Slim celebra la venta definitiva del Vicente Calderón.
Imagen aérea del estadio Vicente Calderón.

El Atlético de Madrid debe 160 millones al empresario mexicano y necesita la venta de los terrenos donde se ubica su viejo estadio para saldar la deuda. El club colchonero prevé obtener un beneficio de 200 millones de euros por el Calderón y pagar así a Slim. El magnate fue fundamental para poder terminar las obras del Wanda Metropolitano.

Este jueves, el Ayuntamiento de Madrid aprobará la llamada operación Mahou-Calderón. El consistorio dará por fin luz verde a el plan de urbanización de este suelo, uno de los más cotizados de la capital española. En un principio, las obras de demolición del antiguo feudo del Atlético de Madrid deberían de haber comenzado este verano 2018, pero ahora las previsiones apuntan al mes de septiembre. La idea es que dentro de tres años la fábrica cervecera y el Calderón hayan desaparecido del panorama y que en su lugar estén las promociones urbanísticas proyectadas en la zona.

Todo está planeado. Las obras estarán espaciadas en tres fases muy distintas. La primera se centrará en la demolición de la anhelada casa de los rojiblancos. Después, y tras la modificación de la circulación que pasa por debajo del campo, se urbanizarán los viarios que comprenden entre paseo de los Pontones, paseo Imperial y paseo de los Melancólicos.

Por su parte, el consistorio se ha comprometido a financiar con 60 millones de euros los trabajos de cubrimiento de la carretera de la M-30 que pasa por debajo del estadio Vicente Calderón, presupuesto que está fuera de este proyecto de urbanización, ya que se decidió tramitarlo de manera independiente.

MÁS LADRILLO NUEVO PARA MADRID

Lo importante de toda esta operación es la creación de vivienda nueva. La capital está falta de ladrillo y su parque inmobiliario envejece a un ritmo vertiginoso. Por este motivo, la operación Mahou-Calderón supondrá un inversión de 33.339 metros cuadrados en suelo residencial, que suman una edificabilidad de 132.344 metros cuadrados, el 11% de los cuales se destinará a vivienda con algún tipo de protección.

A la espera de qué sucede este jueves en el Ayuntamiento están Solvia, Ibosa y Princeton, los tres inversores finalistas para la compra de los terrenos, que ampliarán el parque residencial de Madrid.

Comentarios