Bomba en el sector. Cuando todo el mundo esperaba que la CNMC terminase de dictar las reglas del juego para obligar a Movistar a compartir fibra en determinados municipios sin competencia en infraestructuras de ultrabanda ancha, Movistar y Vodafone han llegado a un acuerdo amistoso por el que los ingleses tendrán acceso a la fibra de Telefónica tanto en estos territorios como en los demás.

Vodafone podrá acceder de manera inmediata a la fibra de Telefónica no sólo en determinados municipios sujetos a la regulación, sino también en otros en los que se había liberado a Telefónica de obligaciones mayoristas de acceso a la fibra. Este acuerdo aumentará drásticamente la huella de Vodafone en banda ancha y TV.

Pero para Telefónica es también fundamental, porque al ser un acuerdo comercialmente beneficioso entre las partes le permitirá mantener sus planes de despliegue y llegar a poblaciones pequeñas, una de las grandes incertidumbres motivadas por la regulación.

Con este acuerdo parece más fácil pensar en que cumplirán o incluso se adelantarán los planes de llegar a 25 millones de hogares pasados con fibra en España antes de la fecha prevista de 2020.

La clave del pacto ha sido que se ha tratado de un acuerdo por volumen a un precio que ambas compañías han condierado razonable, no cliente por cliente (el llamado ‘cherry picking’), con un compromiso mínimo garantizado.

Cada vez que se ha preguntado por estos planes al presidente de Telefónica de España, Luis Miguel Gilpérez, éste los condicionaba a unas buenas condiciones regulatorias. Tras al acuerdo recién anunciado, con condiciones acordadas amistosamente, no hay excusa para no cumplir dichos objetivos.

Pero queda una duda por resolver en todo esto. ¿El acuerdo será ampliado también a Orange? Desde Movistar dice que estarían abiertos a hacerlo, pero que sería una negociación independiente y que por ahora no hay nada.

 

Comentarios