Telefónica se ha vestido de largo para presentar el relanzamiento de Wayra, su incubadora de startups, con la que planea una gran expansión en Europa y Latinoamérica. 

Su creador, Gonzalo Martín Villa, lo define como “un bebé que se hace mayor”. La lanzadera cuenta con un centenar de proyectos de emprendedores a sus espaldas, en 16 países, y muchos otros haciendo cola para entrar. La empresa ha sufrido una gran evolución, tras multitud de ajustes, pero su principal valor ha sido la paciencia, según señala Martín Villa.

En un mundo que corre tan deprisa, Wayra se ha abierto paso en el universo de la innovación y del emprendimiento, y ha conseguido diversificarse mucho en siete años. “Invertíamos 50.000 euros en una startup y no veíamos resultados, pero hemos sido pacientes y ahora vemos que muchas van bien”, apunta Martín Villa.

En estos siete años la compañía ha invertido más de 160.000.000 de euros en proyectos, 400 de ellos siguen activos dentro del programa ‘Innovación Abierta’, y aproximadamente una veintena han alcanzado valores que superan los 50 millones de dólares.

Esta Wayra es una ruina

Wayra prosigue acumulando pérdidas aunque en esta ocasión se han aminorado con respecto a 2015.

Para Miguel Arias, emprendedor que ha cogido el relevo en el mando de Wayra, el ecosistema ha cambiado mucho. “Creía que sabía mucho de emprendimiento, pero cuando llegué aquí no pude ni imaginar todo lo que me quedaba por saber”, asegura. Según se criterio, las startups hoy en día buscan algo más que la financiación, buscan un negocio conjunto y a escala.

Para Arias, la nueva estrategia de Wayra pasa por la que inteligencia artificial, el internet de las cosas, el blockchain y el 5G, entre otros, formen parte del ADN de la entidad, “este es un momento clave para la compañía”, matiza.

“Cuando era emprendedor salía de las reuniones con los ojos vidriosos y con el convencimiento de que iba a salir el proyecto adelante, ahora me siento yo frente a los emprendedores y veo ese brillo, esa es la esencia”, apunta.

WAYRA AMPLÍA LOS FONDOS PARA FINANCIAR PROYECTOS

Wayra se reinventa para apostar por el negocio conjunto con sus startups. Quiere crear una red global que permita acceder a gobiernos y compañías, y que esa relación sea bidireccional, además a partir de ahora la financiación de programas será más arriesgada, con fondos de 250.000 euros para los proyectos que apadrinen.

Wayra nació en 2011, y ahora cuenta con 100 empresas. Su aspiración es duplicar el número de emprendedores que puedan trabajar con ellos, y para ello ha optado por una apuesta económica más arriesgada. La idea es que el adolescente crezca, viaje y recorra el mundo con sus proyectos innovadores y se expanda por el mundo.

Para María Jesús Almazon, consejera Delegada de Telefónica España, Wayra reportará ingresos en el futuro no lejano, ya que genera un valor a la compañía y acerca al cliente.

Comentarios