miércoles, 7 diciembre 2022 0:04

Weimei: De liberar móviles a lanzar tu propia marca

Nos encontramos con Juan Yuan en un centro de negocios del centro de Madrid para hablar de Weimei, la marca de móviles que han puesto en el mercado él y su primo Pablo. No dejan de ser la adaptación para el mercado ibérico de los populares terminales de la marca china Gionee, pero no se asusten. Frente al escándalo de Zetta, que vendía en nuestro país terminales Xiaomi sin que los chinos los supiesen, estos emprendedores hispano-chinos tienen todos los papeles en regla

Da gusto hablar con Juan porque es, por encima de todo, un joven al que le gusta la tecnología. Y como a nosotros también, la relación es muy fluida. Nos cuenta, por ejemplo, que él era el chino de la tienda “del chino”. Y sí, que un chaval que empezó liberando móviles en la tienda de sus padres lance su propia marca tiene un encanto indiscutible.

P. ¿Cómo surge tu pasión por la tecnología? Porque se te nota…

Mi padre empezó con una tienda de fotografía. Cuando el revelado se terminó, puso una tienda de pequeña electrónica, lo que vienen a ser unos decomisos. De adolescente, a partir de los 15 años, iba en vacaciones a trabajar y a ayudar en la tienda. Y me gustaba mucho trastear, me ofreció un gran abanico de conocimientos sobre electrónica.

P. ¿Estabas ahí, liberando móviles?

¡Sí! Recuerdo que mi primer móvil a liberar fue un V3 de Motorola. Había que limar la placa base con un pequeño aparato. Recuerdo también que con la serie N de Nokia tenías que utilizar ¡un microscopio!

P. ¿Cómo surge la idea de lanzar una marca?

 En 2014 estaba trabajando en Inglaterra y mi cofundador, Pablo, en Italia. Vimos que había un hueco, que muchos productos chinos estaban mejorando. Sabíamos que era clave elegir proveedor. El primero fue Unistar, pero tuvimos problemas, especialmente de tiempo. Planeábamos acciones y lanzamientos y no cumplían los plazos. Por eso apostamos por un fabricante que es top 5 en China, Gionee, y ellos por nosotros.

20170126_173517

P. El caso de Zetta ha afectado a la imagen de marca de los nuevos entrantes…

No me gusta hablar de otras marcas, pero nosotros hemos sido transparentes desde el principio. No escondemos que todo lo fabricamos en China. Como casi todos los demás. Nuestra relación con Gionee es muy sólida, tanto sobre el papel como en lo personal. Somos su socio exclusivo en España y Portugal.

P. ¿No existe riesgo de que con el tiempo pasen de vosotros y lancen aquí su marca?

Ése es un pensamiento occidental. En China no se funciona así. Están cansados de contratos de varios tomos  Ahí las relaciones interpersonales son mucho más importantes. Sin esa relación es muy difícil hacer negocios en China. Hay que esforzarte en conocer a tu socio más que en blindar un contrato.

P. ¿Objetivos de negocio? En otros medios habéis hablado de un 2% de cuota…

Queremos crecer lo máximo posible. En 2015 probamos cómo estaba el agua de la piscina, en 2016 nos zambullimos y en 2017 queremos bucear. Vamos a ampliar nuestros puntos de venta y vamos a intentar crear más confianza en Weimei en el usuario y en el punto de venta. Creemos que tenemos un buen producto y hay muchos puntos de venta más pequeños, como los Milar, o Tien21, que al final suman más de 10.000 tiendas y no tienen el apoyo de los grandes fabricantes. Queremos trabajar ese canal alternativo. Para ello, este año tendremos gestores de punto de venta, promotores que recorran las tiendas y den apoyo al canal.

P.
¿En qué os diferenciáis radicalmente de la competencia?

Tenemos una relación caldiad-precio muy competitiva, pero lo que hacemos y otros no es ofrecer la función de tener dos tarjetas SIM y un WhatsApp funcionando en cada uno. También nos diferenciamos en nuestra interfaz WEOS, que está pensada en maximizar el rendimiento. Todo lo que sea “bonito” pero ralentice el terminal se queda fuera.

P. ¿Cuándo las cámaras de la gama media igualarán a las de la gama alta?

Antes sólo hablábamos de megapíxales. Ahora hablamos de quién fabrica la cámara, de la apertura, del tipo de megapíxeles. Buena parte, en todo caso, todavía está en el software. Cuando lleguemos ahí habrá otras cosas. Esta industria cambia tan deprisa que no te puedes quedar parado.

P. Siempre hubiera dicho que si se incendian terminales os iba a pasar a un fabricante pequeño y no a Samsung…

Hay que recordar que un teléfono está compuesto por más de 500 piezas de un centenar de fabricantes. Muchos los compartimos. Nadie está a salvo al 100% por mucho que nos esforcemos.

P. Parece que ha llegado el final del dominio del operador como vendedor de móviles…

El mercado libre se ha puesto a la par con el de operador. Sigue siendo el más difícil para entrar, pero hemos tenido conversaciones con ellos. El problema no es la homologación. Puedes homologar un dispositivo por 20.000 euros y conseguir la homologación CEE por otros 10.000. El problema es el tiempo.

P. ¿Cada cuándo pensáis renovar vuestro tope de gama?

El We Plus 2 salió el pasado diciembre, y esperamos nuevos productos al final del segundo trimestre del año y sacar un terminal de referencia cada 8 o 10 meses.

P. ¿Qué significa Weimei?

‘El único’.

P. ¿No son vuestro principal rival las páginas que importan teléfonos desde otros mercados?

No son competencia, juegan a otra cosa. En esas web no hay IVA, aranceles, sello CEE, patentes y un largo etc. Son mucho más baratos pero no tienen soporte. Hay un público preparado para asumir ese riesgo, pero no es el nuestro.

Seis marcas de móviles y una estafa que irrumpieron en España en 2016


- Publicidad -