Tubos Reunidos

Tras las pérdidas cosechadas en el primer trimestre de 2019, Tubos Reunidos ha firmado un acuerdo para la reestructuración de su deuda financiera por un importe de 351 millones de euros con las principales entidades financieras, y que se extenderá al resto. El objetivo es esquivar este complicado momento para volver “lo antes posible” a un plan que asegure “el desarrollo futuro” del grupo.

La compañía, que celebrará este jueves su junta general ordinaria, ha convocado para el 27 de julio de 2019 una extraordinaria en la que se adoptarán los acuerdos correspondientes para la implementación de la nueva estructura de financiación, que se ha cerrado “en términos muy positivos”.

Tubos Reunidos ha subrayado que cuenta con un plan de negocio “realista y viable” en una situación de “mercado difícil y con un horizonte de esfuerzo” y ha destacado que, con este plan financiero, contará con las “herramientas necesarias para afrontar la difícil guerra comercial existente en los mercados, sobre todo en el corto plazo”.

En un comunicado, la empresa, que cerró el primer trimestre con unas pérdidas de 13,3 millones, ha asegurado que la nueva estructura dota a la compañía de la “estabilidad financiera” que necesita para “afrontar el futuro y salvaguardar el valor para los accionistas”, así como la capacidad para adaptarse a un mercado “incierto, donde se está viviendo una difícil guerra comercial”.

“Este acuerdo nos da la estabilidad necesaria para seguir adelante con nuestro plan de negocio, con una estructura financiera flexible que se adapta al actual entorno incierto y cambiante del sector, en particular por el impacto de los aranceles en USA, permite la opcionalidad de recuperación de valor a todos los ‘stakeholders’, salvaguarda el valor para los accionistas evitando su dilución inmediata, y se trata de una solución definitiva que minimiza el riesgo de la necesidad de otra reestructuración financiera”, ha apuntado el presidente de la compañía, Jorge Gabiola.

El directivo de Tubos Reunidos ha explicado que están en un mercado caracterizado por una “dura guerra comercial”, pero ha mostrado su confianza en las capacidades industriales y tecnológicas de la empresa “fruto de las importantes inversiones realizadas en los últimos años (130 millones en los últimos cinco años) que han mejorado la posición competitiva diferencial en los productos de mayor valor añadido”. Gabiola ha indicado que ello, unido a los avances de su Plan TR360º, les “debe permitir volver a la senda de rentabilidad lo antes posible”.

ACUERDO

El acuerdo conlleva reestructurar su deuda en tres tramos. Por una parte, un tramo A por importe total de 84,6 millones, que se dividirá a su vez en dos subtramos, uno de ellos por un importe inicial de 84,6 millones y otro que se destinará a refinanciar el segundo de los tramos que tiene un importe inicial de 122,2 millones (bullet a 6 años).

Además, se ha acordado que, para refinanciar los bonos simples no garantizados emitidos por la sociedad en diciembre de 2015 por importe de 15,5 millones se emitan dos clases de bonos, uno de 5,4 millones y otro de 10,1 millones.

Por lo tanto, Tubos Reunidos contará con 90 millones (84,6 millones de deuda bancaria más el Bono A de 5,4 millones) con vencimientos alineados a la generación de fondos prevista en el plan de negocio y con un periodo de amortización de cinco años prorrogable por dos más.

Además, se realizará la emisión de un instrumento convertible por 132,3 millones (122,2 millones del tramo B más 10,1 millones del Bono B) que dará derecho a sus titulares a suscribir acciones de Tubos Reunidos por la deuda no amortizada a un vencimiento de 6 ó 7 años o anterior en determinados supuestos y condiciones.

Asimismo, se prevé una emisión, subordinada a la emisión de convertibles citada anteriormente y a la deuda bancaria, por importe de 36,2 millones convertible en acciones ordinarias en determinadas condiciones. Además, se garantiza la continuidad de las líneas de circulante 92,4 millones por los mismos plazos de la deuda.

Según ha apuntado la empresa, esta estructura de financiación es un “hito especialmente destacable” como consecuencia de la “complejidad” derivada de la “incertidumbre de los mercados afectados por una guerra comercial global”. Por ello, cree que la solución pactada con las entidades constituye una “solución emblemática” en este tipo de operaciones al “conjugar” los intereses de entidades financieras, accionistas, y viabilidad operativa de la compañía.

Tubos Reunidos ha recordado que el proceso de reestructuración se inició hace un año como consecuencia de la aplicación de nuevas tarifas arancelarias a las importaciones de acero en Estados Unidos. Según ha explicado, la negociación ha involucrado a más de 10 entidades financieras.

Según ha subrayado, con este acuerdo, el grupo consigue “racionalizar su deuda y contar con mayor flexibilidad” en sus compromisos financieros, lo que permite el desarrollo de su plan de negocio dentro del actual contexto de mercado, “consecuencia de la aplicación de medidas arancelarias en el mercado norteamericano”.

Asimismo, ha destacado que mejora la expectativa de recuperación de valor del Grupo al obtener la “necesaria flexibilidad” de sus recursos de financiación y “de esta forma continuar con las medidas de mejora y eficiencia en la gestión que está desarrollando”. “Se trata de un acuerdo fundamental para asegurar el desarrollo futuro de Grupo TR, que cuenta con el respaldo de las entidades financieras acreedoras del grupo”, ha apuntado.

EVOLUCIÓN FUTURA

La compañía ha apuntado que los próximos trimestres presentan un cambio de tendencia “positivo” en ventas y márgenes para Tubos Reunidos, que partía a 31 de marzo de 2019 con una cartera por valor de 104 millones, un 32% superior a la de final de 2018.

Ello supone, según ha afirmado, una “plena utilización” de la capacidad productiva en los próximos meses y un mix de producto de mayor rentabilidad, lo que permitirá, conjuntamente con los avances del proyecto TR360º, “mitigar los efectos de la continuidad en la vigencia de las medidas proteccionistas en Estados Unidos”.

Tubos Reunidos ha señalado que la generación de caja operativa esperada aumentará en los próximos meses, lo que contribuirá a una menor necesidad de inventarios en Estados Unidos derivada de la estrategia comercial implementada, que ha supuesto “la obtención de mayor proporción de ventas por contratos de entregas directas en relación a las ventas contra inventario”.

La compañía considera que 2019 va a ser “un año complicado”, sobre todo en la primera parte, pero la empresa confía en recuperar “paulatinamente” la línea de ingresos en la medida en que se vaya normalizando la situación del mercado.