Tienda Top Queens

Vender todo tipo de productos a un mismo precio no es rentable. Top Queens lo hace y después de años de crecimiento registró pérdidas en 2016. La empresa sigue operando y lo que pierde por un lado lo recupera por otro. Su principal fuente de ingresos viene de las franquicias.

Top Queens es una cadena de tiendas de ropa y complementos que destaca por vender todos sus productos a 10 y 25 euros (los vestidos de fiesta a 50 euros). Sin embargo, los primeros años de vida de la empresa coincidieron con el grueso de la crisis económica. Sus bajos precios y los problemas económicos de la sociedad le permitieron crecer a un ritmo del 200% anual. Eso fue hasta 2016. En 2016 empezaron los problemas.

Su facturación se redujo un 64% hasta los poco más de 358.000 euros. Como consecuencia de esa caída en las ventas, la empresa registró pérdidas de más de 156.000 euros frente los casi 75.000 euros de beneficio que obtuvo el año anterior.

Las ventas de Top Queens cayeron un 64% y anotó pérdidas en 2016

Top Queens basaba su negocio en la venta de artículos con diseños inspirados en grandes cifras y colecciones internacionales. En 2015 el negocio iba bien. Aun así, sus responsables –Johanna Manzanares y Alfonso Bayón- comenzaron a explotar otro modelo. Esa nueva forma de trabajar es la que ahora les permite paliar las pérdidas de la marca de ropa: el de las franquicias.

La marca gestiona este otro modelo de negocio a través de la empresa Global Expansion Top Queens, Siguen trabajando gracias a ella porque sus resultados económicos no tienen nada que con los aquella que da nombre a la marca. En 2016, Global Expansion Top Queens facturó casi seis millones de euros, un 826% más que en el año anterior. En cuanto al beneficio, aumentó un 91% hasta los casi 70.000 euros.

El fenómeno Top Queens no se consolida

El modelo de negocio de Top Queens fue alabado por profesionales del sector. Todo indicaba que –por aquel entonces- ofrecería resultados positivos. Ahora bien, ¿las cifras animan a abrir una franquicia?

La empresa cobra 75.000 euros por abrir una franquicia. Temas económicos a parte, varios foros de debate animan a no hacerlo. Les acusan de problemas legales y que muchas tiendas están cerrando. Verdad o no, lo cierto es que la empresa tenía como objetivo cerrar 2016 con 400 boutiques. Sin embargo, a julio de este año sólo contaba con 190. Es más, a mediados de este año la tienda de la calle Alcalá de Madrid echó el cierre.

Desigual

Koröshi busca desbancar a Desigual ante la marcha de directivos

Desigual está perdiendo dinero y directivos. Esta semana se le han ido tres. Koröshi aprovechará la situación para desbancarlo

Top Queens quiso copiar el modelo de negocio de Marks and Spencer. Empezó bien y las cifras prometían buenos resultados. Pero la realidad fue muy distinta. Se trata de un modelo insostenible. Y es que vender todo a 25 euros no es rentable.

Comentarios