José Pablo López encaraba en septiembre del año pasado la que parecía que iba a ser la temporada clave de Telemadrid, cadena que intentaba olvidar el aguirrismo con una vuelta a sus orígenes. Pero algunos de sus principales apuestas no se han saldado con buen pie y la cadena autonómica cerró junio con la décima televisión más vista entre las doce que operan (recuerden que en Navarra, Cantabria, La Rioja y Castilla y León no hay televisiones autonómicas públicas y la de la Comunidad Valenciana todavía no ofrece cifras tras menos de un mes de emisiones).

El gris 3,9% de share de media evidencia que Telemadrid no ha acabado la temporada con buen pie. Peores fueron los datos de octubre, achacables a un conflicto catalán que alteró las audiencias de todas las cadenas. En aquel mes, la autonómica madrileña marcó el peor dato en sus 28 años de historia: 3,6% de share, que como vemos solo ha podido ser mejorado en tres décimas tras cerrar la temporada, siendo cuadriplicada por TV3 (que lidera en Catalunya con un espectacular 13,6% de share). ¿Qué ha fallado en la televisión madrileña? Sus principales apuestas, que aterrizaban con un éxito contrastado en otras autonómicas de la FORTA. 

El concurso ‘Atrápame si puedes’, que cuenta con exitosas versiones en Euskadi, Aragón o Baleares, naufragó y fue cancelado de la mano de Luis Larrodera. Tampoco aterrizó con buen pie ‘Hazlo por mil’, concurso callejero que hacía revivir el formato ‘Lo sabe, no lo sabe’. Tampoco despuntaron otros programas: ‘La cuenta, por favor’, fallida adaptación del triunfante ‘Juego de cartas’ que arrasa en Catalunya o Euskadi, o ‘Sexo y etcétera’, que suponía el regreso de Lorena Berdún a la cadena pública. Peor le fue en su regreso a Alicia Senovilla, cuya apuesta matinal, ‘En boca de todos’, fue cancelada tras tres meses en antena.

netflix

El gran pelotazo de Atresmedia con su acuerdo con Netflix

Atresmedia está haciendo sus deberes en medio de la expectación global de los operadores en abierto ante el crecimiento de las compañías en streaming....

Las últimas apuestas han nacido con polémica. Es el caso de ‘120 minutos’, tertulia matinal que cuenta con prácticamente el mismo equipo que el controvertido ‘Las Mañanas de Cuatro’. Este programa conducido por María Rey ayuda a que medios del centro-derecha califiquen a Telemadrid como “TeleEspinar”, en clara referencia al líder de Podemos en la Comunidad de Madrid. Y más polvareda ha levantado ‘Aquí hay madroño’, nueva versión light del amarillo ‘Aquí hay tomate’, que cuenta con los productores del formato más polémico de nuestra televisión, ‘Sálvame’. Este espacio conducido por Carmen Alcayde y David Valldeperas llegó frío, pero la semana pasada ya rozaba un aceptable 6% de share.

Ante esta batería de fracasos, Telemadrid ya prepara sus nuevas apuestas para la próxima temporada. Y Jaume Roures se frota las manos. Porque Mediapro se encargará del reality-show ‘La Báscula’, que podría contar con Terelu Campos en la presentación, y de la serie ‘La víctima número 8’, en este caso en coproducción con ETB. También habrá novedades en Onda Madrid, emisora que ha cerrado la temporada con unos discretos números: 15.000 oyentes diarios. Este hecho ha motivado un relevo en la dirección de la emisora, de la que se cae Alipio Gutiérrez para dar paso a Ángel Rubio, hasta ahora coordinador de informativos de la radio.

No ayuda a que mejore el clima en la casa algunas de las últimas polémicas que han salpicado a Telemadrid. Una de ellas fue la entrevista a Esperanza Aguirre, que acusó al equipo de ‘120 minutos’ de manipular un vídeo en contra de Pablo Casado: “Es lamentable lo que ha hecho el servicio de documentación de su programa (…) Ustedes no le han juzgado, le han condenado”. También ha sido muy polémica la salida de Miguel Ángel Moncholi, desde hace 29 años máximo responsable de la información taurina en Telemadrid. El periodista ha llevado a la autonómica a los tribunales “por incumplir la Ley”, pero desde El Diario apuntan que Moncholi cobraba 4.000 euros en meses que no había ninguna transmisión taurina. Sixto Naranjo será su sustituto, pero el tema coleará en los tribunales.