griegos tenían una serie de brebajes destinados a mejorar el rendimiento sexual. Un rito antiguo estaba destinado a causar una erección duradera y que implicaba embadurnar el pene con una mezcla de miel y pimienta triturada.

Otro texto griego antiguo sugirió: “Moler las cenizas dejadas después de quemar la cola de un ciervo, y luego hacer una pasta del polvo añadiendo vino“. Al untar el pene con esta mezcla, el deseo de tener relaciones sexuales habría sido supuestamente mejorado.

Los griegos también utilizaron una planta india desconocida que se aseguraban que producía fuertes erecciones después de frotarla en los genitales. Algunos hombres griegos afirmaron que bajo la influencia de esta planta alcanzaron el clímax sexual hasta 12 veces, mientras que algunos indios afirmaron que alcanzaron el clímax 70 veces. Con el fin de cancelar los efectos de estas pociones, los individuos al parecer tenían que verter aceite de oliva en los genitales.

Arreglando un matrimonio en una subasta y la importancia de la virginidad

Aunque los matrimonios arreglados son una práctica aceptada por algunas culturas hoy en día, vale la pena señalar algunas de las maneras en que los antiguos también ejercieron esta práctica. Por ejemplo, los matrimonios arreglados eran una práctica común en la antigua Mesopotamia y la unión tomaba la forma de un contrato legal entre dos familias. Además, las parejas nunca se conocían antes de la ceremonia de matrimonio.

En Sumeria y Babilonia, el matrimonio era simplemente visto como una manera de asegurar la procreación, por lo tanto, como un ejecutor de la continuidad y la armonía de la sociedad. No tenía nada que ver con la felicidad personal de la pareja involucrada. Los romanos también practicaban arreglos matrimoniales.

En sus “Historias”, Heródoto habló de la existencia de mercados matrimoniales donde las mujeres jóvenes eran vendidas a hombres en busca de una esposa. Esto ocurría una vez al año en los pueblos de la antigua Babilonia. En estas “subastas de novia” muchas mujeres jóvenes que eran elegibles para el matrimonio se reunían frente a un grupo de hombres en busca de una esposa. Cada una de las mujeres era vendida al mejor postor. Los hombres ricos compitieron por la más hermosa de las mujeres jóvenes y las mujeres más feas eran entregadas a los plebeyos, que no podían pujar por las hermosas.

En la antigüedad, las reglas del matrimonio eran mucho más estrictas para las mujeres. En el antiguo Israel, por ejemplo, las mujeres tenían que ser vírgenes antes del matrimonio. Por otra parte, no se esperaba que los hombres fueran vírgenes cuando se convirtieran en esposos. Además, si un hombre acusaba a su esposa de no ser virgen en el momento del matrimonio, se enfrentaba al riesgo de ser apedreada hasta la muerte. Si los cargos fueron refutados, el hombre sólo era azotado u obligado a pagar una tasa por su acusación injusta.

Prácticas de Prostitución para Apaciguar a los Dioses

La prostitución masculina fue ampliamente aceptada en las sociedades griega y romana. En Atenas, los ingresos de los prostitutos y prostitutas estaban sujetos a impuestos. Por lo tanto, la actividad era regulada realmente por el estado.

Cuando se trataba de prostitutos, la mayoría de los clientes eran también hombres. Sin embargo, a pesar de que la prostitución masculina era legal, un hombre que prestaba servicios por una cuota tenía sus derechos civiles eliminados. Estaba prohibido de muchos aspectos de la vida pública y no podía servir como magistrado ni se le permitía hablar en la asamblea. Como resultado, la mayoría de los prostitutos eran esclavos o residentes extranjeros.

En la antigua Babilonia, existía la costumbre de que todas las mujeres tuvieran que cumplir un deber sagrado con la diosa Mylitta. Esta era una forma de prostitución sagrada con la participación de la mujer en el templo sagrado de la diosa y tener relaciones sexuales con un extraño a cambio de una cuota. En sus “Historias”, Heródoto describe cómo las mujeres “están continuamente entrando y saliendo de este lugar. Cada vez que una mujer viene aquí y se sienta, no puede regresar a casa hasta que uno de los extraños ha arrojado plata en su regazo y ha tenido relaciones sexuales con ella fuera del santuario “.

Los ingresos eran dedicados a la diosa y, mientras que las mujeres hermosas terminaban con su obligación muy rápidamente, las mujeres menos atractivas tenían que esperar más tiempo, a veces incluso años.

Algunas ciudades de la antigua Roma tenían estatuas del antiguo dios Príapo con un enorme pene erecto. Estas estatuas fueron colocadas en jardines del mercado para desalentar el que se entrara en dichos jardines. Se creía que el dios infligía a los intrusos severos castigos sexuales, ya fueran mujeres, hombres o niños.

Hasta que la muerte os separe

En la antigua Mesopotamia, el Código de Hammurabi consideraba el adulterio como un delito punible con la muerte. En Roma, la Ley Julia sobre el adulterio declaró que una mujer atrapada en la infidelidad podía ser asesinada, y fue su padre quien tomó la decisión. En Atenas, el adulterio era un delito grave que originalmente era castigado con la muerte. Más tarde, matar al adúltero fue sustituido por multas y humillación pública.

En la India antigua, había una práctica llamada “sati”. Esta se basaba en la creencia de que una viuda no tenía derecho a seguir adelante con su vida después de que su marido había fallecido. Por lo tanto, la viuda tenía que saltar sobre la pira de su marido muerto (fuego fúnebre) y ser quemada viva. En otra versión de la misma práctica, la viuda era enterrada viva junto al cadáver de su difunto esposo.


- Publicidad -