jueves, 29 septiembre 2022 8:03

Un estudio demuestra que casi todos tus amigos de Facebook no lo son

Sobre los amigos de Facebook, y las relaciones que se establecen han hecho correr ríos de tinta o rellenar miles de píxeles. La hipótesis del cerebro social ha sugerido que los tamaños de redes sociales naturales pueden tener un tamaño característico en los seres humanos. Esto está determinado en parte por las limitaciones cognitivas y en parte por los costos de tiempo de las relaciones de servicio. Las redes sociales en línea ofrecen el potencial para romper el techo de cristal impuesto por al menos el segundo de estos, lo que potencialmente nos permite mantener redes sociales mucho más grandes.

Robin Dunbar, profesor de psicología de la Universidad de Oxford, ha elaborado un estudio sobre cómo el gran uso de las redes sociales y la mensajería instantánea no es directamente proporcional a la verdadera red social de la persona. «Hay una limitación cognitiva en el tamaño de las redes sociales que incluso las ventajas de comunicación de los medios online son incapaces de superar», asegura tras analizar las conclusiones del estudio en base a una muestra de 117 individuos de entre 18 y 63 años, cuya media de número de amigos de Facebook era de 150.

Los datos muestran que el tamaño y el alcance de las redes sociales egocéntricas en línea, indexados como el número de amigos de Facebook, es similar al de las redes cara a cara sin conexión. Para una muestra, los encuestados también especificaron el número de individuos en las capas internas de su red (formalmente identificados como camarilla de apoyo y grupo de simpatía), y estos también eran similares en tamaño a los observados en las redes offline. Esto sugiere que, como propuso originalmente la hipótesis del cerebro social, hay una restricción cognitiva en el tamaño de las redes sociales que incluso las ventajas de comunicación de los medios en línea son incapaces de superar. En términos prácticos, puede reflejar el hecho de que las relaciones reales (en vez de ocasionales) requieren por lo menos una interacción cara a cara ocasional para mantenerlas, cosa que los amigos de Facebook no ofrece.

Amigos de Facebook

Gracias a Internet, la última década ha sido testigo de una dramática revolución en nuestro mundo social. Al proporcionar canales novedosos que nos permiten comunicarnos con personas que de otra manera tendríamos dificultad para encontrarnos cara a cara, Internet ha hecho posible el servicio de mantener relaciones existentes, así como conocer a nuevos individuos de manera más eficiente y en una escala geográfica más amplia, como sucede con los nuevos amigos de Facebook. Dado el amplio uso de los medios de comunicación social, la cuestión de si los sitios de redes sociales basados en Internet tienen un impacto positivo o negativo en las relaciones sociales que ha sido muy debatido. Los llamados ciberpesimistas han argumentado que Internet tiene efectos perjudiciales en nuestra vida social. Por el contrario, ciberoptimistas han insistido en que los efectos han sido beneficiosos de muchas maneras diferentes.

Hay algunas pruebas que sugieren que una de las motivaciones para el uso de las redes sociales entre los adolescentes es ampliar su gama de contactos sociales. De hecho, se ha afirmado específicamente que aquellos que son más socialmente competentes utilizan los medios de comunicación social para ampliar su red de amistades, aumentando así su capital social y son auténticos especialista de tener amigos de Facebook. Sin embargo, los niños pequeños, y en cierta medida los adolescentes, son relativamente pobres al juzgar la calidad de la relación: niños muy pequeños, por ejemplo, comúnmente confunden el deseo de formar amistades por su parte con la suposición de que tales amistades son reciprocas. Los adultos tienden a estar más en sintonía con los matices de los diferentes tipos de relación y son menos propensos a firmar solicitudes de amistad sin tener en cuenta la naturaleza de la relación.

Amigos de Facebook

Un aspecto específico en el que se ha mantenido Internet para cambiar nuestro mundo social es el tamaño de nuestras redes sociales. Sobre la base de una proyección a partir de una ecuación que relaciona el tamaño de la comunidad social con el volumen neocórtex en los simios, se había sugerido previamente que existe un tamaño de grupo natural para los seres humanos, y esto se ha contrastado con los tamaños de las comunidades cazadoras-recolectoras, así como los tamaños de las redes sociales personales sin conexión (redes egocéntricas) en dos poblaciones europeas. Este límite se cree que surgen de una combinación de una limitación cognitiva (el producto de la relación con el tamaño neocórtex conocido como la hipótesis del cerebro social (SBH) y una limitación de tiempo asociados con los costos de servicio de relaciones. La evidencia implícita de una posible limitación cognitiva ha sido proporcionada por una serie de estudios de neuroimagen que muestran que la variación individual en el tamaño de la red social de adultos se correlaciona con el volumen de las áreas centrales en el neocórtex (especialmente las regiones de los lóbulos prefrontal y temporal) con la teoría de la mente de la red en los seres humanos, y esto también parece ser cierto de los monos.

Una característica importante de las redes sociales naturales tanto en los seres humanos y los primates no humanos es que se estructuran en una serie distintiva de capas jerárquicamente inclusivas que tienen una proporción a escala natural de aproximadamente 3. Estas capas Reflejan tanto las frecuencias de interacción y, al menos en los seres humanos, la cercanía emocional. En humanos, estas capas tienen valores que se aproximan a 5, 15, 50 y 150, y se extienden más allá de esto en al menos dos capas adicionales a 500 y 1500. Las tres primeras capas se han identificado en varios conjuntos de datos en línea y, al menos en los seres humanos, parecen ser una consecuencia de una restricción en el tiempo social disponible, junto con una relación entre el tiempo invertido en una relación y su calidad como se clasifica en términos de proximidad emocional. Las dos capas más exteriores (a 500 y 1500) corresponden, respectivamente, a conocidos (personas que no consideramos amigos o familiares personales, pero saben lo suficientemente bien como para tener una conversación con) y al número de rostros a los que podemos poner nombres.

Este estudio prueba la afirmación de que los entornos sociales en línea nos permiten aumentar significativamente el tamaño de nuestras redes sociales utilizando dos grandes muestras estructuradas al azar de la población del Reino Unido y el número de amigos de Facebook que figuran como la métrica de prueba. Estos datos constituyen el primer intento de determinar el límite natural en el tamaño de la red utilizando el muestreo estratificado no aleatorio, aleatorio de una población nacional. Como tal, este estudio es el primer intento real de probar si las redes sociales en línea nos permiten aumentar el tamaño de nuestras redes sociales.


- Publicidad -