lunes, 4 julio 2022 7:06

El propietario de Intereconomía niega un chantaje a Mariano Rajoy pero reconoce que hubo cinta

Hacía tiempo que no sabíamos de Don Julio Ariza, opusdeísta, ex diputado del Partido Popular en Catalunya y durante dos décadas intrigador nacional del Reino con su pequeño bote de comunicación, Intereconomía, que pasó en pocos años de mojar el pan entre las migas del Ibex a influir en la política nacional con una agresividad que provocaba pesadillas entre José Luis Rodríguez Zapatero. Es cierto que Roma no paga a traidores y el navarro se quedó huérfano políticamente por obra y gracia de Mariano Rajoy, que al igual que aplaudió las defenestraciones profesionales de Pedro J. Ramírez y Federico Jiménez Losantos mientras Prisa era rescatada, pareció aullar mientras el grupo que tiene un toro por emblema dejaba su señal de TDT nacional, cerraba su periódico, encadenaba decenas de despidos, hacía malabares imposibles con sus pagos y volvía al ostracismo del que para algunos nunca debió salir.

Contaba José García Abad en una entrevista que en Génova siempre miraron a Ariza como alguien “extravagante”. No sabemos si por sus formas, por su fama de radical cercano a la extrema derecha o por el ruido que decía que en la antigua sede de La Castellana se cocinaron candidaturas alternativas al PP como la de las europeas 2008 con Miguel Durán encabezando Libertas-Ciudadanos, ay Rivera, o en las gallegas 2012 con Mario Conde poniendo rostro a Sociedad Civil y Democracia, doble patinazo que pudo granjear que en la formación conservadora no se fiasen de los dueños de El Gato al agua, tertulia en la que todos aspirantes a Ministro de Rajoy se pegaban codazos por salir. Pero estas extravagantes candidaturas pudieron no ser el único motivo de disenso entre Intereconomía y el Partido Popular, ya que según recoge una conversación interceptada a Ignacio González, Ariza intentó chantajear a Rajoy con un audio del gallego en el que reconocería pagos en negro.

Ignacio González sostiene en una conversación telefónica que Ariza intentó chantajear a Rajoy

El ex presidente madrileño le señala a Eduardo Zapalana que a Ariza “le soltaron pasta por la puta cinta. Para taparlo”. Y el ex responsable del Canal de Isabel II, Idelfonso de Miguel, también aparece en el ajo: “Empiezo a pensar que fue bastante más listo. Le sacó una grabación a un empresario que tengo que hacer memoria de la empresa que era, diciendo que le daba pasta a Álvaro Lapuerta y no sé si a Rajoy. Y esa cinta… yo en aquel momento macho, no estaba en esta guerra. Ildefonso cogió esa cinta, porque nos estaban atacando, y se la dio a Julio Ariza. Y ahora me he enterado de que Julio Ariza, con esa cinta, se fue a ver a Mariano a chantajearle”. El ex presidente valenciano digamos que no se asusta: “Julio Ariza es exactamente igual, vamos a ver. Los personajes no tienen nada que ver en el fondo, Pedro Pérez, Esperanza Aguirre, Julio Ariza… Si tú no quieres que algo se sepa, cuéntaselo a cualquiera de estos”. González contesta entonces: “Bueno, yo pensaba que esto ya había quedado tal cual, y me dice el abogado que le ha contado Bárcenas que él tuvo que negociar con Ariza y que le soltaron pasta por esa puta cinta. Para taparlo (…) Se la ofrecieron al gobierno venezolano por diez millones de euros”. “No me extraña…”, acaba Zaplana.

El empresario navarro ha negado este fin de semana el asunto: “Es absolutamente y rigurosamente falso. El propio Gobierno ha salido a decir que era completamente falso y hasta Bárcenas me ha dejado un mensaje hace una hora diciéndome “Dilo dónde quieras, eso es totalmente mentira”. Ariza eso sí, reconoce que el audio como tal existió: “La vimos el jefe de investigación de La Gaceta y yo, llamamos al empresario y le preguntamos si confirmaba que ésa era su voz y si él había tenido esa conversación. Nos dijo que no, y después de eso ya no pudimos hacer nada. Él decía que no era su voz, que no era él y que él no había hecho nunca eso. Lo negó todo. Era un señor jubilado que no trabajaba desde hacía años, no quería meterse en ningún lío. No la publicamos porque primero, uno de los personajes desmentía en la grabación y, segundo, porque nosotros tampoco podíamos publicar legalmente una conversación entre dos personas”. El fundador de Intereconomía se explicó en La Sexta y tras anunciar querellas criminales, demostró que pese a la acusación no ha perdido el humor y se dirigió así a Ferreras, que según algunas voces también tiene copia del audio citado: “Un placer y enhorabuena por ser la nueva Intereconomía Televisión pero de la izquierda”.


- Publicidad -