jueves, 11 agosto 2022 6:53

Esto es lo que generará el muro de Trump al medio ambiente

Donald Trump firmó, el pasado mes, un decreto que da el impulso inicial a la realización de una de sus principales promesas de campaña: la construcción de un gran muro a lo largo de la frontera con México (de más de 3000 km de largo), que costará entre 14 y 20 millones de dólares, y tendría como objetivo evitar que los inmigrantes ilegales y las drogas entren en los Estados Unidos.

Un proyecto que genera una gran controversia

El proyecto del muro ha generado grandes críticas de grupos pro derechos humanos a causa de la catástrofe humanitaria que podría suceder (recordemos Berlín). Pero si en realidad se construyera, el muro plantearía otro problema: sería un desastre ecológico.

Una barrera como esa privaría a las poblaciones de animales, que viven en el frágil ecosistema del desierto de la frontera entre Estados Unidos y México, a los recursos alimentarios, de compañeros con quien aparearse y transcurrir por la principales las vías migratorias. Tal interrupción puede ocasionar un perjuicio irreparable a muchas especies, incluyendo especies muy raras como el jaguar de Sonora o el lobo gris mexicano.

El muro de Trump

Las barreras artificiales tales como carreteras o cercas tienen efectos terribles en la vida salvaje

De acuerdo con un informe provisional realizado por el Servicio de Pesca y Vida Salvaje de Estados Unidos el año pasado, una pared que cubre toda la frontera de 3000 kilómetros tendría un impacto directo sobre 111 especies en peligro de extinción, 108 especies de aves migratorias, cuatro reservas naturales y un número desconocido de zonas húmedas.

Las barreras artificiales como carreteras o alambradas tienen efectos terribles sobre la vida salvaje. Los ecosistemas son fluidos por naturaleza y los animales circularán libremente. Los obstáculos creados por el hombre privan al acceso a las fuentes de alimentos cuando no los matan.

La frontera entre México y Estados Unidos atraviesa un conjunto de entornos, incluyendo dos ecosistemas únicos para esa extraordinaria biodiversidad: el Valle del Río Grande en Texas, y las Sky Islands en el suroeste. El Valle del Río Grande es una de las regiones con mayor biodiversidad de los Estados Unidos, ya que alberga más de 700 especies de vertebrados y genera 463 millones de dólares al año gracias a los turistas que se acercan para la observación de los animales. Los linces, pecaríes, ocelotes, venados, 500 especies de aves migratorias y multitud de anfibios y reptiles dependen del hecho de poder moverse libremente por la región.

Lobo gris mexicano

Se puede predecir grandes daños en en especies autóctonas 

Podemos predecir el daño causará el muro observando lo que está sucediendo en algunas partes de la frontera que ya tienen un problema similar. Más de 1000 kilómetros de la frontera de California a Texas, encontramos las cercas de alambre de púas y casi 6 metros de altura, instaladas por la administración Bush en 2005. En 2011, se observó que 16 especies habían disminuido en el territorio un 75%. Algunas especies extremadamente raras, como el ocelote (Texas, cuenta con solo 50 en total en los Estados Unidos) fueron totalmente privadas del acceso a sus homólogos mexicanos, más diversificados – que revierte en una pérdida de la diversidad genética. Ya se han visto a bisontes saltar vallas coronadas con alambre de púas para intentar tener acceso al agua y la comida.

Louise Misztal, bióloga y directora de la Sky Island Alliance (Arizona), comentó que “lo que es interesante con la infraestructura fronteriza ya existente es que realmente afectan a todas las especies. Tanto para un oso que no puede pasar, como para las ranas más pequeñas. Las vallas son intransitables, incluso para pequeños animales ”.

En el suroeste de los Estados Unidos y el noroeste de México, un espacio único para la biodiversidad se encuentra entre las montañas de la Sierra Madre y las Montañas Rocosas, las especies tropicales como el jaguar y el ocelote del noroeste mexicano se encuentran con especies como los osos y los pumas del sur de Arizona.

Jaguar mexicano

Mamíferos, en un territorio extenso, como pumas, osos, jaguares u ocelotes necesitan desplazarse entre las diferentes zonas de montaña para tener acceso al agua y la comida que necesitan”, dijo Misztal.

“Con el cambio climático, muchas especies se mueven, y algunas migran hacia el norte. Es necesario tener en cuenta estos movimientos.”

Con el muro, Trump obligará a los jaguares “pionners” a emigrar a los Estados Unidos y repoblar la zona. El muro también reducirá la pequeña población de lobos mexicanos – alrededor de 100 individuos – a la mitad, es la especie del lobo gris en mayor peligro de extinción del mundo. Más allá de estos efectos inmediatos, un muro que se extienda a lo largo de toda la frontera también obligará a las especies a un cambio de territorio y de forma de vida para adaptarse a los cambios del clima.

El proyecto de la construcción del muro, puede enfrentarse a muchos obstáculos, entre ellos el nivel puramente logístico, y también debe hacer frente a la ira de los ganaderos y los residentes locales que se niegan a abandonar sus tierras.


- Publicidad -