jueves, 21 octubre 2021 23:14

Actores y sindicatos de doblaje denuncian extorsiones por parte de los directores

El mundo del doblaje no está pasando por su mejor momento. La huelga que llevan más de tres semanas viviendo ha llevado a que algunas series se estén emitiendo en versión original. Big Bang Theory es una de las que se está emitiendo sin doblaje y sobre otras los espectadores miran como no llegan nuevos capítulos.

Sin embargo, este no es el mayor problema en que ha derivado la situación. Los más damnificados son los propios trabajadores. A la ausencia de trabajo es preciso añadir una serie de “presiones” por parte de los directores que están llevando a estos actores a una situación de locura.

En concreto, algunas personas del colectivo denuncian extorsiones por parte de sus mandatarios. Amenazan a los que acuden a realizar algún trabajo durante estas semanas. Manuel Pérez – nombre ficticio de un actor de doblaje que prefiere no dar su nombre real ante el miedo a perder su empleo, pero que no está de acuerdo con la situación – denuncia que “si ahora va alguien a unos estudios de doblaje se va a encontrar en la puerta a un grupo de personas tomando fotos de quienes entra y quienes no”.

Según él, allí se encuentran “algunas de las personas más poderosas de esta profesión y te dicen que tengas cuidado porque como cruces la puerta te veta de por vida». A algunos compañeros ya se lo han hecho, «les han dicho que si abren la puerta serán las últimas frases que hagan”.

Ese tipo de lista negra es muy habitual en esta profesión”. Expone también que este rifirrafe es producto de una “guerra de directores” y que “algunos sindicatos te utilizan como peón para presionar por su cuenta”.

Actores de doblaje denuncian «presiones» y amenazas por parte de directores

Extorsiones que también denuncia el sindicato de Actores de Voz y Voice Talents de Madrid (AVTA). El Vicepresidente del sindicato y portavoz, Richard del Olmo, expresó que lo que hacen los directores «es chantajear a sus propios afiliados, a sus propios compañeros de profesión, diciéndoles que si trabajas con tal director no vas a volver a trabajar con los directores de otros sindicatos». Añade que esta extorsión viene de «algunos profesionales que temen perder su tarta al ver la presencia de estos directores en estudios en los que, habitualmente, ellos dirigían».

Ante tal situación los actores se encuentran entre la espada y la pared y se preguntan por qué los sindicatos “tienen que llevarse por delante a los más débiles de la cadena, que son los actores que están empezando y a los que van a llamar los estudios en ese tipo de situaciones”, explica Manuel.

Una huelga indefinida que supera las tres semanas

Los actores de doblaje llevan más de tres semanas sin trabajar. “Esto empezó el día 3 de abril de manera indefinida, con lo cual llevamos casi cuatro semanas sin que sepamos exactamente en qué se está avanzando, qué se está perdiendo y no sabemos qué tiene que pasar para que se ponga fin a esto”, expone Manuel.

“Este conflicto arrancó en marzo, cuando los sindicatos de actores de doblaje convocaron unos paros parciales para mejorar en la negociación de un nuevo convenio, porque el actual del doblaje de Madrid es muy antiguo, viene del año 1993″.

El sindicato de Artistas de Doblaje de Madrid (Adoma) pedía «que se subieran los salarios un 3,5% y ya al año siguiente seguiríamos hablando». Por su parte, AVTA ofertó la posibilidad hacerlo hasta un 6% pero en dos años. Es decir, un 3% este año y otro 3% en 2018. Adoma no aceptó la propuesta de AVTA y «decretó una huelga indefinida», explica Manuel.

Merca2.es intentó hablar con algún representante de Adoma, pero no fue posible porque, según la persona que atendió el teléfono, todos se encontraban ocupados. Aun así, este medio ha recogido su opinión a partir de los comunicados que ha enviado a lo largo de este tiempo.

Según esta nota, Adoma ha “iniciado una huelga indefinida tras rechazar en asamblea, por una amplia mayoría, el preacuerdo alcanzado por las organizaciones sindicales el pasado jueves, día 30 de marzo”. Sobre la decisión alegan que la oferta del incremento de un 3% para 2017 y 2018 respectivamente es “insuficiente, ya que no cumple lo mínimo establecido por la asamblea para levantar la huelga”.

AVTA no secunda la huelga y el principal motivo es porque, como asegura del Olmo, «entendemos que no es necesaria para llegar a un acuerdo que sea bueno para los trabajadores con las empresas. Ellos nos hicieron una propuesta, después de negociar durante un año y medio, y se llegó a la propuesta más cercana entre empresas y trabajadores». En una circular expone su deseo de “desistir a ejercer nuestro derecho a la huelga y dejar de secundar los paros, como hasta ahora hemos hecho, y trabajar con normalidad”.

Las razones para finalizar los paros también las explica. “La principal de todas es que consideramos que el aumento de un 3% para este año y un 3% para el siguiente (…) es suficiente para que, en nuestra opinión, prime el interés mayor para todo el sector de Madrid».

Adoma propone un incremento del 3,5% y AVTA del 6% a dividir entre 2017 y 2018

A ello añaden que “insistir en mantener el conflicto (…) nos parece un error que puede acarrear mayores pérdidas para los trabajadores de Madrid que cualquier aumento puntual que se pudiera conseguir con la prolongación del conflicto”.

La situación podría haberse tranquilizado finalizada esta semana porque, según declaraciones de Manuel, “supuestamente iba a celebrarse una asamblea por parte del grupo convocante (Adoma) para este jueves – ayer – y ha vuelto a ser aplazada hasta después del puente”. De esta forma, alcanzarán el periodo de un mes sin trabajar.

¿Eres un serieslover? Ya tienes una aplicación para hablar con personas afines

Unos trabajan, otros no

Manuel explicó que esta situación ha ocasionado que unos directores trabajen y otros no, lo cual está derivando en que “al haber directores que están trabajando y otros que están siguiendo la huelga, los que nos encontramos desvalidos somos los actores”. Lo hace alegando que si un estudio les llama para ir a grabar no saben si decirle que sí o que no.

Las ‘listas negras’ es un asunto bastante habitual en la profesión

Afirma que esta indecisión se debe al miedo y que hay “un montón de gente que no se decide si ir a trabajar o no por miedo a que le veten de por vida”. Es una situación “muy difícil” porque “los directores de AVTA te llaman y los de Adoma están en contra. Haga lo que haga quedo mal con alguien”.

Según las explicaciones de Manuel, “la huelga se ha convocado en Madrid y afecta sólo a los estudios que no han aceptado la subida del 3,5%, (propuesta por Adoma) porque hay estudios pequeñitos que sí han aceptado” y, por lo tal, trabajan diariamente.

Traslado a otras provincias

Como la huelga sólo se ha convocado en la capital, las empresas están trasladando el trabajo a las sedes que tienen por los distintos territorios del país. “HBO, Disney, Netflix, etc. están llevando los proyectos a otras provincias”, explica Manuel. Antes los mandaban a Madrid porque aquí estaban las mayores estrellas, pero si no se puede se lleva a lugares donde es más barato”, como por ejemplo Barcelona, donde el coste es un 5% inferior.

Este cambio también repercute a los consumidores porque “series como Once Upon a Time o Super Girl han cambiado el reparto”.

Aun así, aunque la situación se solucione en un periodo de tiempo próximo, los estudios de doblaje de Madrid se verán afectados. “Va a costar que vuelva a haber en Madrid tanto trabajo como había antes”, concluye Miguel, que se siente apenado ante el camino que se está tomando en el gremio.


- Publicidad -