jueves, 7 julio 2022 10:15

Soraya impulsa en la ‘sombra’ el nombre de Santi Vila para el post-referendum

Desde que la ‘operación diálogo’ diera al traste, el nombre de Soraya Sáenz de Santamaría ha pasado a un segundo plano. Fuentes del Gobierno cuentan a Merca2 que “nunca hubo como tal una operación diálogo ¿Diálogo? ¿Sobre qué? Con Oriol Junqueras hemos hablado todos los que teníamos que hablar sobre cualquier tema que afectara a Cataluña… Que tuviera una buena sintonía con la vicepresidenta no significa que hubiera una operación diálogo, eso ha sido más una invención de la prensa”.

Sea o no sea así, lo cierto es que murió el día en que el Govern decidió seguir adelante con el referendum sin dar opción a ninguna otra salida. Puigdemont ha dado un salto hacia delante sabiendo que lo que le espera al final del mismo es el vacío, porque el referendum no se va celebrar, como bien saben en su Gobierno y en los partidos que lo sustentan.

[td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”24367″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

Pero la presión de la CUP es excesiva y Puigdemont se ha visto obligado a echarse al monte definitivamente, pase lo que pase. De ahí tanto llamamiento al ‘día después’, a ‘hacer política’ como reclamaban los tres expresidentes el miércoles y ayer mismo Pedro Sánchez. Hay que abrir una puerta al diálogo, pero esta vez de verdad, y parece que en eso está trabajando la vicepresidenta.

Hasta ahora el Gobierno se ha centrado en la respuesta legal, es decir, utilizando sólo la acción de la justicia, recurriendo a los tribunales. Eso está bien, pero no soluciona el problema de fondo, que requiere de una gran capacidad de diálogo, para lo cual hace falta un interlocutor.

El Ejecutivo ya piensa en unas elecciones anticipadas en Cataluña después de que fracase el referendum, y de manera que no parezca que está detrás de esa operación, está impulsando en el mundo empresarial el apoyo a la candidatura del conseller de Empresa y Conocimiento, Santiago Vila, para encabezar la lista del PdeCat a las elecciones.

Vila es un moderado que aunque no se ha pronunciado sobre el referendum ni sobre la independencia de Cataluña, está más cerca de los sectores partidarios de volver al diálogo con el Gobierno, y lejos de los defensores de la ruptura. Hasta ahora, los pasos dados por Soraya Sáenz de Santamaría no han tenido mucho éxito –en la legislatura pasada el comando Aranzadi solo consiguió acrecentar el sentimiento de agravio, y en esta ha vendido diálogo donde realmente no había nada, todo inmerso en una campaña de imagen propia muy interesada-, y esta puede ser la última oportunidad para demostrar sus dotes para hacer política.


- Publicidad -