lunes, 4 julio 2022 13:22

El ‘Robinhood’ de las Cajas de Ahorro: “La Audiencia Nacional deja entrever mala conciencia”

Esta semana hemos vivido un momento insólito para la justicia española. El ver a los primeros banqueros condenados ingresar en prisión por el desfalco a las Cajas de Ahorro. Han sido los responsables de Novacaixagalicia, con su expresidente Julio Fernández Gayoso a la cabeza, quienes lo han hecho. La Audiencia considera que los delitos cometidos -administración desleal en concurso de leyes y apropiación indebida- son muy graves y deben entrar en la cárcel. Aunque no sólo por eso, también porque no han ingresado los más de 84 millones de euros que se les reclaman.

Es el final de una aventura que arrancaba allá por 2011, cuando un abogado coruñés -Pablo Arangüena- harto de ver lo que estaba ocurriendo en la caja gallega, se plantó en el juzgado y presentó unía denuncia. De entonces aquí todo ha cambiado, porque ha sido la fiscalía la que ha capitaneado todo el proceso que ahora concluye, aunque muchos se preguntan si las penas deberían haber sido mucho más estrictas.

P ¿Satisfecho con la decisión de la Audiencia Nacional? 

Me llama la atención por dos cosas: el motivo fundamental para su entrada en prisión es que no hayan ingresado las responsabilidades civiles. Pero también me resultan llamativas otras consideraciones de la Audiencia Nacional. Habla de la gravedad y el reproche social que merecen. Esto es incoherente con la levedad de la sentencia que se impuso en su momento. Deja entrever una mala conciencia. Sobre todo, teniendo en cuenta el tirón de orejas del Supremo cuando estudió el caso al indicar que las penas eran “benévolas”.

P ¿Por qué decidió presentar la denuncia original? 

Básicamente por cabreo e indignación. Lo que ocurría era impresentable. Indemnizaciones millonarias. Mejoras en las contrataciones y en las condiciones. Todo ello en una situación en la que las Cajas estaban muy mal y se dudaba de su viabilidad, hasta se sabía que muchas estaban quebradas. No entendía que nadie hiciera nada. El tema de las Cajas era objeto de titulares todos los días, pero nadie movía ficha.

P ¿Qué le dijeron en casa cuando dijo que iba a ir contra Novacaixagalicia?

Que si lo había pensado bien y que si estaba loco. Las Cajas en aquel momento eran muy importantes. Eran las entidades más poderosas que había a nivel financiero y empresarial con influencia política. Nunca recibí nungun tipo de presión.

P ¿Se ha actuado con diligencia en la investigación de las Cajas de Ahorro? 

No se actuó con diligencia por parte de los gestores. Tampoco de los consejos de administración. El sistema tampoco ha sabido darle salida. No se ha respondido dadas las conductas y la gravedad social que se ha vivido.

P En el caso de su denuncia, ¿deberían  haber sido más duras las penas? 

Sí. En mi opinión. Pero la fiscalía y ADICAE (pero sobre todo la fiscalía) no ha llevado a cabo su labor con toda la rotundidad que requería el caso. No alcanzo a entender por qué sólo pidió tres años de prisión para los acusados.

P ¿Servirá como precedente para que otros responsables de Cajas vayan a la cárcel? 

Los precedentes en estos casos son relativos. Los jueces aplican la Ley. No se piensa en nada más. Que se pueda dar la circunstancia de que otros entren: sí, porque hay causas abiertas. A lo mejor puede estimular autos de ingreso en prisión si no se satisfacen responsabilidades civiles. Si es algo similar, vaya, pero no por sistema.

P ¿Por qué sólo actuó en el caso de la Caja Gallega? 

El derecho penal estudia situación a situación. Sé que hay otros procedimientos similares abiertos. Otros distintos. La justicia funciona por casos concretos y no hace causas generales. Es posible que lo que ocurrió aquí fuera más impúdico, descarado, que en otros casos.

P ¿Qué ha fallado en las Cajas de Ahorro? 

La regulación, el hecho de que eran un patrimonio de todos que no era de nadie. Una serie de gente se fue apropiando, en cierta forma, de ese patrimonio. Los consejos no han estado a la altura de las circunstancias, y no eran mudos. Ha habido complicidades de casi todo el mundo. De todos los actores institucionales del país. Los que estaban presentes en el Consejo de Administración, de mirar a otra parte, de no levantar la mano y decir que esto no puede ser así.

Aparte de esto, la crisis y la sobre exposición al sector inmobiliario. Se metieron de forma entusiasta en él, y cuando todo estalla fueron las grandes afectadas. Y, sin duda, la vinculación política.

P ¿Hay responsabilidades políticas? 

Éticas las que se quieran. Jurídicas pocas. Los que estaban en el consejo sólo cobraban las dietas y miraban para otro lado. La complicidad ha sido total y absoluta.

P ¿Echas de menos que haya más ciudadanos como tú? 

No que sean como yo, que es subjetivo. Sí que en este país cuando hay una situación de este tipo la gente debe movilizarse y denunciar. Igual que hicieron con las preferentes cuando les tocaron el bolsillo. Al final, esto nos afecta, porque hemos puesto 9.000 millones de euros que se han puesto para rescatarlas. Falta cultura de denuncia, de combate, de hacer cosas eficaces.


- Publicidad -