jueves, 7 julio 2022 10:06

Defendamos la Economía, defendamos las clases medias

Las clases medias han sido por mucho tiempo la base del Estado del Bienestar. Desde que se popularizara el Seat  600, han sido las Clases medias las encargadas de pensar. De  crear empresa, de ser motor de la riqueza y  por ende los garantes de la libertad. Defendamos la Economía, defendamos las clases medias.

Libertad de la de verdad, no la filosófica. Esa libertad que te ofrece tener tus gastos fijos cubiertos y que te sobre algo para unas vacaciones y pagar los estudios de los hijos.

Y las clases medias, no han tenido muchas más pretensiones que vivir suficientemente bien y llegar a fin de mes.

Y ahí es donde radica el derecho de cada uno a gestionar sus finanzas, en la libertad para poder disponer con suficiencia de lo que has producido con el sudor de tu frente.

En tener algo de ahorro, poder tener tu casa en propiedad y pagarla sin apreturas y después de todo ello,  invertir en algo a largo plazo para asegurar tu vejez.

El Estado del Bienestar

Y creímos en el Estado del Bienestar y en un modelo de Estado que se gestó desde la ilustración del siglo XVIII. Construir un futuro mejor basado en Montesquieu y su separación de poderes

Nos creímos ese Estado que provee de servicios y defiende los derechos sociales de todos. Y sobre todo , confiamos en él.

las clases medias, no han tenido muchas más pretensiones que vivir suficientemente bien y llegar a fin de mes.

Esa organización de los dineros y derechos de todos que tiene que pretender un reparto más equitativo de la riqueza de la población. Esa organización de los medios destinados a que los que tienen más repartan algo para que los que tienen menos.

Un Estado que garantice : la salud, la educación, la cultura, los servicios públicos,  las pensiones .

El estado del Malestar

Y llegó el estado del malestar de la mano de una crisis que dinamitó en la base de la sociedad todas las creencias que habían acompañado a las clases medias a hacer grande ese Estado.

Se empezó a destruir el principio de separación de poderes. El contrato social entre el trabajo y las personas. La convivencia nacida de la garantía de los derechos sociales y sobre todo de los derechos individuales.

 Y nació el Estado confiscatorio que llevaba indefectiblemente nuestro estilo de vida a la bancarrota. Y perdimos la confianza.

La organización de los dineros, empezó a convertirse en la organización del robo sistemático de nuestro dinero. Y  nuestras familias  empezaron a vivir con necesidades económicas para financiar un Estado elefantiásico y destinado a ahogar nuestra libertad personal.

Se disparó la desconfianza con la pandilla de ladrones políticos que enjuiciaron. En ese Estado que nos da cita para la salud a un año vista. Que nos cambia las leyes de educación cada cuatro. Que nos esquilma con presiones fiscales que llevan a que la mitad de lo que ganamos llenen las arcas del despilfarro y los bolsillos de los políticos que son corruptos.

La respuesta en otros países

Y la respuesta de las clases medias ha sido clara. El bienestar real no entiende de política. La respuesta : Trump, Le Pen….etc .

Y en la balanza contraria Macron que hará o no hará, pero en un año le ha ofrecido a los franceses lo que un Estado social tiene que ofrecer: lo que necesitan las clases medias. Unir lo mejor de la derecha y la izquierda.

Derechos universales de subsidio de paro junto a un control estricto del mismo. La reducción del peso del Estado. Defensa de la UE junto a la de los derechos Regionales. En educación, reducir los alumnos en las clases mientras se aumenta la libertad de los centros para elegir sus materias. Defensa de la inmigración pero con exigencias de integración. Laicismo escolar mientras se prohíbe el velo en la universidad.

En medio… las clases medias

Las clases medias que generan riqueza tienen la solución. Pero esas mismas clases medias están denunciando, tratando de influir, convirtiéndose en un peligro para las clases políticas que prefieren una sociedad adormecida en la subvención.

Esas clases medias que aun mantienen intactas su cultura, y  capacidad para influir en la forma de hacer Estado. Que cree que la libertad individual para crear riqueza va de la mano de la defensa de los derechos sociales . Que espera que el Estado dé respuesta a las necesidades de sus ciudadanos

Esa clase media, se abrirá camino a cuchillo entre las telarañas de la Transición y de los políticos corruptos.

Defender la calidad de la enseñanza.Las políticas fiscales no confiscatorias.Los derechos sociales que no sigan agrandando la brecha económica entre los españoles. Tenemos que  adelgazar el peso económico del Estado como único medio para engordar el de sus ciudadanos.

Educación, pensiones, paro, cultura, innovación, medio ambiente, Economía circular, solidaridad. Todo ello nos han hecho creer que solo está en manos de proporcionarlo  a través de un Estado que ahoga a los que producen la riqueza para sostenerlo.

Es tiempo de que las clases medias den una respuesta contundente a políticos y burócratas. Menos Estado, más libertad y más defensa de los derechos sociales por quienes realmente están dispuestos a defenderlos.

que no olviden los políticos que no deben morder la mano que les dá de comer.

Puede haber otro camino. Las clases medias que sostienen este circo lo exigen O se les escucha o se les tiene enfrente y como lo que no son cuentas son cuentos que no olviden los políticos que no deben morder la mano que les dá de comer.


- Publicidad -