Vodafone
Foto: Bloomberg.

No corren buenos tiempos para Vodafone España. La filial del grupo británico ha anunciado hace poco un ERE que afectará a cerca de 1.000 personas. Además, los datos sobre captación de clientes llevan meses en caída. Pero ante este contexto complicado hay algo que puede venir de cara: la próxima subasta de espectro de radio para 5G.

En primer lugar, fuentes conocedoras de la situación aclaran a MERCA2 que en la próxima subasta de espectro, sobre todo la banda de 700 Mhz, que es una de las imprescindibles para el desarrollo de 5G, Vodafone irá a por todas. Es decir, la actual coyuntura laboral no será un freno para que el operador rojo invierta en desarrollar el despliegue de esta tecnología.

Así, no se espera que la compañía dirigida en España por Antonio Coimbra juegue a la defensiva frente a Telefónica y Orange. En el operador siempre han estimado que la calidad del servicio está por encima de todo; de ahí se entiende dicho movimiento.

Todo el contexto de la subasta de 700 Mhz puede volver se cara a Vodafone, pese al mal momento actual

Además, a tenor de los últimos acontecimientos en torno a la subasta puede que el escenario para Vodafone sea favorable, sobre todo para sus doloridos intereses económicos. Por un lado ya se conoce que la subasta será en 2020; y, en concreto, lo más cercana en el tiempo a la obligatoriedad de Bruselas de disponer de todo el espectro disponible. Por lo tanto, no habrá que anticipar la importante inversión económica necesaria para pujar por el espectro.

De otra parte, el director general de Telecomunicaciones del Ministerio de Economía y Empresa, Roberto Sánchez, ha asegurado en más de una ocasión que el Ejecutivo no tiene la intención de que la subasta se convierta en algo recaudatorio. Así, se entiende que el Ministerio de Economía, encargado de la subasta, dispondrá todo para que las pujas sean racionales y quede margen en la inversión para despliegue.

Con estos dos condicionantes parece que Vodafone puede salvar una importante ‘bola de partido’ a nivel económico y, sobre todo, generar la sensación en el mercado de que, pese al ajuste de plantilla que va a realizar, la compañía seguirá invirtiendo en mejorar la calidad de su servicio.

VODAFONE SE MANTIENE FIRME

Sobre las supuestas dudas en torno a la calidad del servicio, y cómo afectará el próximo ajuste de plantilla, desde la compañía aseguran que bajo ningún concepto los usuarios notarán nada al respecto con lo que tengan contratado.

En este sentido cabe recordar que el operador rojo ha mantenido una importante estrategia comercial en los diferentes segmentos de negocio. Tal es el caso, que fuentes conocedoras de la actividad comercial de la compañía aseguran que Lowi está teniendo un desempeño de ventas muy bueno. Algo que beneficia al operador porque, en cierto modo, consigue impulsar a su favor el saldo de portabilidades. Además, aunque sean clientes con una factura menor de lo que sería tener ofertas convergentes, todo suma.

Esto es importante porque el mercado es muy distinto a como era apenas hace un año. Los clientes han evolucionado a formas más sencillas de servicios, pese a que la paquetización también gana terreno. Por eso, cada vez es más importante posicionar las marcas low cost, un segmento donde todos los operadores han aumentado sus apuestas.