jueves, 29 septiembre 2022 7:33

Lecciones del pasado ante la cuarta revolución industrial

A finales del mes de enero, el Foro Económico Mundial (WEF) reunió a los líderes de lo países más ricos y poderosos del mundo para discutir la mejor manera de proteger sus riquezas y privilegios. Se continuó el debate del año pasado sobre la «Cuarta Revolución Industrial», un tema que tiene serias implicaciones para todos los pueblos del mundo.

El fundador y presidente ejecutivo del WEF, Klaus Schwab, dio este sucinto resumen de la cuestión:

«La Primera Revolución Industrial usó agua y vapor para mecanizar la producción. La segunda utilizó la energía eléctrica para crear la producción en masa. La tercero utilizó la electrónica y la tecnología de la información para automatizar la producción. Ahora una Cuarta Revolución Industrial se está construyendo sobre la Tercera, la revolución digital que comenzó a mediados del siglo pasado. Se caracteriza por una fusión de tecnologías que borra las líneas entre las esferas físicas, digitales y biológicas».

A primera vista, esta «revolución» parece abrir el camino a un enorme avance para la humanidad, planteando la posibilidad de que miles de trabajos peligrosos, insalubres o incluso aburridos sean realizados por ordenadores y máquinas, y los trabajadores liberados puedan disfrutar de más tiempo libre y vivir la vida al máximo.

Sin embargo, gran parte de la reacción a la «Cuarta Revolución Industrial» rompe todas esas ilusiones optimistas al centrarse, con toda razón, en las consecuencias negativas: la posible pérdida masiva de puestos de trabajo y el aumento de la desigualdad.

Cuarta revolucion industrial

Un estudio titulado «The Future of Employment: How Susceptible Are Jobs to Computerisation?» De dos académicos de la Universidad de Oxford, estima que un increíble 47% de los puestos de trabajo de los EE.UU. están en riesgo de ser automatizado en los próximos 20 años.

En África, el estudio prevé que el 85% de los puestos de trabajo en Etiopía, y más de la mitad de los de Angola, Mauricio, Sudáfrica y Nigeria podrían ser asumidos por la automatización. Sudáfrica será particularmente afectada porque ya tiene uno de los niveles de desempleo más altos del mundo, y estos nuevos acontecimientos harían empeorar la situación.

Y esta «revolución» también aumentará la desigualdad. Un informe del banco suizo UBS ha advertido que los más ricos se beneficiarán más. Se prevé que no sólo aumentará la desigualdad entre los países desarrollados y los países en desarrollo, sino que también aumentará dentro de los propios países a medida que el aumento de la automatización excluya a los trabajadores no cualificados y semicalificados.

Así que una «revolución» que debería mejorar la vida de los trabajadores es probable que arroje millones más al desempleo y a la pobreza. Incluso el archicapitalista Charles Schwab admite:

«La velocidad de los avances actuales no tiene precedentes históricos. En comparación con las revoluciones industriales anteriores, la cuarta … está interrumpiendo casi todas las industrias en todos los países. Y la amplitud y profundidad de estos cambios anuncian la transformación de sistemas enteros de producción, gestión y gobierno«.

Cuarta revolucion industrial

Admite que la «regulación» del gobierno es probable que sea ineficaz:

«Los sistemas actuales de políticas públicas y toma de decisiones evolucionaron junto con la Segunda Revolución Industrial, cuando los encargados de tomar decisiones tuvieron tiempo de estudiar un tema específico y desarrollar la respuesta necesaria o el marco regulatorio apropiado … Pero tal enfoque ya no es factible. Dado el rápido ritmo de cambio de la Cuarta Revolución Industrial y los amplios impactos, los legisladores y los reguladores están siendo desafiados a un grado sin precedentes y en su mayor parte están demostrando ser incapaces de hacer frente«.

Pero lo que falta a este defensor de la economía capitalista del «libre mercado» es cualquier entendimiento de que esta crisis expone una contradicción fundamental en el corazón del capitalismo. Schwab no reconoce que los problemas que advierte son causados por el mismo sistema que quiere preservar.

La única fuente de los beneficios de los capitalistas es el valor agregado por la explotación de la mano de obra no remunerada de los trabajadores y el valor que esto añade a la mercancía que producen o a los servicios que prestan, junto con un mercado de consumidores que pueden permitirse comprarlos.

Marx y Engels explicaron brillantemente las contradicciones subyacentes que se desarrollaron durante la «primera revolución industrial», que son aún más evidentes en la «cuarta revolución» de hoy. Con el fin de competir entre sí, las empresas siempre buscan formas de reducir los costos laborales, y por lo tanto, la sustitución de los trabajadores con máquinas parece una solución obvia. Las primeras empresas en hacer esto pueden hacer un gran y rápido beneficio al subvalorar los precios de sus competidores. Pero pronto los competidores se ven obligados a seguir su ejemplo y, debido a que la plusvalía agregada por menos trabajadores es menor, la tasa de ganancias cae.

Cuarta revolucion indutrial

Mientras tanto, los miles de trabajadores que han sido reemplazados por las máquinas no tienen el dinero para comprar los bienes y servicios que las máquinas están produciendo. Como dijo Nicolás Yan en The Future Society: «Después de todo, las máquinas no consumen como lo hacen los seres humanos: un bot de hamburguesas no puede disfrutar de un Big Mac, ni un droide en la fábrica desea comprar el iPhone que ensambla». Esto conduce a la sobreproducción de bienes que impulsa aún más los precios y los beneficios.

Todo lo que Schwab puede ofrecer como solución es el ahora banal por la llamada capitalista para que todas las clases trabajen juntas para establecer «una nueva conciencia colectiva y moral basada en un sentido compartido del destino«. Espera que los millones de trabajadores desempleados y empobrecidos ayuden a rescatar el mismo sistema económico y de clases que ha causado su miseria.

¿Pero podrá el capitalismo sobrevivir a la cuarta revolución industrial como lo hicieron con la primera, la segunda y la tercera? ¿El mercado resolverá el problema?

Debemos recordar que el capitalismo no sobrevivió a las revoluciones anteriores sin resistencia. Incluso los primeros tipos de automatización – máquinas de tejer – fueron aplastados por tejedores temiendo por sus puestos de trabajo. Exactamente hace 100 años, los trabajadores rusos derrocaron al capitalismo y en muchos otros países los trabajadores se levantaron en rebelión. La mayor crisis capitalista sólo terminó con la destrucción masiva de la capacidad productiva en la Guerra Mundial de 1939-1945.

A lo largo de estas revoluciones, el capitalismo sobrevivió al saquear los recursos del mundo colonial y utilizó a sus trabajadores como fuente abundante de mano de obra barata.

Esta nueva crisis será fundamentalmente diferente a las tres anteriores. Afectará simultáneamente a todos los rincones del mundo y afectará no solo a la clase obrera industrial, sino también a muchos «trabajadores de cuello blanco» (white-collar workers) que se ven a sí mismos como «clase media».

Ya hay indicios claros de que los trabajadores se enfadan y exigen un cambio, pero desafortunadamente, a menudo, son mal dirigidos por demagogos racistas como Donald Trump, para no atacar a los explotadores capitalistas, sino a sus compañeros víctimas y en particular a los inmigrantes que solicitan empleo.


- Publicidad -