Siemens Gamesa

Siemens Gamesa ha realizado una fuerte apuesta para desmarcarse del resto de compañías renovables. La empresa ha inaugurado en Hamburgo (Alemania) la primera instalación de almacenamiento térmico de energía eléctrica del mundo de este tipo. El objetivo de la firma es desvincular la generación de electricidad y consumo, de tal modo que puedan conseguir almacenar la energía para un uso posterior.

Para la compañía de renovables se trata de una “innovación” que da respuesta a uno de los principales retos de la transición energética, la necesidad de almacenamientos de energía “escalables, eficientes y competitivos”.

UN ACUERDO EL MINISTERIO DE ECONOMÍA Y ENERGÍA DE ALEMANIA

La instalación de Siemens Gamesa cuenta con unas mil toneladas de piedra volcánica que almacenan la energía, alimentándose de energía eléctrica convertida en aire caliente a través de un calentador por resistencia y un insuflador de aire, que calienta las rocas hasta alcanzar los 750 grados.

Durante los picos de demanda, este sistema (ETES) emplea una turbina de vapor para la reelectrificación de la energía almacenada. De esta manera, la planta piloto ETES puede almacenar hasta 130 megavatios hora (MWh) de energía térmica durante una semana.

El objetivo es almacenar energía en el rango de varios gigawatios hora (GWh) en el futuro próximo mediante el uso de la tecnología en proyectos comerciales. Un gigavatio hora es el equivalente al consumo diario de electricidad de unos 50.000 hogares.

Este proyecto de Siemens Gamesa, financiado por el Ministerio de Economía y Energía de Alemania, ha contado con el apoyo de científicos del Instituto de Dinámica de Termofluidos de la Universidad Técnica de Hamburgo (TUHH) y del proveedor municipal de energía Hamburg Energie que, además de vender la energía almacenada, ha desarrollado una plataforma informática a la que se conecta la instalación para garantizar el máximo beneficio posible mediante un uso optimizado del almacenamiento.