Vodafone

Vodafone ha anunciado la venta del 100% de su filial en Nueva Zelanda a un consorcio formado por las fondos de inversión Infratil Limited y Brookfield Asset Management. El grupo británico recibirá 3.400 millones de dólares neozelandeses (2.100 millones de euros) en efectivo.

Vodafone Antonio Coimbra

Vodafone arriesga al máximo: deja el negocio móvil sin valor por su ‘barra libre’

Desde que Vodafone España plantease un ERE para su plantilla, el operador rojo ha tenido que reinventarse en ciertos aspectos. Lo primero, junto con...

En un comunicado, la compañía explica que esta operación, que está previsto que se complete en su ejercicio fiscal 2020 una vez obtenidas las aprobaciones de los reguladores, implica un múltiplo de 7,3 veces el resultado bruto de explotación (Ebitda) ajustado de su ejercicio fiscal 2019, que concluyó el pasado 31 de marzo de 2019.

En este contexto, el grupo británico anuncia que, una vez cerrada la operación, iniciará un acuerdo de socio de mercado con Vodafone Nueva Zelanda, que incluirá el uso de la marca Vodafone, acuerdos preferentes en roaming y acceso a la plataforma global de Internet de las Cosas (IoT) de Vodafone, así como una gama de servicios para los mercados de particulares y empresas.

El consejero delegado del grupo Vodafone, Nick Read, ha señalado que un aspecto importante de la estrategia de la compañía es la gestión activa de su cartera y el desapalancamiento de la empresa, aspectos que quedan demostrados con esta operación de venta de su filial en Nueva Zelanda.

“Siempre hemos estado orgullosos de nuestra filial en New Zealand, que cuenta con un gran equipo, y esperamos seguir manteniendo una relación cercana a través de nuestro acuerdo de socios de mercado”, ha incidido Read.

EL VALOR DE LOS ACTIVOS EN VODAFONE BAJÓ EN ESPAÑA

A finales del pasado año Vodafone provisionó 2.900 millones al rebajar el valor de sus activos en España, como consecuencia de “las difíciles condiciones actuales económicas y comerciales“. La fuerte competencia en este mercado ha hecho que los directivos “revalúen las expectativas futuras del negocio”, provocando ese ajuste contra los resultados de abril a septiembre.