martes, 16 agosto 2022 16:14

En esto se inspiró Munch para crear “El Grito”

En la famosa pintura de Edvard Munch, “El Grito”, una figura con una expresión agónica sostiene su rostro mientras el cielo detrás de él está compuesto de líneas coloridas y onduladas. ¿Por qué grita la figura? Resulta que podría ser debido a esas nubes espantosas.

Las nubes psicodélicas en el cuadro “El Grito” de Edvard Munch han sido interpretadas alternativamente como una metáfora de la angustia mental o una representación literal de las precipitaciones volcánicas.

Hace unas semanas, los científicos plantearon la hipótesis de que la inspiración del pintor noruego podría haber sido, de hecho, unas nubes raras que se forman en lugares fríos a gran altitud.

La primera versión de “El Grito” fue presentado en 1893. Representa una figura humana oscura que agarra la cabeza en aparente horror contra el telón de fondo de un remolino, el cielo naranja-rojo.

El grito

En 2004, los astrónomos americanos teorizaron que Munch había pintado un cielo brillantemente coloreado por la contaminación por las partículas de la erupción volcánica del Krakatoa en 1883.

Sin embargo, un nuevo estudio, presentado en una reunión de la Unión Europea de Geociencias en Viena, dijo que es más probable que se deba al extraño fenómeno conocido como las nubes “madreperlas” sobre Oslo.

Un estallido volcánico no explica la “ondulación” de las nubes de Munch, dijo a periodistas en Viena, Helene Muri, investigadora de la Universidad de Oslo.

Además, los atardeceres volcánicos tienden a ser comunes durante varios años después de un estallido, “mientras que la visión de miedo de Munch era aparentemente una experiencia única, tal como lo describió en su diario”, dijo.

En su diario, Munch escribió que el cielo se volvía repentinamente rojo sangre.

Las nubes nacaradas requieren de condiciones inusuales para poder formarse, temperaturas muy frías en la atmósfera, en una banda de alta altitud de unos 20-30 kilómetros.

Tienden a aparecer en altas latitudes en invierno.

Debido a que son delgadas, estas nubes son típicamente no visibles durante el día, pero antes del amanecer o después del atardecer aparecen majestuosamente.

Sabemos que hubo nubes de nácar en el área de Oslo a finales del siglo XIX“, dijo Muri.

El grito

Al menos un científico documentó el fenómeno y escribió que “son tan hermosos que uno podría creer que está en otro mundo“, añadió.

Las observaciones similares de las nubes nacaradas sobre el sudeste de Noruega en 2014, y su asombroso parecido con la pintura de Munch, es lo que provocó las últimas investigaciones.

“Edvard Munch podría haberse aterrorizado cuando el cielo de repente se volvió rojo sangre“, concluyeron los investigadores.

“Por lo tanto, hay una alta probabilidad de que fuese el fenómeno de nubes de nácar lo que experimentó Munch, y lo plasmó en su cuadro ‘El Grito’”.

El Grito

Muri admitió que esto no era sino “otra hipótesis“.

“Hay otras hipótesis, pero, naturalmente, somos científicos, tendemos a buscar respuestas en la naturaleza, mientras que los psicólogos han sugerido que fue el tormento interior lo que hizo pintar a Munch ‘El Grito’“.

La principal teoría para las famosas nubes de Munch es que el artista se sintió intrigado por coloridas puestas de sol que siguieron a la erupción del volcán Krakatoa en 1883, menos de una década antes de la primera versión de Munch de “El Grito”.

Hay notas en el diario de Munch que hacen referencia al cielo de este cuadro:

“Yo estaba caminando por un camino con dos amigos, cuando el sol se puso, el cielo de repente / se volvió rojo sangre, y me sentí como si una ola de tristeza me abrazara. / Hice una pausa, me apoyé contra la barrera cansado hasta la muerte. Sobre el fiordo azul y negro y la ciudad, las nubes flotaban como sangre y unas lenguas flameantes de extendían por el cielo. / Mis amigos siguieron caminando y me quedé atrás / temblando con angustia. / Siento que el gran Grito interminable pasa a través de la Naturaleza”. (Del diario de Munch).


- Publicidad -