Tan solo unos meses después de que Uber persuadiera a un juez de Londres para que le permitiera seguir operando en la ciudad, la compañía de transporte se encuentra nuevamente en los tribunales.

Lo que está en juego en este momento es un problema que podría afectar al núcleo mismo de su actividad en Reino Unido: si los conductores de Uber son realmente autónomos.

Este martes comienza un juicio en la Corte de Apelaciones londinense. Los sindicatos han pronosticado que será la mayor marcha de “trabajadores precarios” en Reino Unido, entre los que se encuentran desde conductores y usuarios de Uber para aplicaciones de entrega de alimentos como Deliveroo, a empleados de limpieza y de restaurantes subcontratados.

James Farrar y Yaseen Aslam, los conductores de Uber que encabezan el caso de Londres, dicen que deberían ser clasificados como “trabajadores” de la compañía, lo que significaría que tienen derecho al salario mínimo y al pago de vacaciones, aunque dicen no ser “empleados”, “una categoría que les hubiera otorgado aún más derechos como el permiso parental”.

cabify

El taxi gana la batalla de la calle a Uber y Cabify

Este jueves está previsto que el Congreso debata el Real decreto ley del taxi por el cual las licencias de VTC pasarán a depender...

El caso podría “tener un gran efecto para todos los empleados de este tipo de negocios”, según James Murray, un abogado laboral de Kingsley Napley en Londres, que no está involucrado en el caso. “Si Uber tiene que comenzar a tratar a sus conductores como trabajadores, las empresas con modelos similares, como Deliveroo, tendrán que hacer lo mismo”, indicó.

UBER, VUELTA A SU NEGOCIO

La demanda cubre un tema que está “en el core de su modelo de negocio”, dijo la directora ejecutiva de Uber, Dara Khosrowshahi, en una sesión informativa la semana pasada. “Creemos que estamos en el lugar correcto aquí”, pero “a veces tendremos que acudir a los tribunales para preservar nuestros derechos”.

“Casi todos los taxistas y conductores privados han trabajado por cuenta propia durante décadas, mucho antes de que existiera nuestra aplicación”, apuntó Uber en un comunicado. “Si los conductores fueran clasificados como trabajadores, inevitablemente perderían algo de la libertad y flexibilidad que conlleva ser su propio jefe”.

Farrar, quien ahora dejó de trabajar para Uber, afirma que esa es una “elección falsa”. Establecer esa distinción es “el mejor truco que este tipo de negocios ha logrado”, señaló. “No acepto esa compensación y no creo que nadie deba”.

El caso es “increíblemente importante” porque “va a ser el caso que marca el tono para la gig economy“, dijo Paul Jennings, un abogado de la firma de abogados Bates Wells Braithwaite con sede en Londres, que representa a Farrar y Aslam en su lucha contra la firma con sede en San Francisco.

DOS DERROTAS

Uber, que ya ha recibido dos fallos judiciales negativos del tribunal de menores en el caso, confirmó que la derrota más reciente se debió a un malentendido de base sobre “cómo operamos”.

Se han encontrado otros procesos judiciales a favor de los derechos laborales para quienes trabajan en este modelo de negocio. El caso de Uber podría ser incluso más significativo que esos, porque su modelo basado en aplicaciones es más típico de la gig economy, lo que significa que el caso podría tener consecuencias más amplias, según Murray.

UN CAMINO

“El estado de ánimo va en una dirección con los tribunales, y eso es para darles a los trabajadores sus derechos”, apuntó Murray, de Kingsley Napley.

Farrar y Aslam son lo que se conoce como “demandantes de prueba” cuyos casos han sido elegidos para representar a otros 150 conductores que han presentado demandas similares. Si Uber termina perdiendo el caso, esos conductores también tendrán derecho automáticamente a pagar el salario mínimo, dijo Jennings.

Por Kaye Wiggins y Nate Lanxon para Blooomberg.

Comentarios