lunes, 4 julio 2022 13:54

Maduro, la estelada y el fracaso de la internacionalización del proceso catalán

Nicolás Maduro se ha convertido, por méritos propios y tras seguir la senda de su antecesor, aunque sin el mismo carisma, en uno de los líderes políticos más polémicos del mundo. La última del presidente de Venezuela ha sido la de posar con una bandera independentista de Cataluña. Es decir, apoyando el Proces -abierto desde la llegada de Artur Mas al poder y continuado en la actualidad por Carles Puigdemont-.

Es de sobra conocido el carácter de Maduro, sobre todo respecto a nuestro país, donde apoya cualquier oportunidad de crear inestabilidad en el panorama político y social. Pero, hay que mirar más allá, y se trata tan solo de otro de los intentos de internacionalizar el proceso que desde años sigue como hoja de ruta la Generalitat, presentando al resto de españoles como los malos de esta película.

No es uno de los mejores aliados que le podrían haber salido al proceso independentista, pero cada líder cuenta. Carles Puigdemont, por su parte, y en este sentido, intentó poner a Estados Unidos de su parte, como ya intentara en su día Artur Mas, y se reunió con distintos estamentos del país norteamericano en una gira que recorrió las ciudades de Washington, Boston y Nueva York a principios del mes de abril.

A principios de año, Puigdemont acudía al Parlamento Europea para realizar una conferencia, junto a Oriol Junqueras y a Raúl Romeva, en la que aseguraron que el referéndum se iba a celebrar en septiembre del presente año. Haya consentimiento o no. Para publicitarlo, el Govern se gastó algo más de 100.000 euros, según se desprende los propios datos oficiales y que acabaron convertidos en anuncios en algunas de las publicaciones más famosas del mundo: como el Financial Times en Reino Unido o Le Soir en Francia.

Pero, ¿han servido para algo todos estos intentos? A la intentona en el país norteamericano, la embajada de Estados Unidos en España contestó a través de un comunicado de prensa, en el que aseguraba que “se trata de un asunto interno de España”, por lo que no se van a posicionar. Pero a esta posición añadía que defienden a “una España fuerte y unida”.

Las nueve razones por las que Cataluña no debería separarse de España

Por su parte, el ex-presidente del país, Jimmy Carter, aseguró que su fundación no se embarcaría en el apoyo a un posible referéndum en la citada comunidad autónoma. Aunque es cierto que algunos congresistas de la nación de las barras y las estrellas sí se han interesado por el asunto: Dana Rohrabacher, Elliott Engel y Francis Rooney.

Por su parte, la Unión Europea ya ha citado en diversas ocasiones, por su parte, que de producirse el triunfo de la independencia las consecuencias para Cataluña serían tener que volver a activar el protocolo de entrada como estado miembro de la unión.

A vueltas con las embajadas catalanas

Otro de los temas que lleva de aquí a unos años haciendo bastante ruido en el panorama político español es el referente a las distintas embajadas que la Generalitat de Cataluña ha abierto por un sinfín de países a lo largo y ancho del mundo. Un hecho sangrante, si se tiene en cuenta que la soberanía en cuestiones exteriores le corresponde al Estado y no a las distintas comunidades autónomas.

El presupuesto público destinado a las mismas no hace más que duplicarse con el paso de los años. De hecho, cuenta ya Cataluña con una delegación de Asuntos Exteriores, que se encarga del funcionamiento de las mismas. Para 2017, según los diversos anuncios realizados por parte de Raúl Romeva, el encargado de esta especie de cartera ministerial a nivel regional, y de la propia Generalitat, el gasto se situaría en los 6,5 millones de euros. 

Europa ha sido el puesto fundamental hacia el que se han dirigido todos los esfuerzos hasta el momento. Las grandes capitales del Viejo Continente ya cuentan con un puesto del estilo: París, Londres, Roma o Berlín.

Mientras tanto, fuera de nuestro continente, Estados Unidos se ha establecido como la primera base de representación en el extranjero. Saben, todos aquellos que apoyan la independencia, que el apoyo del país norteamericano sería vital para la causa. Como ya hemos visto, Puigdemont y Mas lo han intentado lograr en los últimos años.


- Publicidad -