jueves, 30 junio 2022 18:02

Así será el futuro del Popular si Saracho fracasa

La situación que vive Popular está dando pocas alegrías (salvo a los bajistas) y muchos quebraderos de cabeza tanto a los accionistas como a los dirigentes del banco. Unos accionistas que han visto como en las últimas cinco sesiones los números rojos hacían gran acto de presencia en el banco pasando de los 0,66 euros a 0,34 euros, o lo que es lo mismo, una caída de casi el 50% en sólo cinco sesiones bursátiles.

Unas fuertes caídas que han llevado al Popular a cotizar en mínimos históricos y que abren la posibilidad tanto de que el banco español no cuente con ofertas de compra por parte de otras entidades o de que estas se produzcan debido a un abaratamiento de la operación: La capitalización de mercado de Popular es ligeramente superior a los 1.400 millones de euros . Una opción, la primera, que gana peso a medida que avanzan los días tras conocerse que el banco había extendido el plazo para recibir ofertas de compra a finales de mes ante el poco interés comprador. Por tanto, su presidente, Emilio Saracho, deberá buscar seducir a unos bancos cada vez menos interesados en llevar a cabo la operación.

El banco cotiza en mínimos históricos, lo que abarata una posible compra

Una posibilidad, la de ampliación de capital o posible venta que parece perder peso por la falta de claridad del valor de sus activos inmobiliarios y por la dificultad para analizar la situación real del banco español. Un escenario que ha provocado que poco a poco los bancos interesados en Popular se hayan ido cayendo de la lista y que únicamente quede el Santander como único (quizás) interesado tras declinar el BBVA reengancharse y Bankia que parece mirar hacia otro lado.

La opción del Santander parece ser la única para que tanto Saracho como el Gobierno esquiven un rescate que va ganando peso día tras día. Una intervención que deberá decidir el BCE o la Junta Única de Resolución que sería quien activase el Mecanismo Único de Resolución (MUR). Toda esta situación en una semana que puede resultar clave puesto que según señalan varios medios el presidente del Popular tiene cita con el BCE en el día de hoy para dar una imagen de la situación que vive el banco y explorar el acceso a algún programa de liquidez que permita gestionar la estrategia de la entidad. Sino el desenlace pasaría por activar, por primera vez desde su constitución, la opción del MUR.

Una ampliación de capital o la compra por otra entidad, evitarían el MUR

Una situación que parece tener un final incierto. Juan Pablo Calzado, asesor financiero, ha señalado a este medio que “la compra por parte de otra entidad dependerá del precio y las últimas caídas que está experimentando el banco reducen el precio del compra, aunque nadie sabe lo que realmente hay en Popular” y se muestra tajante sobre el desenlace “o se produce una compra o una ampliación de capital, o el banco está abocado al MUR”.

La opción del MUR gana fuerza

El MUR es un sistema de supervisión bancaria en Europa que está presidido por Elke Könif, que ha estado de actualidad en los últimos días ya que según informó Reuters, la presidenta del organismo habría lanzado un aviso preliminar para poner en conocimiento de las autoridades europeas los problemas a los que se enfrenta el banco español, con una elevada cantidad de activos tóxicos en balance por valor de 37.000 millones de euros, por lo que podría verse abocado a una resolución ordenada si no logra encontrar un comprador.

La máxima responsable del MUR podría impulsar la resolución ordenada del banco, siempre y cuando se agoten otras opciones como los instrumentos de recapitalización internos. Una situación similar (pero no idéntica) a la que ha vivido Italia y que se ha encontrado con la oposición del gobierno italiano de cerrar el banco Monte dei Paschi. Un mecanismo, que en caso de activarse, sería la primera que se pondría en práctica por lo que es posible que se necesite un gran consenso, sobre todo con un respaldo del BCE, la Comisión Europea y el apoyo de los distintos países de la eurozona ya que el MUR está integrado por el BCE y las autoridades supervisoras competentes de los países de la UE participantes.

Para activarse el MUR se deben agotar los instrumentos de recapitalización internos

Una situación, la del Popular, a la que no es ajena otros bancos que han tenido que llevar a cabo grandes ampliaciones de capital para salir a flote como es el caso del italiano Unicredit (13.000 millones) o del alemán Deutsche Bank (8.000 millones). Una opción que podría no sopesar el banco debido a la fuerte caída de precio que arrastran las acciones del banco y que restarían interés a los inversores. Por otra parte, bancos europeos de menor tamaño han sido examinados por el BCE y han necesitado capital pero no ha sido necesario activarse dicho protocolo europeo.  

El funcionamiento del MUR, en caso de ejecutarse, goza de varias etapas (como puedes ver en la infografía inferior). En un primer momento sería el BCE quien notificase a la Junta Única de Resolución que un banco está en quiebra o en peligro de quiebra mientras que la sesión ejecutiva decide si es posible una solución privada y si es necesaria para el interés público (en caso negativo se liquida el banco). Más adelante, si se cumplen las condiciones para la resolución, la Junta Única de Resolución, adopta un sistema de resolución que determina los instrumentos de resolución y la utilización del Fondo Único de Resolución que entraría en vigor a las 24 horas de su aprobación por la Junta.

Un mecanismo que surgió con la finalidad de aumentar la estabilidad del sector financiero (evitar el pánico bancario y el contagio) ante posibles casos de bancos en quiebra y así eludir que los bancos dependan del apoyo procedente de los presupuestos nacionales: La resolución evitaría situaciones en las que la resolución nacional de un banco tenga un impacto desproporcionado en la economía real, es decir, supondría un coste mínimo para los contribuyentes.


- Publicidad -