jueves, 18 agosto 2022 23:04

Una inquietante tendencia sexual llamada Stealthing está en aumento

El Stealthing, es una inquietante nueva tendencia de dormitorio que implica hombres que secretamente se quitan el condón durante el sexo consentido, y a veces, para más tarde alardear sobre él en línea.

Esta práctica no consentida, que se llama “sigilo”, está en aumento, según un nuevo informe en Columbia Journal of Gender and Law.

Un ejemplo práctico para que lo entendamos

El caso es auténtico, pero he cambiado los nombres para mantener el anonimato. Cuca estaba con el periodo junto a su amigo Tito, cuando las cosas se pusieron un poco calientes, llegó el incendio y no había mortal que pudiera apagar aquellas llamas. Como que estaban en el coche, Cuca sugirió pasar la noche en una habitación de hotel. Después de registrarse, una cosa llevó a otra…, continuaba el incendio con más intensidad si cabe. La pareja accedió a tener relaciones sexuales, y Cuca ayudó a Tito a ponerse un condón. Todo estaba progresando adecuadamente y como estaba planeado, hasta que Cuca sintió que Tito eyaculaba dentro de ella y notó que el condón no estaba en ninguna parte. Cuando se enfrentó a él, este admitió tímidamente que se había quitado el condón a mitad de la faena durante sexo y se disculpó por no informarle de antemano.

“Una mezcla de emociones me invadió por todo el cuerpo”, afirmó Cuca, una ejecutiva de ventas de 32 años. “Básicamente había tenido relaciones sexuales sin protección, algo que nunca haría, pero peor aún, ni siquiera había aceptado. Después de superar mi sorpresa, le dije a Tito que no quería volver a verlo. Actuó como si lo que hizo no fuera un gran problema y se burló de mí por ser tan paranoica. O sea, no podía dar crédito.”

A la mañana siguiente, una Cuca aterrorizada fue a la clínica, preocupada de que hubiera contraído una enfermedad de transmisión sexual. Su médico le dijo que tendría que esperar al menos una semana para hacerse las pruebas ya que muchas infecciones comunes, como la clamidia y la gonorrea, que requieren alrededor de siete días para ser detectadas. Otras, como la Hepatitis A y la Hepatitis C, pueden tardar aún más.

Durante la próxima semana o así, no podía comer, dormir ni trabajar”, comparte Cuca. “No solo me preocupaba que hubiera podido coger alguna enfermedad horrible, también estaba asustada por si me había quedado embarazada. Un millón de preguntas pasaron por mi mente como, ¿cómo me haría cargo de un bebé siendo madre soltera? Yo también estaba enfadada conmigo misma por no darme cuenta del momento cuando se quitó el condón. Me sentí violada y humillada “. Afortunadamente, los exámenes médicos revelaron más tarde que Cuca no estaba embarazada ni había contraído nada nefasto. Ella estaba aliviada, pero juró nunca ser tan despreocupada o imprudente durante el sexo.

El Stealthing: ¿Qué es?

El relato cauteloso de Cuca es un ejemplo de una práctica horripilante conocida como “sigilo”. Acordar tener relaciones sexuales sin protección con su esposo es una cosa, pero cuando su compañero, secreta y deliberadamente, elimina su condón antes o durante el sexo, se trata de algo que es similar a una agresión sexual. Esto es muy importante tenerlo claro.

El Stealthing no es nuevo, pero una de las razones por las que los jóvenes sexualmente activos lo están practicando es porque hay una creciente comunidad en línea que promueve activamente este comportamiento enfermizo. Estas comunidades glorifican el acto “emocionante” del hombre “que lo hace a pelo” (es decir, tener relaciones sexuales sin condón) para que pueda eyacular dentro de su pareja. Los hombres en estos sitios hablan de lo bien que se sienten (para ellos, claro) e insisten en que tienen derecho a hacerlo, ya que todos los hombres tienen un “instinto natural” para “difundir su semilla” y “reproducirse“. Peor aún, estos chicos están realmente orgullosos del hecho de que han “esquilado” a sus parejas sexuales e incluso de alardear sobre ello dentro de las redes. Una falta de respeto que ralla lo delictivo.

Incluso si has accedido a tener relaciones sexuales con un tipo, el Stealthing es una forma de violencia sexual o, algunos dirán, violación, porque no has consentido que él te penetre, sin protección, además de ser una de las formas más repugnantes y animales de manifestar el machismo. Piensa en ello, si él hubiera pedido tu permiso para quitarse el condón de medio coito, tú habrías dicho que no, así que ¿por qué tiene que estar bien la violación de tu voluntad al quitarse el condón sin tú saberlo?

¿Qué hacer si has sido ‘stealthed’

La cautela plantea toda una serie de riesgos como el embarazo y las infecciones de transmisión sexual. Además, las mujeres que han sido víctimas del Stealthing también podrían experimentar una angustia emocional que dura mucho más allá de la mañana siguiente.

Si tu pareja sexual se quita el condón antes o durante el sexo a pesar de estar de acuerdo en usar uno, ha cometido un acto de violencia sexual contra ti. Si te encuentras en tal situación, no laves ni enjuagues la evidencia, por mucho asco que te dé, será necesario para un posterior reconocimiento médico. Presenta inmediatamente un informe policial y deja claro al oficial de policía que no has consentido tener sexo sin condón. También debes consultar a un médico tan pronto como sea posible para una prueba de embarazo y para detectar infecciones de transmisión sexual.

Por supuesto, prestar atención a todo lo que está pasando antes y durante el sexo es importante para protegerse de que te hagan el Stealthing en primer lugar, por lo que no es una buena idea tener relaciones sexuales cuando estás borracha, drogada o en una habitación poco iluminada. Debes estar lo suficientemente concentrada para saber dónde están las manos de tu pareja y para entender todo lo que le está diciendo y pidiéndote. Esto puede ponerte el ánimo como si estuvieras con un psicópata, y no veas cómo te va a cortar el rollo, pero estar más alerta y consciente de lo habitual te podría ahorrar un montón de preocupación y angustia más adelante. Cuca dice: “Lamento haber confiado en Tito como lo hice, pero si hubiera estado más presente esa noche, podría haber notado que él se había quitado el condón y habría podido detenerlo antes de que él eyaculase dentro de mí. Me estremezco al pensar en lo que estaría pasando ahora si hubiera quedado embarazada o contraído una ITS por la experiencia”.


- Publicidad -