Vanguard Group

La perspectiva de rendimientos más débiles en EE.UU. provoca que los mercados emergentes, en especial América Latina, sean mucho más atractivos, según un estratega de la segunda administradora de fondos más grande del mundo.

“Los mercados emergentes se han visto tan golpeados que comenzaron a ser bastante más accesibles” señaló Jonathan Lemco, estratega de inversiones de Vanguard, que administra 5,1 billones de dólares de activos (algo menos de 4.500 millones de euros). “América Latina podría tener las mejores ventajas del mundo, pero hay que tener cuidado”.

Los bonos internacionales de las naciones en desarrollo experimentarán su primera pérdida anual en cinco años, ya que la fortaleza del dólar, los mayores rendimientos de Estados Unidos, el aumento del proteccionismo comercial y la agitación en Turquía y Argentina reducen la demanda por activos más arriesgados. Sin embargo, lo peor ya puede haber pasado en medio de la creciente especulación de una pausa en el alza de las tasas de la Fed el próximo año y la posibilidad de una tregua en la guerra comercial entre Estados Unidos y China.

BlackRock

Así invierte Blackrock 20.000 millones de euros en el Ibex 35

El valor de mercado que Blackrock, la mayor gestora de fondos de inversión del mundo, tiene en el Ibex 35 alcanza los 20.500 millones...

Al mismo tiempo, la perspectiva para las acciones estadounidenses se está debilitando, señaló Lemco. Después de años de rendimientos del 10%, las acciones en EE.UU. deberían rendir entre el 5 y el 7% el próximo año y generar un ingreso fijo cercano al 3 a 5%.

Es posible que los mercados emergentes reciban un nuevo impulso a partir del sábado. Donald Trump dijo el jueves que está muy cerca de “lograr algo” con China. El mandatario estadounidense habló en la antesala de una reunión agendada con su par chino, Xi Jinping, durante el fin de semana, con lo que aumentaron las expectativas de que ambos líderes puedan llegar a un acuerdo el próximo año.

“Hay un 60% de posibilidades de que veamos un marco de trabajo”, indicó Lemco. “Es probable que no haya acuerdo hasta fines de 2019, pero lograrlo interesa a ambos países y a tantos otros que dependen de ellos”.

DECEPCIÓN

No todo es color de rosa. La decisión del presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, de cancelar un proyecto aeroportuario de 13.000 millones de dólares (casi 11.500 millones de euros) -parcialmente construido- ha afectado a los mercados. Los inversores le dieron a AMLO, como se le conoce, el beneficio de la duda tras su elección el 1 de julio.

Ahora a los negociantes les preocupa la intromisión del gobierno en proyectos entre compañías de petróleo extranjeras y la estatal Petróleos Mexicanos, señaló.

Aun así, no todo es malo para México. En el futuro previsible, mantendrá su nivel sólido de grado de inversión y al parecer una rebaja en un escalón ya está incluida en sus activos, apuntó Lemco.

La mayor preocupación de Lemco no está en absoluto en los mercados emergentes, sino en el impacto perjudicial de la salida de Reino Unido de la Unión Europea, indicó.

“Esta no es una buena noticia”, declaró Lemco. “Esta es una historia de mediados de 2019, pero no creo que el mercado lo haya valorado adecuadamente”.

Comentarios