A pesar de que consideramos que Lidl tiene productos de calidad, es cierto que tiene algunos productos que es mejor ni mirar. Claro está que, cuando compras en un supermercado que te ha dado tantas satisfacciones (gastronómicamente hablando), piensas que todos los productos del supermercado merecen la pena, cuando la realidad es precisamente otra.

A continuación vamos a conocer las veces que Lidl nos la clavó hasta el fondo por ofrecernos productos de calidad dudosa. Así que, si quieres salvarte de comprar algunas cosas que no merecen la pena, o que al menos nosotros lo consideramos, no te pierdas nuestra siguiente lista.

Fiambre en Lidl

El fiambre en Lidl tampoco es uno de esos productos que podemos recomendar, ¿Por qué? Pues porque, en general, tienen un porcentaje muy bajo de carne, ya sea pollo o cerdo. El porcentaje apenas llega al 70%, en el mejor de los casos, lo que significa que el resto de ingredientes no son nada saludables para el organismo.

Es por eso por lo que consideramos que Lidl nos la ha clavado con el fiambre. Cuando compras jamón cocido, por ejemplo, esperas comer jamón cocido, ¿No es cierto? Pero lo cierto es que, al final, consumes de todo menos el jamón cocido.

El caso es que esto no solo ocurre en el supermercado de Lidl, ocurre en muchos más y es algo que deberíamos tener vigilado. Así que no olvides mirar bien los ingredientes de los fiambres antes de comprarlo.