La crisis sanitaria y económica tras la pandemia del coronavirus está obligando a los empresarios a reinventarse, pero a muchos de ellos no les sale las cuentas y se están viendo obligados a rescindir el contrato de alquiler con el casero.

En una entrevista para MERCA2, el Associate Director de Landlord Rep Offices en Colliers, Antonio Andreu, asegura que “están saliendo al mercado oficinas ocupadas por empresas con problemas derivados del covid-19, pero en el corto plazo esta nueva oferta no será relevante y, en parte, podrá mitigar la escasez de oferta que venimos sufriendo en el mercado desde 2018”.

En este sentido, cree que “es muy probable que empresas a las que el teletrabajo haya dado buenos resultados durante los tres últimos meses, se planteen reducir espacios en sus oficinas o definan desde cero su estrategia de sede o sedes”.

Pero desde Colliers descartan que los empresarios elijan esta opción, ya que es una decisión que “requiere de un análisis y un estudio sosegado en un periodo de tiempo mayor para observar los resultados en el medio y largo plazo”.

Tampoco ven viable que se produzca una tendencia al alza de la descentralización de las empresas, en la que el empresario opte por separar en varias oficinas a sus equipos para minimizar el riesgo de un posible contagio de coronavirus. “Puede tener su lógica, pero los costes de deslocalizar sedes son muy elevados al no generar economías de escala, y el grado de comunicación e integración de los equipos disminuye”, critican.

OFICINAS DISPONIBLES

La crisis económica ha afectado a la mayoría de los sectores del país, aunque muchas empresas han podido salvar su negocio mediante el teletrabajo. Sin embargo, los expertos auguran que se repetirán ciertos patrones que se vieron en anteriores crisis.

En este sentido, Antonio Andreu tiene claro que hay determinadas zonas en las que habrá un mayor número de oficinas disponibles. “Claramente las zonas descentralizadas en la periferia son las que siempre ofrecen en todos los ciclos una mayor disponibilidad, y esta situación se repetirá en el futuro”.

Según los datos que maneja Colliers, la disponibilidad en el interior de la M-30 se sitúa por debajo del 5%, mientras que fuera de la M-30 está por encima del 10%. De este modo, queda claro el músculo financiero de los inquilinos que se hospedan en el centro de la capital.

GIGANTES DEL SECTOR

En cuanto a las socimis de la talla de Colonial y Merlín Properties, desde Colliers lo tienen claro: “Cuentan con un portfolio de activos con excelentes ubicaciones y unos ratios de ocupación por encima del 95%. Estas ubicaciones privilegiadas son muy defensivas y les harán sufrir menos, tanto en desocupación como en bajada de rentas”.

Por otro lado, ante los rumores de posibles bajas entre los inquilinos de La Finca, Antonio Andreu lo desmiente, y asegura que “es un parque modélico por su gestión y capacidad para fidelizar a sus arrendatarios, en su mayoría multinacionales” de la talla de Accenture, Microsoft u Orange.

Además, insiste en que ha tenido un “excelente comportamiento” desde su salida al mercado en 2001, con una ocupación casi siempre del 100% de sus más de 120.000 metros cuadrados, y muchas veces con lista de espera.

“Los mismos arrendatarios del parque han ido absorbiendo los espacios que liberaban otros inquilinos, creando un micro mercado con rentas muy por encima de la zona en la que se ubica, y sin disponibilidad”, y añade que “actualmente, la ocupación es del 96%, por una salida puntual de un arrendatario, y creemos que mantendrá sin ninguna duda sus altos niveles históricos de ocupación”, explica el Associate Director de Landlord Rep Offices en Colliers.

MADRID Y EL MERCADO DE LAS OFICINAS

Pese a los efectos de la pandemia, desde Colliers se muestran optimistas: “Madrid siempre ha sido un mercado atractivo para los inversores extranjeros”, y les seduce la idea de invertir en productos alquilados, con contratos a largo plazo y con arrendatarios de calidad.  “La reciente compra de Helios por un inversor coreano demuestra el apetito de los fondos extranjeros por Madrid”, añaden.

Y no solo los inversores extranjeros apuestan por ampliar su negocio en Madrid, sino que Antonio Andreu asegura que tanto la capital, como Barcelona, soportan una fuerte demanda de compañías extranjeras que quieren asentarse. “Tenemos grandes proyectos para poder atraerlas. Además, existen otros factores diferenciales que facilitan esa atracción como calidad de vida y clima, niveles salariales, costes competitivos y unas excelentes comunicaciones e infraestructuras”.

Comentarios de Facebook