El primer ministro de Italia, Giuseppe Conte

Tras el duelo entre la Unión Europea (UE) e Italia de las últimas semanas, parece que se ve la luz finalmente. Italia reduce su presión sobre su objetivo de déficit y aparentemente intenta acercar posturas con la UE.

Según las últimas declaraciones del ejecutivo italiano, este se está planteando reducir su objetivo de déficit para 2019 para así cumplir con los requerimientos, en concreto han marcado un objetivo cercano al 2%, nivel que podría ser aceptado por Bruselas y así evitarían una sanción por parte de la UE. Este dato, bien visto por los mercados está permitiendo al selectivo italiano ser el más alcista del inicio de la semana, afectando también positivamente a su deuda. Es decir, el bono a 10 años se acerca al 3%, concretamente al 3,21%, mientras que la prima de riesgo del país se olvida del nivel de los 300 puntos, tras tocar máximos de 3,68% en octubre.

Este lunes será cuando se reúna la confluencia gobernante (movimiento 5 estrellas y La Liga) para debatir sobre la reducción del déficit. Y aunque se han comprometido a reformar los presupuestos, consideran que no es importante para ellos.

Brexit

Preacuerdo para el Brexit

El gobierno británico recibió ayer un preacuerdo por el cual ambas partes en el conflicto, establecen las bases de una salida “pacifica” de Reino...

Este efecto “fin de semana” está propiciando las subidas en todos los mercados, tanto de renta variable como de renta fija, en concreto la deuda española se ve contagiada por el atractivo de la deuda periférica, motivada principalmente por Italia y permite al bono a 10 años reducir su rentabilidad al 1,6% mientras que la deuda de Portugal se reduce al 1,9%.

En cualquier caso, debemos tener presente que, si bien quien “coloca la soga” sobre Italia es la UE, quien la aprieta son los mercados.

Existe el riesgo de que si Italia no cede, este pudiera perder acceso a los mercados y por tanto obligaría a un rescate por parte del BCE, cumpliendo las directrices del mismo con las consecuencias ya vistas en Grecia.

Además una de las principales señales que preocupan es la liquidez, que ha caído a la mitad en menos de seis meses. Teniendo en cuenta que Italia sigue realizando emisiones, que el BCE dejará de comprar deuda finalizado el 2018 y que la banca italiana es la principal acreedora de dicha deuda, y ya no tiene ganas de comprar más, ¿a quién se la van a colocar?

Darío García, analista de XTB

Comentarios