Verse guapo y limpio siempre ha sido uno de los mayores deseos de la sociedad moderna. La demanda de los productos de higiene y belleza ha sido un bien apreciado por muchos, lo que ha supuesto un aumento de la demanda en este sector del mercado. Y esto unido a que ha sido el sector que ha ofrecido precios más bajo, les ha llevado a situarse en 6.087 millones de euros en 2017. De hecho, la perfumería ha sido la única categoría que bajó precios en la cesta de la compra, tanto es así que se abarató un 1,6% en 2017, según un estudio de tendencias en belleza y cuidado personal.

Cuando hace tres años volvió a crecer el mercado de gran consumo y los productos se encarecían, la belleza fue lo más asequible, algo que se mantiene a día de hoy, bajando precios un 2,5%. En cuanto a dónde se venden más productos de este segmento hay que decir que, según un análisis del mercado de belleza en España, 2 de cada 3 euros se generan en tiendas especialistas mientras una cuarta parte de los productos se venden en supermercados, un 23%. El ‘mass market’ se convierte en el lugar de compra más accesible y que creció un 4,5%.

Gracias al abaratamiento de estos productos, los españoles pudieron incluir más productos de perfumería en la cesta de la compra, un 3,2% de productos más por menos dinero. En este contexto, el sector experimentó un crecimiento total de 1,7% en comparación con el año anterior alcanzando, así, los 6.087 millones de euros citados con anterioridad.

El mercado de la higiene alcanza un total de 3.279 millones de euros. De esta forma, el sector de la higiene corporal fue el que mejor se comportó en ventas con un 2,6%. Mientras, el afeitado decreció un 1,1% por la irrupción de las barberías de toda la vida. Irrupción que se debe al incremento de la nueva moda hípster.

Según el Regional Client Business Partner de Nielsen, no se puede olvidar el canal online que tiene un peso del 1,2%. Resulta un peso bajo, pero con importantes datos de crecimiento. De hecho, la perfumería selectiva, en Internet, es el 2% de las ventas.

Perfumerías en guerra

La marca de perfumes catalana Puig aumentó en 2017 sus ventas un 8,1%, facturando un total de 1.935 millones de euros. Es por esto que el beneficio de la compañía se disparó un 47% hasta llegar a los 228 millones de euros. Aunque no han llegado a superar su objetivo principal están contentos con el crecimiento y aspiran a llegar a los 3.000 millones de euros en el año 2025.

Es el quinto grupo mundial de fragancias y ha obtenido un aumento de ventas del 28% en tres años, lo que supone un crecimiento mayor que el del propio sector, como así lo afirmo Puig. Además, vende en más de 150 países y tiene filiales en 26 de ellos.

Pero este crecimiento se vio oscurecido por el enfrentamiento que tuvo con otra de las grandes empresas de perfumería españolas. En este caso se trata del rey de los perfumes de equivalencia, Saphir Perfumerías. Esta última, de gran visibilidad tras patrocinar la última edición de los Premios Goya, también factura cerca de 50 millones de euros y lleva dos años creciendo por encima del 30%.

Este éxito no ha estado exento de polémica, y es que Saphir perfumerías fue denunciado por Puig por supuesta competencia desleal. Es más, la sentencia les acusó de publicidad ilícita y aprovechamiento de la reputación ajena, ya que sus perfumes son imitaciones de grandes marcas.

Comentarios