lunes, 4 julio 2022 2:34

La letra pequeña de Car2Go y Emov que puede arruinarte

Da gusto ver cómo ha proliferado la economía digital o colaborativa. El carsharing empieza a surgir como las setas por las grandes ciudades: primero fueron coches, luego furgonetas y ahora ya hasta motos. Hay distintas empresas que se dedican a estos temas, pero las más destacadas son Car2Go y Emov. Dos compañías que, en menos de año y medio, han logrado situarse a la cabeza en notoriedad y número de usuarios. De hecho, basta con salir por Madrid y darse cuenta de cómo estos coches van y vienen por las calles.

Son pequeños, ágiles, baratos, poco contaminantes… Lo tienen todo para sustituir al vehículo privado en desplazamientos cortos; pero también al autobús o el taxi. Así que hay un caldo de cultivo ideal para que proliferen y sigan creciendo. Cómo será la curiosidad que despiertan, que la semana pasada al coger uno de ellos, un padre y sus hijos me preguntaron cómo funcionaba, cuánto costaba, y si era o no útil.

¿La respuesta? Sí, con condiciones. Las que marca el contrato que firmas con ellas nada más darte de alta y que, lamentablemente, poca gente se ha leído. Sobre todo, porque una vez que le has echado un vistazo, te encuentras con sorpresas que te pueden salir muy caras.

Conduciendo un Car2go o Emov

Lo primero que tienes que saber es que, en el caso de Car2Go, tienes que ser mecánico para coger el coche. Tienes que hacer una revisión exhaustiva: niveles, presión, daños en la carrocería, limpieza, etc. Acto seguido debes comunicar cualquier problema que veas a la central, porque si no te puedes encontrar con que te cobren daños que no te corresponden.

Fuente: Condiciones de servicio de Car2go

Algo mejor te irá si alquilas un Emov. En este caso basta con que chequees el estado general del vehículo, y te asegures de que “garantiza la seguridad operativa y en carretera”. Eso sí, comunicando también por teléfono cualquier incidencia que te puedas encontrar.

¿Eres fumador? Pues olvídate de echar un cigarro mientras vas conduciendo. No puedes echar un cigarrito mientras conduces. La sanción por hacerlo se eleva a 50 euros de recargo en el caso de Car2go y de 10 en el caso de Emov. Algo, por cierto, que seguro agradecen los no fumadores.

Lo mismo sucede si decides alquilar después de una comida o una cena y te has bebido un par de copas de vino o un par de cañas. “Se aplica una prohibición estricta sobre el consumo de alcohol (0%)”, rezan las condiciones de ambas compañías. Y esto es importantísimo, porque si tienes un problema con alguna unidad el seguro no te va a cubrir.

El seguro

Unas pólizas básicas, con una franquicia de 500 euros, y que te dan cobertura en tanto en cuanto cumplas a rajatabla con las Condiciones de Servicio. Si no es así, agárrate los machos porque las cosas se ponen feas ya que en el mejor de los casos tendrás que asumir los costes del siniestro; y, en el caso de Emov “una indemnización frente a las reclamaciones de terceros”.

Ahora bien, en caso de darte un golpe casi es mejor dártelo con Emov que con Car2Go. Más que nada porque no te exigen llamar a la policía; basta con que rellenes un parte amistoso de accidente. Eso sí, “sin asumir ningún tipo de culpabilidad”, porque entonces las cosas se ponen feas para ti.

Dejando al margen los siniestros, que ojalá nunca te ocurran, hay que tener muchos más factores en cuenta. Empezando por el pinchazo: en el caso de Emov el seguro NO lo cubre. ¡Asombroso!

Fuente: Condiciones de Servicio EMOV

Así que hemos llamado a su teléfono de atención al cliente, y nos han dicho que “depende”; que eso “es algo que tiene que determinar el perito”, lo que me hace pensar que –al final- lo pagas. En el caso de Car2Go no dicen nada, pero nos explican que “si se produce por un uso normal del servicio” está cubierto. ¡Menos mal!

Conviene también tener cuidado porque si por cualquier circunstancia te roban algo que lleves en el coche, ninguna de las dos se hace responsable.

Si fumas en un coche de Car2go o Emov serás sancionado

A la hora de dejar el coche las cosas también son complicadas. Sobre todo los fines de semana. Es manía que tenemos de usar la carga y descarga el sábado por la tarde o el domingo por la mañana te puede dar un susto. Ambas llevan una cláusula parecida a esta: “sólo podrá finalizarse el alquiler si la restricción no entra en vigor antes de que hayan transcurrido 48 horas desde que se aparcara el vehículo”. Vamos, que si lo dejas el sábado por la tarde ya puedes tener un gran problema.

Pero el auténtico chollo de este tipo de plataformas radica en las “pequeñas” sanciones que te pueden imponer. Por ejemplo, dejar las ventanas mal cerradas (50 euros); perder las llaves (150 euros en Emov y 250 euros en Car2go); y así un sin fin de ‘multas’ con las que te puedes encontrar. Echa un vistazo al siguiente cuadro, porque te va a sorprender:

Incluso también por no dejar el coche con un mínimo porcentaje de batería. Aunque también te puedes encontrar con experiencias como esta que relata un usuario en twitter:

Ahora que ya conoces lo que dice la letra pequeña, estás preparado para conducir uno de estos vehículos. No digas que no te lo hemos advertido, porque son muchos los conductores –y lo has visto en este texto- que se han llevado la sorpresa.


- Publicidad -