crowdfunding
Un bloque de viviendas, en Madrid.

Fotocasa, Idealista, Habitaclia… y así un sinfín de portales inmobiliarios en internet que anuncian a bombo y platillo la recuperación del sector inmobiliario en España. Estudios, informes y datos que muestran la mejoría del mercado. Pero, ¿son siempre ciertos o acertados? Algunos ya han comenzado a poner en duda algunas referencias de estos portales ante el temor de la creación de una nueva burbuja.

Hace tan sólo seis días, varios medios de comunicación -económicos y generalistas- anunciaban que el 29% de los compradores de vivienda optaban por la nueva construcción. La cifra fue extraída de una nota de prensa enviada por Fotocasa. Lo cierto es que el dato llama poderosamente la atención ya sólo si se tiene en cuenta la escasez de nuevos desarrollos inmobiliarios que existen en España.

El problema es que el estudio tiene trampa. En la metodología se explica que el informe se ha realizado a través de encuestas electrónicas. De este modo, la cifra ofrecida no es mentira, pero si está desvirtuada puesto que no está contrastada con un organismo oficial. Esta misma cuestión fue la que alertó al periodista Sergio Sangiao en Twitter. De hecho, fue el primero que puso en jaque el estudio realizado por Fotocasa.

La burbuja inmobiliaria no existe...son los padres.

La burbuja inmobiliaria no existe… son los padres

"No compren viviendas, no merece la pena, la burbuja está muy cerca de volver a estallar". Esta profecía es repetida una y otra vez...

En esta ocasión, sólo hacía falta visitar el INE (Instituto Nacional de Estadística) para comprobar que el dato ofrecido por el portal inmobiliario es mucho mayor que el real. Este organismo ‘bebe’ directamente de los Registros de la propiedad. Por este motivo, no hay dato más fiable y exacto que este.

El periodista y ‘tuitero’ analiza los datos vertidos por Fotocasa y por el INE, y comprueba que como sospechaba el dato es mucho menor del ofrecido por el portal. En concreto, el organismo público arroja que la compra de vivienda nueva ha sido de un 17,74%. Es decir, 12 puntos menos del informe publicado por todos los medios de comunicación.

De todos modos, Sangiao va más allá y especula con la posibilidad de que el estudio de Fotocasa esté enfocado a las necesidades de la compañía. En este sentido, muestra un ‘pantallazo’ de la home de Fotocasa para demostrar que la empresa tiene marcado por defecto la opción ‘obra nueva’ en su buscador de vivienda. En honor a la verdad, hay que defender que en realidad el dato del 29% ofrecido por el portal inmobiliario no es falso. Sólo hay que reflejar la cifra en relación a la metodología empleada. El problema al final es del medio de comunicación que no redacta este vínculo.

Este baile de datos, de notas de prensa y de informes es sólo el reflejo de las ansias de resurgir de un sector mermado por la crisis económica. Todo el mundo espera como agua de mayo el despegue del mercado inmobiliario como un síntoma claro de la recuperación del país. Y la realidad es que el despegue es real, pero en muchas ocasiones exagerado con las cifras que vierten unos y otros.

UNA VERDAD DISTORSIONADA 

Pero los portales inmobiliarios no son los únicos beneficiados de este calentamiento del sector. Las socimis -tan de moda en los últimos tiempos- han comenzado a salir a la Bolsa y también necesitan buena prensa. Esto no significa que los medios y las empresas hayan creado una burbuja imaginaria. Pero sí que la verdad está distorsionada en pro del resurgir del sector.

¿Por qué esta reflexión? Muy sencillo, porque la realidad es que los precios de la vivienda han aumentado, pero no en todas las zonas. Al final, la inflación se concentra en ciudades como Madrid, Barcelona, Bilbao o Valencia. Pero ni tan siquiera en la Ciudad Condal o en la capital de España este fenómeno ocupa todo el territorio. En este sentido, en los distritos periféricos todavía existen viviendas depreciadas. Entonces, ¿cuál es el problema? Que los ciudadanos buscan estar donde existe trabajo y éste está en las zonas más céntricas.

NO EXISTEN MENTIROSOS, SÓLO INTERESES INMOBILIARIOS

La conclusión es que el sector ha entrado en una guerra de cifras, datos e informes para calentar un mercado -ya de por sí caliente- y los medios de comunicación se han convertido en sus cómplices. Pero que nadie se lleve a engaño ni piense que unos y otros mienten, sólo venden la realidad que les interesa en función de sus objetivos.