sábado, 28 mayo 2022 18:51

Telemadrid, un cambio radical con nombre propio

Que Telemadrid siempre fue el gran asunto pendiente en la agenda de los distintos responsables políticos que en la Comunidad de Madrid lo han sido, no lo duda nadie. Aunque por fin parece que Cristina Cifuentes ha conseguido embridar las cosas y encarrilar la cadena pública hacia un modelo de televisión moderno, rentable y no deficitario.

 Difícil no lo ha tenido la actual presidenta, puesto que Telemadrid es una cuestión de la que, aunque parezca increíble, Ciudadanos ‘pasa olímpicamente’… y pasará. Ignacio Aguado, tan beligerante en algunas cuestiones con los populares, jamás ha ‘dado guerra’ al PP de Madrid con respecto a la cadena pública. ¿Desconocimiento del mundo mediático? Sin duda. ¿Desinterés? Puede ser. «Aunque haría bien en tomárselo en serio y exigir su ‘cuota’, más allá de tener a Mari Pau (Domínguez, consejera a propuesta de Ciudadanos) en el Consejo, porque a día de hoy, su imagen sigue siendo la de un perfecto desconocido para muchos madrileños. Villacís le comió el terreno desde el primer día y él sigue sin enterarse», asegura a Merca2 un dirigente político del partido naranja en Madrid, un tanto desencantado con el portavoz regional de los de Rivera.

Un pasado… ‘oscuro’

Lo cierto es que, mejor tarde que nunca. Aunque la tardanza en relevar a Ángel Martín Vizcaíno -hombre de la absoluta y personal confianza del caído en desgracia Ignacio González-  y a los anteriores responsables del ente público madrileño es por tanto solo achacable a la desidia de la actual presidenta: «Sobre la gestión que del dinero público hicieron Martín Vizcaíno y antes Sánchez (actual presidente de RTVE y exresponsable de la televisión madrileña) corrían mil leyendas urbanas, no publicables sin pruebas, y no precisamente edificantes», afirma un productor con mesa cercana durante años a la de Tacho de la Calle, histórico responsable de realización de la casa e íntimo de los citados. Otro personaje legendario de la ya extinta Telemadrid del pasado.

La nueva ley votada en la Cámara Regional a finales de 2015 y plasmada en una carta básica cuyo objetivo era recoger los objetivos de servicio público del canal, dio el pistoletazo de salida a una carrera que ha ido permitiendo, en el último año y medio, sacar a Telemadrid de la UCI e ir colocándola en la ‘pole’ del resto de cadenas.

El Gobierno regional ‘enchufó» al canal 67 millones en 2016 lo que, unido a una expectativa de ingresos publicitarios de otros 10 millones permitió que la televisión pública madrileña ‘sólo’ costara a cada madrileño 10 euros. Una cantidad que podría darse por bien empleada si su programación acaba por triunfar. 2014 y 2015 cerraron con una exigua cuota de pantalla…¡de un 4 por ciento! Un dato inaceptable para un medio que nunca debería haber dejado de aspirar a ser referente de información y entretenimiento para los madrileños pero que desde el ERE de 2014 que se llevó por delante más de 800 puestos de trabajo no ha hecho más que languidecer.

Un ciclón llamado José Pablo

Lo cierto es que la llegada de José Pablo López, ex director General de 13 TV  a la Dirección General de la tele madrileña ha supuesto una auténtica revolución. Sin prisa, pero sin pausa, ha ido removiendo, poco a poco, las estructuras del pesado dinosaurio esclerotizado en que se había convertido Telemadrid.
El nombramiento de la nueva cúpula de los Servicios Informativos, con un joven periodista, Jon Ariztimuño, navarro de 37 años y procedente de Antena 3 TV junto con Jaime González Treceño, de 43, hasta ahora redactor de El Mundo especializado en información local y sin experiencia televisiva suponen una apuesta arriesgada: ‘Con estos cambios, asegura un veterano de la redacción que ha sobrevivido a mil guerra internas, López solo puede salir por la perta grande o por la enfermería’. Ariztimuño dirige además los Servicios Informativos de Onda Madrid, dentro de una curiosa apuesta por fusionar en lo posible ambos cuerpos redaccionales. Los redactores que quedan tras las sucesivas ‘purgas’ se frotan los ojos: «Aquello se había convertido en una ‘familia’, con todas las letras, en la que si no tenías vinculación con alguno de los históricos clanes del PP madrileño, no sobrevivías… ¿no me crees? Cógete algunos apellidos, verás que sorpresa te llevas» cuenta una veterana ya exredactora, hoy en otra cadena privada de televisión.
Detalles como la ambiciosa cobertura anunciada del canal madrileño del próximo World Pride 2017, dando pie a que muchos espectadores hayan construido -jugando con las palabras- un lema que está barriendo en las redes sociales, ‘Nunca pensé que podría llegar a sentirme orgulloso de Telemadrid’, confirman que las cosas han cambiado, y mucho, en aquella casa, y que la labor de José Pablo López, empieza a dar sus frutos.

- Publicidad -