No es ninguna novedad que todos los movimientos de la reina Letizia están estudiados con lupa e incluso microscopio: su forma de caminar, de saludar, de sonreír, sus ademanes, sus reacciones…

La monarca ejerce un continuo poder de contención que en algunos momentos la alejan de la naturalidad o la cercanía que quizá, en ciertos aspectos, debería tener la esposa de un jefe de Estado.

1Letizia y el móvil

El pasado 12 de octubre se celebraba, como cada año, el día de la Hispanidad. Una jornada de celebración que este año cobraba incluso mayor importancia por los acontecimientos acaecidos en Cataluña apenas unos días antes. Las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado y el rey Felipe eran esperados con impaciencia e ilusión.

El desfile de la Fiesta Nacional sumaba un plus de relevancia e incluso cambiaba su itinerario y recorrido este año 2017. La presencia de la reina y sus hijas eran clave en este día. Lo que nadie esperaba era que en pleno paseo, doña Letizia saludase con la mano izquierda mientras que con la derecha manipulaba su teléfono móvil. ¿Es la primera vez o hay más ocasiones? Atención a las pruebas que traemos hoy.

Anterior
Comentarios