lunes, 4 julio 2022 13:25

Sony, Panasonic, Sanyo y Samsung montaron un cártel de baterías recargables

La Comisión Europea ha sancionado a Sony, Panasonic y Sanyo con 165 millones de euros por formar un cártel en torno al mercado de baterías recargables que se emplean en dispositivos móviles. Según revela Bruselas estas compañías intercambiaban información y desarrollaban estrategias conjuntas que terminaban en una política de fijación de precios.

Dentro del cártel se encontraba también Samsung, pero no ha sido sancionada por haber sido la responsable del chivatazo. Unos hechos que se remontan al período entre 2004 y 2007 cuando estas empresas tenían un acuerdo de “no agresión”, dice la Comisión Europea, basado en dos aspectos esenciales: acordar los tiempos de subida de precios, en un momento en el que el cobalto (uno de los principales elementos de las baterías) sufría un incremento de precio; y, también, intercambiaban material sensible como previsiones de demandas y precios, o posibles ofertas que desarrollaban algunos fabricantes de dispositivos.

Samsung fue la compañía que alzó la voz de alarma, y se ha librado de la sanción impuesta

Unos contactos que, según han confesado los integrantes, se producían generalmente en Asia, aunque en alguna ocasión participaban sus responsables europeos. Además, aunque se desarrollaba fuera de nuestras fronteras, la Comisión considera que terminó afectando a los usuarios europeos.

Todas las empresas han reconocido su participación, y han aceptado la sanción impuesta. Samsung, al ser la que se ‘chivó’ queda exonerada, mientras que Sony deberá pagar 29,8 millones; Panasonic 38,8 y Sanyo 97,1 millones de euros.

Las baterías recargables de Ion-Litio, son las más comunes en los dispositivos móviles. Se pueden dividir en dos tipos según el uso que tengan y la demanda. Están las que tienen un aspecto cilíndrico que son empleadas en tabletas u ordenadores; mientras que los dispositivos más pequeños utilizan las que se llaman baterías polímero. Todas ellas se vieron afectadas por el cártel, según revela la Comisión Europea.


- Publicidad -