viernes, 2 diciembre 2022 15:08

Los datos de ventas de los coches híbridos y eléctricos engañan

Y engañan porque, de no ser por las elevadas cifras de matriculación durante el mes de noviembre, en el cual registraron la cuota más alta de su historia (en España, un 3,4%) el resultado sería negativo. Estamos hablando de las matriculaciones de los vehículos eléctricos, que han logrado un asombroso incremento en noviembre del 51,4% respecto al resto del año. Este dato es enormemente engañoso, porque el volumen de unidades que se venden son ridículas (comparadas con el resto de vehículos a motor de combustión interna): son solamente 577 unidades. Si tenemos en cuenta que el mercado anual (en el total del año 2015) ronda el millón de vehículos, podremos fácilmente darnos cuenta de la nimiedad y la poca incidencia que sobre el total de ventas tienen los modelos híbridos y eléctricos. Aún así, en el acumulado del año los eléctricos son ya 4.205 los matriculados en España, que dada la escasez de cobertura e infraestructuras para ellos, es un dato bastante digno.

En cuanto a los híbridos, aunque mejoran los números de los eléctricos, tampoco es para lanzar las campanas al viento: sus matriculaciones han experimentado un incremento en octubre del 60,5%, lo que supone en unidades un volumen de 2.781 coches. Entre enero-noviembre estamos hablando de un acumulado de 27.8520 unidades, un incremento en ese periodo del 67,2%. Traduciendo: se venden más, pero no para hacer frente al vehículo con motor tradicional.

hibridos en España

Aún así la línea ascendente es un dato esperanzador para el mercado, y para su futuro, en donde las nuevas incorporaciones de modelos, con su variable oferta, parece tener un efecto llamada bastante destacable e incide favorablemente en su número de matriculaciones. Habrá que ver cómo responde el mercado cuando esas nuevas incorporaciones no sean vehículos totalmente nuevos (Renault Zoe, Citroen E-Mehari…), sino restylings o, en su caso, el parque envejezca. Porque de mantenerse esta tendencia podría ser factible lo que patronal y fabricantes desean: convertir a España en el «Hub» del vehículo alternativo. Que lo logren depende un poco del abaratamiento y competitividad de los modelos respecto a sus variantes de combustibles fósiles y de la concienciación por unas ciudades libres de humos y contaminación y, por lo tanto, más saludables y respirables.

Nota: Los datos incluyen vehículos eléctricos puros (BEV), de autonomía extendida (E-REV), e híbridos enchufables (PHEV).


- Publicidad -