TESLA

Tesla ha sido el fabricante de automóviles más castigado tras el recrudecimiento de la guerra comercial en Estados Unidos y China. Tanto es así que las acciones de la compañía fundada por Elon Musk ha caído a mínimos de enero de 2017.

Tesla se hundió hasta un 6,3% en el parqué de Wall Street, con las acciones de la compañía en 244,50 dólares (algo más de 217 euros). Se trata de un rango intradía que no tocaba desde el inicio de hace dos años. Por otro lado, la acción de la marca norteamericana lideró las caídas entre los 27 miembros del Índice Mundial de Fabricantes de Automóviles que elabora Bloomberg.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, avisó este lunes a Pekín de que no respondiera a la subida de aranceles del 10% al 25% sobre 200.000 millones de dólares de productos chinos importados que se aprobó el viernes. Sin embargo, el Gobierno de Xi Jinping desoyó esa advertencia y aprobó ese mismo día una subida de aranceles sobre 60.000 millones de dólares (53.423 millones de euros) de productos estadounidenses importados a China que previamente ya habían sido gravados.

BlackRock

Blackrock afloja (un poco) la soga de Aston Martin en bolsa

La gestora norteamericana de fondos Blackrock ha dado un pequeño respiro a la firma británica de coches de lujo Aston Martin al mostrar un...

Aunque los vehículos terminados no se incluyeron en la lista de productos estadounidenses, China anunció que impactará con aranceles de hasta 25%. “Los impuestos reducen la probabilidad de un alivio duradero para los autos de fabricación estadounidense que entró en vigencia a principios de este año”, han destacado los analistas de Bloomberg.

Este año ya se perfilaba como el peor de todos para Tesla. El único año en que las acciones registraron una caída anual fue 2016, cuando cayeron un 11%. El director ejecutivo, Elon Musk, ha luchado para tranquilizar a los inversionistas sobre la caída récord en las entregas trimestrales de vehículos que Tesla registró en el primer trimestre. La compañía inició la construcción de una fábrica de baterías y vehículos en las afueras de Shanghái en enero, y Musk dijo que la producción podría alcanzar una tasa de hasta 2.000 autos a la semana para finales de este año.

Por comparar con sus grandes rivales europeos que exportan vehículos a China desde Estados Unidos, Daimler y BMW cerraron la sesión con retrocesos del 3,35 y 1,2%, respectivamente, en el parqué de Fráncfort.

Tesla 2019

La semana pasada, la compañía anunciaba que había registrado unas pérdidas netas atribuidas de 702,1 millones de dólares (626 millones de euros al cambio actual) hasta el pasado mes de marzo, lo que suponía recortar en un 1% los ‘números rojos’ contabilizados en dicho período del año previo, a lo que contribuyó el aumento del 110% de sus ventas mundiales.

El Market Analyst de IG, Sergio Ávila, ha hecho especial hincapié en los resultados negativos de la compañía. “Las pérdidas en el primer trimestre de este año están por debajo de lo esperado por el consenso de analistas”. Además, ha insistido a MERCA2, Tesla “ha disminuido su efectivo en un 40% respecto a finales de 2018 después de acometer un gasto de 640 millones durante el trimestre”.

Según informó la empresa, se anotó un impacto extraordinario negativo de 188 millones de dólares (167 millones de euros), en relación con la política de precios aplicada con sus modelos Model S y Model X (108 millones de euros) y con gastos de reestructuración (60 millones de euros).

Los nubarrones parece que no van a disiparse a corto medio plazo. “Las acciones perdieron el soporte de los 244,62 dólares en gráfico semanal; esto amplía las probabilidades de mayores caídas a medio plazo, que podría llevarle hacia la zona de soporte de los 180 euros, niveles de noviembre de 2016″, ha indicado Sergio Ávila.

En líneas general, ha pronosticado el analista de IG, “las acciones están siendo presionadas a la baja y todo hacer apuntar a que seguirá siendo así (lo más probable), ya que los indicadores técnicos a corto y medio plazo siguen siendo negativos para el valor”.

TESLA AMPLÍA CAPITAL

Tesla ha anunciado una ampliación de capital de unos 2.300 millones de dólares brutos (2.056,4 millones de euros) recientemente para reforzar el balance y para operaciones corporativas.

En concreto, Tesla realizará esta ampliación mediante la emisión de nuevas acciones por un importe de 650 millones de dólares (581,1 millones de euros) y mediante el lanzamiento de deuda convertible por un importe de 1.350 millones de dólares (1.207 millones de euros).

El fabricante estadounidense ha otorgado a los suscriptores una opción de 30 días para comprar hasta un 15% adicional de cada oferta. Además, el consejero delegado de la compañía, Elon Musk, participará comprando acciones por un valor de 10 millones de dólares (8,9 millones de euros).