Telefónica

Los operadores de telefonía están metidos de lleno en la carrera del 5G. En poco más de un año llegará de manera masiva esta tecnología móvil, por ello se deben perfilar los usos comerciales con los que recuperar la inversión prevista y generar nuevas áreas de negocio. En el caso de Telefónica lleva varios meses experimentando con sus dos “ciudades 5G”, Talavera de la Reina y Segovia. En esta última ha probado un proyecto turístico de realidad mixta donde el visitante acaba coronando a Isabel de Castilla como reina.

Con este ejemplo se consigue avanzar en los denominados “casos de uso” que al final son los que dejarán dinero en caja. Y es que más allá del mero consumo de datos móviles, que siempre será la primera línea de negocio, los operadores avanzan en proyectos con los que monetizar la implantación del 5G.

Lo que Telefónica ha montado en Segovia gracias a una aplicación desarrollada por Natoural Digital Solutions, accesible a través de smartphones o tablets, y también unas gafas de realidad mixta HoloLens de Microsoft, en realidad todavía no lo realiza sobre redes 5G, sino 4,9G, como lo denomina el operador. Aunque ya tiene software y prestaciones que habrá cuando llegue el despliegue comercial. Por lo que respecta al desarrollo de los contenidos, se ha utilizado el motor de juegos Unity y las librerías de Vuforia y ARCore, que incorporan visión artificial, seguimiento de movimientos y comprensión del entorno.

Jurando los Fueros junto a Fernando de Aragón

En cuanto al proyecto, se trata de un desarrollo turístico que recorre las calles de Segovia con aplicaciones de realidad aumentada, mixta con un dispositivo móvil y gafas de AR. El visitante inicia el recorrido en el Alcázar, en lo más alto, con el encuentro de Isabel de Castilla con su hermano -quejicoso como siempre fue-, y la explicación de un juglar que acompaña al usuario durante todo el viaje con explicaciones, mapas y fotos.

TELEFÓNICA CORONA A ISABEL

En el futuro, la vía de negocio de este tipo de proyectos será mediante licitaciones públicas si los ayuntamientos quieren, o venta de aplicaciones a empresas especializadas, desarrollo de proyectos para terceros… eso es lo que todavía está por explorar.

En cuanto al recorrido segoviano: paseo por la Plaza Mayor y, gracias a la realidad mixta, visión del acueducto en las partes soterradas. Además, en la Iglesia de San Miguel, coronación de Isabel de Castilla como reina. Todo en primera persona, con explicaciones históricas y pudiendo casi interactuar con los personajes. Por momentos dan ganas de gritar vivas a la monarca.

Todo eso es lo que busca el 5G. Una capacidad de red que permita a las empresas desarrollar sus negocios y proyectos. Eso sí, de la mano con los operadores, que las compañías de teléfono se cansaron de ser el mero canuto para que los demás aprovechen la tecnología.

EL NEGOCIO DEL 5G

Poco a poco vamos descubriendo el potencial real que tiene la tecnología 5G y nos alejamos de las “fábricas conectadas” y los “servirá para muchas cosas” que llevan utilizando los operadores con la prensa desde hace meses. Ahora se puede empezar a ver dónde y cómo se moverá el dinero más allá del simple gasto de datos de datos a nivel particular.

En el caso concreto del turismo, como se ha comprobado en esta demo con un pequeño grupo de periodistas, sus posibilidades son casi ilimitadas. Ahora mismo existen aplicaciones, guías, audífonos… pero lo que se conseguirá es aunar todo con mapas interactivos, realidad mixta y, con un poco de suerte, una charleta en persona con Isabel de Castilla.

El turismo puede ser un gran impulso para monetizar las redes 5G

Además, lo que demuestra que esto avanza es que los casos de uso reales cada vez son mayores. Uno de los socios de Telefónica en este proyecto, los desarrolladores de las HoloLens, cuentan a MERCA2 que ellos ya hacen negocio con empresas como Indra y diversas compañías. Aseguran que, por ejemplo, el sector inmobiliario se ha volcado mucho en el uso de la realidad mixta. La promotora Neinor, por ejemplo, colabora con ellos para le gestión de sus proyectos a la hora de exhibir las promociones a los clientes.

SEGOVIA, SOSPECHOSA HABITUAL

No es la primera que Telefónica hace pruebas sobre lo que será su futura red de 5G. Hace unos meses, también con un reducido grupo de prensa, y a bordo de un vehículo conectado con las infraestructuras peatonales de la ciudad, Telefónica mostró un avance del futuro cercano en movilidad. Siempre complejo de explicar, difícil de imaginar, pero a la vuelta de la esquina. La prueba se centró en una interconexión directa entre el automóvil y un semáforo que, justo antes de ponerse en rojo, lanza un mensaje de aviso al coche para que el conductor esté al tanto de esta situación.

Para  hacerlo realidad, y con el objetivo de conseguir latencias menores y estables, es fundamental el despliegue del servidor MEC, en el que se ha embarcado la aplicación  que actúa como mediadora entre la infraestructura y los vehículos, posibilitando el caso de uso pre 5G.

Estos casos de uso están basados en el protocolo estandarizado C-V2X, usado por primera vez en España con este demostrador, para permitir las comunicaciones vehiculares haciendo uso de la infraestructura móvil existente. Se muestra así el potencial que existe al combinar el protocolo C-V2X con la información recogida de sensores adicionales (una cámara de detección de  presencia de peatones instalada en un semáforo), para proporcionar información sobre el entorno del vehículo y aumentar la seguridad en la carretera.