miércoles, 29 junio 2022 15:34

La socimi del MAB que vale más que Técnicas Reunidas, Indra o Viscofan

General de Galerías Comerciales es la última debutante en el MAB y la empresa que acaparará todos los focos una vez de el salto MásMóvil al Mercado Continuo. Una decisión que ya está aprobada por la junta de accionistas de la ‘teleco’ por lo que ha pedido autorización para cotizar en las bolsas de Madrid, Barcelona, Bilbao y Valencia, a través del sistema de interconexión bursátil. Además, laempresa dirigida por Meinrad Spenger podría dar el salto al Continuo durante el mes de julio, aunque todavía se desconoce la fecha concreta.

Pues bien, el debut el martes pasado de General de Galerías Comerciales en el MAB ha sido muy esperanzador. La socimi, presidida por Tomás Olivo, se estrenaba en bolsa a 79 euros por acción y con un valor en bolsa de 2.054 millones de euros. Unos precios que quedarían rápidamente en el olvido al anotarse una subida del 33% y mostrar una capitalización de mercado de 2.730 millones de euros. Unas cifras que la han convertido en la empresa más valiosa del MAB (por delante de MásMóvil que vale 1.230 millones) y la tercera de todo su sector, únicamente superada por Merlin Properties y Colonial. Además, no tiene nada que envidiar a algunas empresas del Ibex 35 a las que supera en capitalización como son Técnicas Reunidas, Indra y Viscofan.

La socimi cuenta con una cartera inmobiliaria formada por seis grandes centros comerciales y un gran número de inmuebles que se encuentran en alquiler. Entre los centros comerciales de los que es propietaria se encuentran el parque comercial ‘La Cañada’ en Málaga, el de ‘Nevada’ en Granada, el ‘Mataró Parc’ de Barcelona, el centro comercial ‘Gran Plaza’ y ‘Mediterráneo, ambos en Almeria, y por último ‘Las Dunas’ en Cádiz. Es en las regiones de Andalucía y Cataluña donde la socimi ha promovido y gestionado varios complejos en sus más de 20 años de experiencia lo que le ha convertido en un importante actor en el sector de centros comerciales. De todos ellos, el centro comercial ‘La Cañada’ es la joya de la corona puesto que tiene un valor de 675 millones de euros, el 33% del total de valor de sus activos.

[td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”22846″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

Un debut en bolsa que obtuvo un gran éxito pero que deja en evidencia la poca liquidez de un MAB en el que ha bastado negociar sólo 213 títulos para lograr un avance del 26,5%, tal y como sucedía a media sesión del martes con la socimi. Una situación que no se vive en mercados más líquidos y menos volátiles como son el Ibex 35 o el Mercado Continuo, en los que se necesitan fuertes volúmenes de negociación para asistir a grandes subidas.

General de Galerías Comerciales es una compañía presente en todo el proceso de la cadena de valor ya que realiza tanto la compra de los terrenos como la construcción de los activos inmobiliarios y la explotación comercial de los mismos con los distintos operadores. Un modelo de negocio que les permite maximizar sus ingresos y la rentabilidad de las inversiones. En concreto, la socimi tiene activos inmobiliarios valorados en poco más de 2.000 millones de euros, a cierre de 2016. De estos, 1.845 millones están construidos y explotados mientras que la cifra restante tiene en cuenta terrenos, edificios adquiridos y promociones en curso, tal y como se puede apreciar en el gráfico inferior.

Entre los motivos que le han llevado a dar el salto al parqué estaría el gozar de una posición competitiva ventajosa para realizar posibles adquisiciones de activos, atraer nuevos inversores que consideren atractivo su negocio, facilitar la liquidez a los accionistas minoritarios y permitir la captación de recursos propios.

Una socimi algo distinta al resto

Además, en el documento de salida al MAB, la compañía ha esbozado, de manera muy clara, sus ideas de negocio. Un rasgo distintivo respecto a otras similares del sector es la escasa rotación de los inmuebles ya que en los últimos 15 años no se ha desprendido de ningún activo significativo y nunca se ha vendido alguno de los seis centros comerciales que consideran estratégicos por lo que no cabe esperar que esta política cambie en un futuro cercano. Aun así, no descarta realizar la venta de pisos, pequeños locales comerciales, suelos o solares que no presenten una utilidad directa e inmediata con la actividad de la compañía.

En los últimos 15 años no ha vendido ningún inmueble significativo

Pero esta no sería la única diferenciación con respecto a sus rivales del sector ya que también destaca la ausencia (prácticamente total) de recurrir a la financiación bancaria para la compra de nuevos activos o bien para poder optimizar los recursos financieros. La financiación bancaria es inferior al 1% del total del valor de capitalización mientras que el ratio de endeudamiento sobre el valor contable de los activos, está en torno al 2,5% y 3% por lo que no se esperan cambios en los criterios y políticas de financiación al menos a corto y medio plazo.

Un modelo de negocio que parece rentable visto los buenos resultados de la compañía. En las cuentas presentadas en el primer trimestre de este año se aprecia como el importe neto de la cifra de negocio se ha situado en los 26,6 millones de euros, lo que supone casi un 38% más que en el mismo periodo del año anterior. De estos ingresos, la mayoría (22,7 millones) los obtiene por arrendamientos. Una mejora de los ingresos que ha repercutido, de manera muy positiva, en los beneficios de la socimi que se han multiplicado por más de dos veces al pasar de los 9 millones de euros a los 22,2 millones. Además, su presidente, Tomás Olivo, el día de su debut en el MAB dio unas declaraciones en la Bolsa de Madrid en las que afirmaba que expandirán su negocio al sector residencial y hotelero a la vez que descartaba tener pensado dar el salto al Mercado Continuo.

Un Tomás Olivo que ostentaba, hasta la salida de la compañía a bolsa, el 99,656% del total de acciones de la compañía mientras que 25 accionistas controlaban el 0,344% restante, por lo que habrá obtenido un buen pellizco aunque se desconoce el porcentaje que posee en la actualidad. Un empresario de los muchos que apostó por el sector inmobiliario pero que no fue derrumbado durante la crisis económica y es uno de los grandes dueños de centros comerciales a nivel nacional. Un éxito que fue cociendo a fuego lento cuando decidió aterrizar en Marbella y relacionarse con la alta sociedad andaluza. Unas relaciones que le han servido para gratas sorpresas pero también para algún que otro problema ya que su nombre se le relacionó mucho con Juan Antonio Roca, responsable de urbanismo en la era Jesús Gil, y figura en distintos autos de la ‘Operación Malaya’ al estar acusado de pagar a Roca 600.000 euros a cambio de favores inmobiliarios. Un hecho, que de haberse demostrado, le hubiera costado cinco años de cárcel, y del que finalmente quedó absuelto.


- Publicidad -